58 SNB | ¡Al César lo que es del César!: Prieto supera dos récords que parecían irrompibles de Kendrys Morales

Yirsandy RodríguezPor Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba

Ves un par de brazos inquietos, madero en mano alrededor de 1.78 centímetros por encima del home, preparándose para un swing aniquilador o, simplemente, algo tan inusual como un toque de bola en el béisbol cubano actual.

Y, ahí está César Prieto, mostrando su energía en cada acción de juego dentro del diamante. Trabaja con intensidad, entrega y sobre todo ha sido capaz de cautivar a la afición cubana e internacional con apenas 19 años de edad. 

A las 8:00 en punto de la noche en el estadio Latinoamericano —quizás unos minutos antes—, el infielder cienfueguero de refuerzo con Villa Clara en esta segunda fase de la 58 Serie Nacional del béisbol cubano, empató la marca de 114 hits para novatos, que estaba en poder del industrialista Kendrys Morales desde el 15 de mayo de 2002. Después de poncharse con un tenedor de Erlys Casanova en cuenta de 0-2 durante su primer turno, Prieto, agresivo y hábil con el madero, bateó su hit No. 114 sacando una línea al rightfield en su segunda visita al plato en el Coloso del Cerro.

SUGERENCIAS DEL EDITOR

Aunque cayó en cuenta de 0-2 después de recibir una bola rápida y un tenedor casi a la tierra de Casanova, Prieto pudo permanecer en el home gracias a su tacto. Bateó dos foul en dos strikes (el segundo tomando una bola rápida afuera) y, luego, levantó desde la zona baja un tenedor para enviar el pitcheo No. 29 del pinareño hacia territorio derecho.

El récord de Kendrys había estado en una vitrina hacía más de 16 años, desde que logró ese hit No. 114 en el estadio 5 de septiembre contra el zurdo Norberto González. Morales, en una temporada sensacional de superestrellas, rubricó la marca de hits en 400 PAs. Y, además, implantó las de 60 anotadas, 21 jonrones, 82 remolcadas, 56 extra bases y .577 de slugging. 

Obviamente, no es justo comparar a Prieto con el impacto que alcanzó Kendrys Morales, quien debutó el 8 de enero de 2002 con un sencillo al leftfield ante el zurdo Rubén Rodríguez en el estadio Guillermón Moncada. Y, en menos de una semana, estuvo a punto de batear para el ciclo y golpeó su primer Grand Slam. Además, Kendrys le dio un toque sensacional a la temporada de 2002 por su gran capacidad para mostrar su poder. A sus 17, ya había sido uno de los lanzadores titulares y cuarto bate del team Cuba juvenil. Luego, en apenas semanas dentro del mítico equipo Industriales, entre figuras que han sido legendarias como Lázaro Vargas, Javier Méndez, Germán Mesa y Carlos Tabares, Kendrys sobresalió mostrando su brillantez sin igual.

Sin embargo, aunque no podemos comparar el impacto logrado por Kendrys en una liga y época donde el nivel del béisbol era más superior que el de ahora, 16 años más tarde, eso no demerita la actuación del cienfueguero César Prieto. Solo tienes que sentarte a verlo jugar para apreciar el talento de un pelotero especial que, sin dudas, tendrá un gran futuro en el difícil deporte de las bolas y los strikes.

Y, sobre la polémica de que, si le darán la categoría de Novato del Año o no, creo que ni siquiera hace falta reparar en eso.

¡César Prieto ha sido mucho más que el debutante más destacado! Pues, si de premios se trata, desde hace buen tiempo dentro de la temporada el ahora shortstop villaclareño se ganó el respeto y la admiración de la fanaticada en toda Cuba.

Para quienes tengan dudas, podemos recordar que Michel Gorguet recibió el Premio de Novato del Año después de su temporada de .301/.373/.566, 16 jonrones y 49 RBIs jugando para los Indios de Guantánamo en la 48 Serie, a pesar de que registró 14 visitas al home plate con Santiago de Cuba durante la 46 Serie. Entonces, ¿por qué no tener en cuenta a César Prieto, que completó solo 20 PAs y ni siquiera inició en el roster regular de los Elefantes de Cienfuegos en 2017?

Quienes tomen la decisión final sobre este caso podrían quitarle ese honor y, tal vez, no considerar sus récords, pero siendo el jugador No. 40 en la lista de Cienfuegos y con apenas participación en 51 innings de 15 partidos (para un promedio de 3 ⅔ IP), sería absurdo quitarle los récords que se ha ganado por derecho propio esta temporada.

Mientras Villa Clara le propinaba una paliza a Industriales—que terminó siendo un Súper KO de 16-0 y la cuarta derrota en fila de los Leones—, Prieto se veía despreocupado de cualquier récord, marca o distinción. Solo disfrutaba el partido, cantando cada out, pasándole la pelota a los jugadores del infield y disfrutando de su juego favorito inning por inning. Tal vez eso haya sido parte de lo que vio el manager Eduardo Paret cuando, de manera acertada, optó por seleccionar al talentoso chico de 19 años en la Ronda de Refuerzos.

He ahí el valor de César Prieto más allá de las estadísticas, recordando que inició la noche de este martes con una racha caliente a la ofensiva, promediando para .427/.464/.515 en esta segunda fase: Va a jugar duro todo el tiempo. Hará las acciones que sean necesarias para el equipo y, luego de mostrar sus grandes cualidades como segunda base, aceptó explorar la difícil área del campo corto por una gran razón: El deseo de que Villa Clara ganara juegos de béisbol.

Ese es el valor que, para este analista y amante del juego, está por encima (en no pocas ocasiones) de las estadísticas y los títulos más ilustres que se le puedan conferir a los protagonistas en el terreno de béisbol.

¡Jugar para ganar! ¡Eso es todo!

Después de pegar el hit No. 114 en el segundo inning durante la noche de este martes, Prieto recibió un pelotazo de Héctor Ponce y anotó su carrera 60 de la campaña por un doble limpiabases del cuarto bate Yurien Vizcaíno. En 316 visitas por el rectángulo ofensivo, Prieto conquistó dos marcas implantadas por Kendrys Morales que fueron intocables durante 16 años.

Dos turnos más tarde, en el séptimo inning frente al derecho Pavel Hernández, Prieto se adueñó de las marcas de hits y anotadas para novatos en la historia de las Series Nacionales, pegando su hit No. 115 (una línea al centerfield) y pisando la goma por 61st ocasión.

¡Qué cosas tiene el béisbol! Kendrys Morales alcanzó la ansiada marca de hits y anotadas jugando en Cienfuegos. Y, curiosamente, Prieto, quien es natural de la Perla del Sur, superó los récords de Kendrys en el estadio Latinoamericano en La Habana.

¡Gracias, Kendrys, eres inigualable! Pero… indudablemente, ¡Al César lo que es del César!

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 
Cinco elencos mantuvieron su invicto este martes
César Valdés canta strikes en cabina
Talión sobre el diamante
Resurgen los campeones
Fumigaron el tabaco
Más con menos
Yulieski regresa, su hermano decide
La Serie para, pero el béisbol sigue

ver más

ver más