Agentes acusados de extorsión de peloteros cubanos a juicio en enero

La semana pasada fiscales de Estados Unidos denunciaron la existencia de una red de contrabando de beisbolistas cubanos, los cuales usan todo tipo de métodos para lograr su objetivo de enriquecerse los bolsillos a costa de los contratos que estos logran en las Grandes Ligas del béisbol norteamericano.

Según un reporte de CNNMoney, tal hecho implica varias redes de contrabando y parece haberse iniciado alrededor del 2006.

Entre los grupos envueltos en tales hechos se encuentran inescrúpulosos “agentes” cubanos del área de Miami, quienes actuaban con uno de los carteles de drogas más peligrosos que se conozca, Los Zetas, de México.

Enre los peloteros mencionados aparecen el inicialista del elenco Chicago White Sox José D. Abreu (Foto), el ahora agente libre y jardinero Yoennis Céspedes, así como el torpedero del elenco Florida Marlins, Adeiny Hechavarría.

Todos estos jugadores tuvieron que sufrir el secuestro y extorsión por parte de los implicados en aras de lograr su objetivo de alcanzar el béisbol profesional norteamericano.

El total de jugadores que se menciona llega a 17, y se menciona a Bartolo “Bart” Hernández y Julio Estrada, como los cabecillas de la red que se encargaba de manejar este mercado negro de jugadores. Ambos acusados se han declarado inocentes.

Según los cargos impuestos por los fiscales en la ciudad de Miami, Hernández y Estrada viajaron a Cancún, México en el 2009, para reunirse con otro cubano, Joan “Nacho” García, encargado de organizar el transporte de los peloteros desde Cuba hasta México.

El trato incluía mantener a los peloteros bajo custodia hasta que estos firmaran contratos con los agentes - Estrada y Hernández - y solo serían liberados cuando alcanzaran un convenio con algún elenco de las Grandes Ligas.

Los peloteros y en algunos casos otras familias eran mantenidas como prisioneros, aún cuando se dice que el tráfico incluía muchas más personas, pero solo los peloteros recibían mejor trato por el valor que estos tenían.

Aquellos cubanos que no pagaban la cuota de $10,000 dolares eran torturados y sus familiares, algunos en Estados Unidos o Canadá, obligados a pagar

Los peloteros cubanos podían mantenerse en buen estado incluso entrenando, para lo que eran llevados a campos diferentes pero, tratando de evitar que estos escaparan, sus pasaportes eran confiscados y se mantenían bajo férrea custodia de hombres armados.

El Fiscal Federal de Miami, H. Ron Davidson, señaló lo peligroso de este contrabando para todos los implicados, mencionando la desaparición del propio Nacho en el 2009, cuando transportaba a dos peloteros cubanos y todos fueron rodeados por bandas que secuestraron a Nacho, de quien no se supo nunca más, pero que según notas de los propios investigadores federales, sus pedazos fueron encontrados posteriormente en el mar.

Se conoce además que otros tres miembros han sido condenados y algunos de ellos han alcanzado un acuerdo con la fiscalía para declarar en contra de Hernández y Estrada.

El juicio dará inicio el venidero 3 de enero del 2017 y se espera que, entre los posibles testigos, se encuentren tanto el pelotero José D. Abreu como la ex Secretaria de Estado de los Estados Unidos, Madeleine Albright.