ALCS: Cinco puntos para considerar que los Astros eliminarán a los Yankees

Hemos disfrutado dos atractivos juegos de ALCS entre Yankees y Astros, ambos decididos sensacionalmente por 2-1 a favor de Houston. Pero la serie ahora ha llegado a Yankee Stadium, donde New York intentará, por lo menos, evitar que sus rivales ganen el boleto a la Serie Mundial frente a su fanaticada. Para que la disputa continúe y la serie regrese a Minute Maid Park, los Yankees tendrán que considerar esto…

1. Pasa horas antes del juego en el departamento de video. De lo contrario, tendrás pocas posibilidades de dominar a un trío como este: José Altuve, Carlos Correa y Yuli Gurriel. Todavía mantengo mi vista en tres fascinantes turnos de estos chicos:

El hombre de 5’6 de estatura y 164 libras de peso, levanta su pie izquierdo para clavar el spike delante, a la derecha, sus manos vienen por dentro y hace un acelerado swing con el bate –como un relámpago—, para golpear una humeante recta de 100 mph en un punto adentro y bajo de la zona de strike. El batazo salió de línea a 83.2 mph por el centro del Minute Maid Park, con suficiente colocación como para ganar el hit de una base. ¡Y que hit! Ésa fue la carrera que le ofreció la victoria a los Astros en un auténtico desafío 2-1 frente a los Yankees.

Supongo que esto es lo que sucede cuando estás a un contacto sólido de poder golpear una recta de 100 mph en el momento justo. Correa ha madurado demasiado rápido como bateador en MLB, y eso asusta, realmente, porque no sabemos hasta dónde llegará. A los 22 años suele ser bastante difícil que un bateador joven no pierda el enfoque ante la slider de 86 mph de Chapman, sobre todo si te reta abajo en la cuenta en 2-0. 

Correa tuvo una gran concentración para asumir el turno que definió el juego (contando también la mala manipulación del receptor Gary Sánchez con el tiro al home plate de Didi Gregorius), y solo abanicó en el quinto de los primeros pitcheos del cubano, una recta a cuatro costuras (98.7 mph). Pero Chapman se veía demasiado preocupado por Altuve, quien corría en primera base, aunque no podemos negar que hizo un dificilísimo pitcheo en 3-2. Tiró una recta baja y afuera, mientras Correa, sereno, se balanceó con su bate buscando solo contacto, en un golpe con un éxito único. Ese doble para el Walk-Off, fue el primer batazo de esa magnitud, desde que Chris Burke conectó un jonrón decisivo en la NLDS de 2005, en el cuarto y último juego contra los Bravos de Atlanta.

Cuarto episodio, Astros arriba 1-0, y cuando ves un duelo así entre lanzadores como Dallas Keuchel y Masahiro Tanaka, no es descabellado pensar que una carrera lo decidirá todo. Ese orgullo cubano, Yulieski Gurriel, ha demostrado contra muchos críticos –que le pedían más bases por bolas y menos agresividad en el plato—, que tiene el talento suficiente para imponerse en el mejor béisbol del universo. Había dos outs y la cuenta era un 0-1. Obviamente, Tanaka no apeló a su cuchillo, el slider, y Gurriel atrapó una bola rápida (eso sí, de excelente rotación en busca de la tierra), con el hit del 2-0. 

Quizás ese no era el instante más idóneo para saber el valor real del sencillo remolcador, que todos recordaríamos junto al inolvidable tiro de Marwin González, en el noveno inning, cuando Greg Bird sacudió un jonronazo monstruoso frente al cerrador Ken Giles para el 2-1. Hay para recordar de Yuli Gurriel en este play off, donde ha fijado el récord para la franquicia con hits en igual número de juegos. 

2. ‘No tienen’ que llegar los ases: Charlie Morton hace el trabajo y Josh Reddick ayuda con otro engarce épico de su guante, derribándole las rositas de maíz y una jarra de cerveza a un aficionado en el filo de las colchonetas por el right field de Yankee Stadium.

A decir verdad, Morton no tiene mala experiencia en Yankee Stadium, aunque ha lanzado en sola una ocasión, con 10 K’s en 5.2 innings, suficientes para el éxito a pesar de resistir cuatro limpias. 

Lo más cercano que tenemos de Morton es su genial temporada con los Astros, donde consiguió un récord de (14-7, 3.62 ERA) en 25 aperturas, la mejor actuación de su carrera en diez temporadas, a los 33 años. Eso sí, tenemos que ver el juego, a detectar cómo maneja la presión de tener que lanzar en el parque contrario, el gran dolor de cabeza en toda su historia de Grandes Ligas:

Rendimiento histórico cuando lanza en casa

En 92 aperturas: récord de 34-36, 3.62 ERA, 1.308 WHIP, 6.8 SO9 y 2.17 SO/BB ante 2287 bateadores enfrentados.

¿Cómo golpea la oposición?: .256/.330/.379, .709 OPS, .301 BABIP, 63 rodados para doble play.

Rendimiento histórico cuando lanza de visitante:

En 94 aperturas: récord de 26-42, 5.25 ERA, 1.511 WHIP, 6.9 SO9 y 1.94 SO/BB ante 2258 bateadores enfrentados.

¿Cómo golpea la oposición?: .283/.360/.423, .783 OPS, .330 BABIP, 63 rodados para doble play.

¿Qué inconsistencia vimos aquí?

