56 SN: Desde hoy Segunda Etapa de la temporada cubana

La Segunda Etapa de la 56 Serie Nacional se inicia hoy bajo la nueva estructura de solo seis elencos, para más reforzados y que bien pudieran elevar la competitividad y calidad del torneo cubano.

Para nadie es un secreto el decir que Matanzas, pese a los pendientes 45 choques de esta segunda ronda, casi tienen un boleto asegurado en las semifinales de la postemporada cubana 2017, con sus alarmantes 13 juegos de ventaja sobre su más cercano perseguidor, Ciego de Avila, tras un balance récord de 42-3 (.933) en la primera vuelta, algo nunca antes visto en nuestros campeonatos nacionales.

Pero de ahí en adelante – o hacia abajo en la tabla de posiciones - podemos afirmar que todos los restantes equipos están de tú por tú para alcanzar uno de los tres boletos, que prácticamente solo quedan por definirse en este segundo acto del campeonato cubano 2016-17, ya que solo una catástrofe haría sufrir la caída de los Cocodrilos más allá de la cuarta posición.

Esta vez los refuerzos fueron elegidos de una mejor manera por los directores, balanceando adecuadamente a los equipos. No cabe duda que el alto mando de los conjuntos clasificados poco a poco han aprendido a dar prioridad a sus verdaderas lagunas y han comenzado a elegir acorde a lo verdaderamente necesitado. Es cierto también que de los 30 hombres adicionados entre los seis conjuntos, un total de 16 resultaron lanzadores, para un 53.33% en esta área, uno de los indicadores claros de la debilidad que existe en nuestro pitcheo actual dentro de la Serie Nacional. 

La ofensiva, si de verdad se cumple el parámetro de mayor calidad en los monticulistas, debe bajar, y por ejemplo el actual líder de average del torneo, el matancero Jefferson Delgado, no debe mantener por mucho tiempo más un despampanante y ridículo para cualquier campeonato que se respete .445 de promedio, asi como también resultó de ridícula la no elección entre los 30 refuerzos del jardinero guantanamero Giorvis Duvergel, segundo en promedio ofensivo del torneo con sus .400 exactos.

Gerardo Casi (izq.) y Frederich Cepeda

Pero como Duvergel podemos mencionar muchos casos más de clara injusticia en el proceso de selección. Ya se ha hablado del Pirata Leonardo Urgellés, prometedora figura convertida en héroe del pasado Juego de las Estrellas y que queda fuera de esta Segunda Etapa, pero junto a él aparecen otros como el también jugador de La Isla - aunque original de Granma - Gerardo Casi, un novato que a sus 30 años ha visto frustadas sus aspiraciones de convertirse en Novato del Año, gracias a su no selección como refuerzo, pese a su gran campaña con los isleños que lo tenían con línea ofensiva de .338/.369/.518 con además 5 cuadrangulares y 25 remolcadas en 41 choques. 

Muchos otros casos de jugadores jóvenes, novatos o no, podríamos incluir aquí, como el del experimentado Frederich Cepeda, con excelsa labor en el torneo actual cubano y sin aún saber el por qué no fue seleccionado – resulta muy difícil pensar que no haya estado en mente de algún que otro director conociendo el bate que aporta - o a saber si nunca apareció en el listado para la selección de refuerzos, el cual públicamente nunca vimos. Pero el hecho de que todos aquellos con buenas actuaciones y que no verán acción en el campeonato cubano a partir de hoy, deja bien claro que 30 plazas son pocas para no caer en inusticias y que el sistema de selección no resulta aún perfecto.

Con este panorama iniciamos esta también llamada Segunda Vuelta de una campaña que resulta histórica, primero por la adaptación de la misma – por vez primera desde el 2014 cuando regresamos a las Series del Caribe - a los campeonatos caribeños profesionales de invierno de cara a la Serie del Caribe del venidero año, y segundo por ser la primera con una nueva estructura – otra más – que de manera inédita desde 1967 reúne la calidad en solo 6 elencos dentro de nuestras llamadas Series Nacionales.

 

ver más