Jornada Beisbolera Cuba-Holanda: Histórica visita relámpago a Cuba

El partido entre Cuba y Holanda este lunes solo durará cinco innings, pero el choque es, sin embargo, un episodio histórico. Mientras que para el béisbol de Grandes Ligas es extremadamente difícil jugar o tener accesso a Cuba, serán los jugadores profesionales de béisbol del Reino Unido de los Países Bajos los que por vez primera vez en más de dieciséis años podrán celebrar un choque de esta altura como parte de la Jornada Beisbolera Cuba-Holanda.

Los últimos jugadores de béisbol de cualquier liga profesional en jugar en Cuba fueron los estadounidenses, en 1999. Pero hasta que el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos llegó en el pasado diciembre del 2014, ningún elenco de Grandes Ligas parecía volvería a Cuba y aún no lo hacen. Pese a esto, en diciembre del 2015 un movimiento inusual se produjo, con la llegada a la isla de un grupo de ejecutivos de Major League Baseball (MLB) con ex jugadores de la Liga Cubana en un viaje de Buena Voluntad.

Era la primera vez desde 1999, cuando los Orioles de Baltimore jugaron un partido amistoso contra el equipo nacional de Cuba, que una delegación oficial de MLB viajaba a Cuba. También fue la primera vez que los refugiados cubanos activamente en Grandes Ligas podían hacerlo. Así pudimos ver a hombres como las estrellas cubanas Yasiel Puig (Los Angeles Dodgers) y José D. Abreu (Medias Blancas de Chicago) regresar a su patria, después de sus salidas en el 2012 y 2013, respectivamente.

Años de lucha

El viaje tuvo lugar exactamente un año después del primer acercamiento histórico entre el presidente estadounidense Barack Obama y el presidente cubano, Raúl Castro. Desde entonces, los dos países tienen relaciones diplomáticas y sus embajadas reabrieron en ambas capitales. Esto parece el final de una larga lucha entre EEUU y Cuba, lo que se reflejó en parte, sino fuera por el embargo comercial norteamericano que ya alcanza 54 años.

La gira de buena voluntad, sin embargo, solo vio esta vez a un total de ocho Grandes Ligas hacer el viaje, entre ellos nombres como los del venezolano Miguel Cabrera de Venezuela, el dominicano Nelson Cruz y el estadounidense Clayton Kershaw. Y durante este viaje de cuatro días también se realizaron clínicas para los niños cubanos. El viaje vio a las Grandes Ligas contribuir a la mejoría de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Durante el viaje, MLB expresó su esperanza de jugar partidos de la pretemporada 2016 en Cuba, algo que MLB hacía en la isla antes del triunfo de la Revolución Cubana en 1959. 

Paso Gigante

Fueron los avances de las Grandes Ligas en Cuba el mes pasado que contribuyeron a la celebración de un juego mutuo entre el Reino Unido de los Países Bajos y Cuba este lunes, lo cual resulta un paso gigante no solo entre ambos países sino entre MLB y Cuba.

Con el permiso de varios clubes de Grandes Ligas, La Naranja se convirtió en el primer equipo con jugadores activos de las principales ligas profesionales de Estados Unidos, en jugar en territorio cubano, lugar donde no se ha jugado de esta forma desde la visita de los Orioles de Baltimore en 1999. 

Esto ocurre en las personas de profesionales de béisbol como Carlton Daal (Rojos de Cincinnati), Chris Garia (Rangers de Texas) y el entrenador de MLB en la figura de Hensley Meulens (Gigantes de San Francisco).

Con la participación de los jugadores de béisbol como parte de la delegación holandesa en la misión comercial a Cuba, este lunes en el Estadio Latinoamericano de La Habana y durante la Jornada beisbolera Cuba-Holanda, un nuevo capítulo en la historia del deporte nacional cubano se abre.

La histórica jornada fue anunciada por todo lo alto en Cuba. "Desde que se anunció el pasado jueves, el partido se mencionó en voz alta en la televisión cubana, sobre todo en el canal de deportes nacional, en la radio y en la prensa", asi dijo el embajador holandés Norbert Braakhuis, quien viajó en varias ocasiones a los Países Bajos para disfrutar los partidos entre Holanda y Cuba durante los torneos de la Semana de Béisbol de Haarlem y el Torneo de Puertos de Rotterdam.

Y Braakhuis continúa diciendo: "Recuerde que el equipo Unido, para la gente de Cuba siempre resulta ser 'Holanda', pero es mucho más que eso, en Cuba el elenco es conocido, notorio y recordado por las históricas derrotas de Cuba durante la final de nuestro único campeonato mundial en el 2011 y la legendaria derrota de Cuba en los Juegos Olímpicos del 2000. Somos el primer equipo europeo en mucho tiempo en llegar al país gracias a, como todo el mundo sabe, el anuncio que está vinculado con la misión comercial encabezada por el ministro Ploumen. De modo que es como matar dos pájaros de un tiro".

Los jugadores de béisbol son sólo una pequeña parte de la gran empresa que viaja desde el Reino, pero para los cubanos ordinarios esta es quizás la parte más importante de la misión comercial. Braakhuis no dejará de perderse el juego este lunes. "En cualquier caso, el Ministro de Deportes, uno de los ministros que más tiempo lleva aquí. Muchos funcionarios, incluidos otros ministros, me han dicho asistirán al choque, porque esto hay que vivirlo. Yo no voy a apostar para ver cuántas personas vienen al estadio, aunque se está hablando de al menos 10,000 personas para un “derby de jonrones” y un juego de cinco entradas, hasta el momento. Y recuerde: todo será transmitido en vivo. Será agradable para los patrocinadores, porque usted apuesta a que el televisor estará encendido y el patrocinador de la camiseta se ve en todas partes. Ahora, cruce los dedos, para que no llueva, porque también este año el clima es molesto".

Internacional

Braakhuis también espera con interés la llegada de los jugadores de béisbol del Reino Holandés. "Este es un país deportivo por excelencia, y el béisbol está en los genes. ¿Y sabes qué resulta especial? Los cubanos han parado su propia liga para este choque. Interrumpir el torneo nacional en su etapa final, ¿qué país hace eso? Tan fuerte se vive aquí esta larga serie de encuentros entre ambos equipos".  En Haarlem, en los Países Bajos, yo vivía casi en la esquina del estadio Pim Mulier y cuando joven me sentaba detrás de las mallas para ver la Semana de Béisbol de Haarlem ("Y llevarme de vez en cuando una pelota a casa con el nombre de los cubanos. Usted es de Haarlem o no lo es sino hace esto!").

El partido del lunes puede ser el comienzo de más. A principios de esta semana, las autoridades del béisbol cubano se sentaron en la mesa de negociaciones con el embajador holandés. El tema de discusión fue la posibilidad de un partido oficial entre los Países Bajos y Cuba a finales de este año o el próximo. Debe ser una nueva iniciativa para volver a centrar la atención en las ambiciones olímpicas de béisbol. Y tal vez un nuevo capítulo en la historia del béisbol cubano. Braakhuis dijo: "Cuba no quiere nada más que el béisbol de nuevo en los Juegos Olímpicos. Ambos sindicatos van a hablar de cómo llevarlo a cabo juntos. La Federación Holandesa ve esta visita como como un trampolín para uno o más juegos completos en Cuba ".