  • Morton no ha sido el mismo frente a bateadores zurdos que tirándole a derechos, y eso, ante los Yankees, puede marcar un punto positivo grande en vísperas del Juego 3. 
  • Los zurdos han sido más peligroso ante Charlie, con .783 por .709 OPS, aunque veo una situación problemática mayor aquí: Si los zurdos subieron el BABIP de .301 a .330, con un .360 superior al .330 OBP de los derechos, las 53 bases robadas fuera de casa constituyen una amenaza aún mayor… Obvio, veremos un poco de trabajo para Brian McCann enfrentando a su antiguo equipo de los Yankees.

Según predijo Bill James en el “Bill James Handbook 2017”, Morton proyectaba para esta temporada un (7-11, 3.99 ERA) y 118 strikeouts en 26 aperturas, así que rompió totalmente las estimaciones de lo que esperábamos de él en el centro del diamante. 

Eso pone a muchos –entre los que me incluyo— a ser escépticos sobre un gran rendimiento en octubre, si recordamos que su última apertura en postemporada antes de lanzarle a Boston en 4.1 innings aceptando dos carreras y un jonrón, había sido con los Piratas de Pittsburg en el lejano 7 de octubre de 2013. 

Para esa ocasión, Morton lanzó una pelota sólida –¡podría decirse!—, mientras pagaba un solo pecado: Jonrón de Matt Holliday con una recta de dos costuras a 90.1 mph, en el séptimo pitcheo de una cuenta de 2-2. Por lo tanto, no sería nada extraño que los Yankees ofrezcan una oportunidad a Holliday para el turno de designado, o en un instante de emergencia. 

3. ¿Cómo decidirnos?: Habrá varias jugadas espectaculares, pero tenemos que dar solo un premio a la más grandiosa. Reddick volverá, porque los zurdos van a halar a gusto en Yankee Stadium, pero no creo que haya alguien más valiente que Brett Gardner para retarlo con una corrida a tercera o el home plate. Lo sensacional en todo esto es que no sabemos quién, en sí, nos dejará boquiabiertos con la jugada del día. Así que, amantes de las nuevas métricas estadísticas, vayan a ver las joyas que nos regala Dan Hirsch (@DanHirsch) en twitter y su sitio web thebaseballgauge.com.

Seguramente encontrarás algo de esto: Busca (más) y diviértete con un Top-3 de los Astros en DRS… Alex Bregman (9.3), Carlos Correa (4.8) y George Springer (4.5).

4. Puede ser que en una noche algo demuestre que Dallas Keuchel y Justin Verlander no son máquinas perfectas de pitcheo… Pero uno de ellos hará temblar a los Yankees… una vez más. ¿Quién sería? Keuchel tiene 6-2, 1.09 ERA y 62 K’s en 57.2 innings de su carrera frente a los Yankees, con un agradable 4-1, 1.32 ERA en Yankee Stadium. Verlander posee un 9-7 en 23 aperturas de su vida contra New York, pero en condición de visitante un oscuro 1-4, 4.47 ERA. 

Tienes que decidirte por quién lanzará mejor, asumiendo que una victoria de ambos ofrecería el boleto de los Astros a su primera Serie Mundial desde 2005. ¿Qué imágenes vienen a tu memoria?: El elevado de Alex Rodríguez al center field para el tercer out en los seis innings de ceros que lanzó Keuchel durante el Juego de Wild Card en 2015… O el jonrón de Alex Rodríguez por el jardín derecho, tomando una recta de 95 mph al primer pitcheo de Verlander, para entrar en el memorable club de los 3000 hits.

Si te cuesta mucho aferrarte a uno solo de estos ases, piensa en que ellos dos nos regalaron algo único en la historia de las Grandes Ligas. Sus dos increíbles aperturas de la ALCS contra los Yankees, registraron el único récord de dos lanzadores con 10 o más ponches en aperturas consecutivas iniciando cualquier serie de postemporada en la historia. 

Elías Sports dice: El único dúo que había sido capaz de abochornar a 10 rivales por la vía del ponche en dos victorias consecutivas de una serie de playoffs, era Don Drysdale y Sandy Koufax, en el cuarto y quinto partido de la Serie Mundial contra los Mellizos en 1965.

5. Cuidado, Starlin Castro y Todd Frazier pueden golpear. Tenga presente esto: Starlin Castro batea .333 en 24 turnos frente al abridor de los Astros para el Juego 3, Charlie Morton. Aunque ese buen promedio pasa intrascendente si no recordamos que suma ocho remolcadas y tres jonrones. Por otra parte, el antesalista Frazier podría dar una mano en la alineación, por su experiencia enfrentando a Morton cuando jugaba para los Rojos de Cincinnati en la Liga Nacional. En apenas 18 AB, tiene .389 BA, dos cuadrangulares y seis remolcadas, que no se ven nada mal para comenzar la noche.

La importancia de una victoria de Charlie Morton –o al menos una salida decente que detone la posibilidad de ganar con el bullpen— podría poner la champaña tan cerca como a dos puertas del dugout de los Astros de Houston. Pero, mantenga la perspectiva: Los Yankees devolvieron un 0-2 en cinco juegos frente a los sensacionales Indios de Cleveland, y esta serie es al mejor de siete partidos. Eso aún está fresco en la memoria de todos, desde los fanáticos hasta los protagonistas. 

Disfruta del béisbol en octubre, pues cada desafío suele ser un “Juego de Tronos”.

 
Por segundo año consecutivo más de 20 cubanos en MLB
MLB: Chapman suspendido 30 juegos
CMB'2017: Chapman pudiera lanzar por Team USA
MLB: Chapman no cede con su velocidad
MLB: Chapman necesita mejorar su labor en New York
MLB: Chapman a la lista de lesionados
MLB: Los cubanos mejor pagados

ver más

¡Aquí vienen los Cazadores!

ver más