MLB: Astros introducen al cubano Yulieski Gurriel

Finalmente, este sábado alrededor de las 12:00 del mediodía, el elenco Houston Astros hizo oficial la firma del cubano Yulieski Gurriel, a quien presentaron en una rueda de prensa en el estadio Minute Maid de la ciudad de Houston, en el estado de Texas.

Gurriel, de 32 años de edad, quien había sido declarado agente libre a mediados de junio, pactó este viernes por $47.5 millones de dólares con el elenco de la Liga Americana, en lo que se considera una gran firma para el cubano, quien a su edad no podía esperar más tiempo para dar este paso de jugar en Las Mayores.

Yulieski, quien desde el 2001 resultaba la gran estrella de Cuba en eventos internacionales junto a otros como Frederich Cepeda y Kendry Morales, jugó en tres Clásicos Mundiales para Cuba además de llevarse el oro en el torneo olímpico del 2004 en Atenas, Grecia. Cuatro años después, en las Olimpiadas de Beijing 2008, el batazo de Gurriel ante Corea del Sur en el noveno episodio con las bases llenas y un solo out con Cuba cayendo 3-2, resultó en un “double play” que dio el título a los coreanos y dejó insatisfecha a toda una población de Cuba, que a partir de ese momento comenzó a dudar mucho de la calidad de su estrella, pero sobre todo, de la oportunidad de este en momentos tensos de los partidos.

El batazo también contribuyó a la abrupta salida del director Antonio Pacheco del elenco nacional y poco después de la Serie Nacional y Cuba.

Gurriel continuaría jugando en Cuba, en donde en el 2013 se convertiría en el cuarto jugador en lograr tres títulos al Jugador Más Valioso (2005, 2006 y 2013). Pero el espirituano lograría mayor valor, cuando el 11 de mayo del 2014 firmó con el Yokohama Dena Baystars de la Liga Profesional de Japón. Yulieski jugaría con el equipo japonés 62 juegos de la temporada del 2014, conectando para .305 (239-73) con 22 dobles y 11 cuadrangulares, compilando un total de 30 empujadas con 46 anotadas. El cubano tendría un OBP de .349 y un slugging de .536. Por su actuación fue nominado al premio Novato del Año.

Gurriel, después de su fatídico batazo en la final olímpica de Beijing, tendría su recompensa siete años después, cuando en la final de la Serie del Caribe del 2015, su cuadrangular ante México terminó definiendo el primer triunfo de Cuba en estos eventos desde 1960.

De vuelta a Japón y pese a su gran actuación en la temporada previa, una gran discrepancia surgió en el 2015 al Yulieski no reportarse a los entrenamientos del Yokohama japonés, propiciando el 5 de abril del 2015 la cancelación de su contrato en la liga japonesa.

En la pasada temporada cubana, el jugador de Industriales simplemente demostró que esta le quedaba pequeña, liderando el bateo con .500 (174-87) con además 15 cuadrangulares, 51 empujadas, 55 anotadas, solo 3 ponches en 224 comparecencias al bate, y mostrando un OBP de .589 y un slugging de .873.

Este sábado Gurriel no pudo dejar de expresar su alegría al expresar: “Estoy muy contento, yo he esperado mucho tiempo por un día como este. Estoy feliz que es Houston, y que estoy llegando a esta parte de mi vida que es tan emocionante."

Pese a que aún no se sabe cuanto tiempo le tomará a Yulieski hacer su entrada en el elenco mayor de la Gran Carpa, el próximo paso para el jugador cubano será el recibir su visa de trabajo. De momento, Yulieski regresará a la ciudad de Miami, en el estado de La Florida, en donde el jugador ha estado entrenando desde su llegada a los Estados Unidos. En Miami Yulieski se unirá a los entrenamientos con el elenco menor de Houston para al estilo de un “Spring Training” poder prepararse para enfrentar pitcheo real de cara a su debut en un posible y ya hablado mes de agosto.

Por el momento, Yulieski solo ha disfrutado este sábado de este inolvidable momento señalando: “Tener la oportunidad de jugar en las Grandes Ligas no tiene explicación”, agregando, “Yo he jugado en la escena internacional, tuve la oportunidad de jugar en Japón y no hay nada referente a béisbol que no haya tenido la oportunidad de ver y hacer. Esta es la última cosa – jugar béisbol de Grandes Ligas aquí -  y resulta algo imposible de describir.”