MLB | José Iglesias está probando éxito más allá de sus cualidades defensivas como shortstop

Yirsandy RodríguezPor: Yirsandy Rodríguez │ Senior Writer en BaseballdeCuba

La mayoría de las veces que se menciona el nombre del cubano José “Candelita” Iglesias, sin dudas nuestro olfato beisbolero le da un retwitt al pensamiento defensivo como aspecto principal del shortstop de 28 años que juega para los Tigres de Detroit.

Sí, esa genial atrapada debe ser una más entre varias razones de peso, pues podríamos definir la cualidad defensiva de Iglesias como el arte principal del talento que aun muestra en su séptima temporada de experiencia en las Mayores. La virtud de alcanzar con elegancia los batazos que van hacia el área del campo corto cuando los Tigres juegan a la defensiva (ya sea dentro o fuera de Comerica Park), incluye a Iglesias entre varios de los mejores titulares de la posición No. “6” en las Grandes Ligas. 

Las estadísticas esta temporada lo demuestran, pues Iglesias acumula 44 capturas fuera del rango típico de un torpedero en el infield, según la evaluación establecida por FanGraphs. Mientras esa muestra puede aumentar, es bueno saber que ha superado por cinco unidades las 49 que registró en todo el camino de 2017, por ahora en casi 500 innings menos de acción. Vale señalar también, que en otros aspectos defensivos ha rebasado los estándares de la liga, marcando 1-DRS (el acumulado en su carrera es superior con +12) y el más alto promedio de bolas alcanza por batazos en su zona, .846. 

Sin dudas, todo eso se ve bien para un jugador del cual los Tigres esperaban le ofreciera garantía defensiva, pero lo que está convirtiendo la temporada de Iglesias en aún más exitosa es su aporte en la caja de bateo. Después de 263 ABs, está golpeando .274/.317/.392, con 19-dobles, 28-RBIs y una buena combinación de 12-robos y 12 paseos ante 30 strikeouts. Su registro de remolcadas es el 3rd-mejor del equipo, empatado junto a su compatriota Leonys Martín, detrás de Jeimer Candelario (31) y Nick Castellanos (44).

Para haber pasado por un slump de 35-2 en sus primeros 10 juegos de esta temporada, Iglesias salvó su reputación ofensiva tras golpear .307 desde entonces, con 70 hits en 228 ABs. Aun teniendo en cuenta ese notable éxito en promedio general --donde también ha incluido 24 extra bases--, mi principal preocupación era saber cómo Iglesias iba a superar los problemas en impacto de 2017, cuando cifró apenas 82.4 MPH en la velocidad de salida de sus batazos. No obstante, él ha hecho un corto ajuste que, por el momento, le ha ofrecido un resultado positivo al punto de elevar esa marca hasta 84.7 MPH esta temporada. Incluso, parte de ese salto lo ha llevado a cabo cuando conecta la pelota de rolling, alcanzando esta vez 83.5 MPH por encima del 80.8 que resaltaba como su media en los radares de StatCast desde 2015.

¿Qué ajustes han sido realmente buenos? 

Tengo dos teorías en este sentido: A pesar de que Iglesias está recibiendo una menor cuota de pitcheos en la zona de strike que en 2017 (46.2% por 48.5%), su nuevo modo de agresividad lo está ayudando a alcanzar más pelotas y encender más zonas de contacto. Ahora deja descansar el madero en una posición más fácil para ejecutar su swing de ataque, balanceándose un 5.6% más sobre bolas fuera de la zona de strike. Hasta su partido más reciente cuando se fue con 2-for-4 contra los Atléticos de Oakland, la cifra de 62.5% (Swing en la zona) resaltaba como el nuevo récord en su carrera. Y, aunque eso no debería ser la clave total del éxito, le está ayudando a romper algunos puntos débiles: Antes de 2018, Iglesias era un bateador de .217, .317 y .284 en la zona horizontal alta de strike, mientras esta temporada ha mejorado eso con: .191 (contra bolas altas y pegadas), y par de escaques ardientes (parte central y baja) donde golpea .367 y .355.

Los otros puntos en la zona que Iglesias ha fortalecido resaltan a nivel vertical en el centro, tal y como aparece aquí:

José Iglesias - Batting Average

Sus promedios de por vida eran de: .300, .335 y .349 en el punto medio vertical dentro de la zona y, como aparece en su mapa de calor de este año, todas esas localizaciones han sido encendidas hasta .333, .378 y .385. 

Parte de esos grandes cambios se han propiciado cuando Iglesias conecta la bola rápida (.323), el cutter (.313) y el cambio de velocidad (.333), ya que ante sliders (.175) y curveball (.222) sus promedios han empeorado en comparación con los de su carrera. Aun así, la despedida a tiempo de su slump en las primeras 35 ABs de la temporada garantizan indicios esperanzadores como su actual promedio de .274, superior al .259 que acumulan los shortstops de la liga. Aunque su OBP (.317 por .322) y slugging (.392 por .418) aún están distantes al balance del jugador de remplazo, la rebaja de Iglesias en los ponches ha desatado una frecuencia de uno cada 8.7 ABs, que duplica fácilmente el rango de la liga (4.7). Si se mantiene oscilando así, la posibilidad de mantener vivo su BABIP será latente, y eso constituye una nota de alivio con el mes de julio delante.

Si en toda la 1st-mitad de temporada en 2017 Iglesias remolcó 24 carreras al consumir 273 ABs, entonces… ¿qué podría significar haber superado su pedigrí del pasado año en 10-ABs menos? ¡28 RBIs se ven bien!, y si Iglesias logra mantener este ritmo para la 2nd-mitad del año, quizás estemos viendo por adelantado un collage del mejor inicio en la campaña más productiva de su swing en las Grandes Ligas.

¡Buena suerte, “Candelita”!

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 
MLB: Yandy Díaz será el cubano 200 en Las Mayores
MLB: 16 cubanos vieron acción en inicio de temporada 2017
MLB: Récord de extranjeros en inicio de temporada
MLB: Actuación de cubanos, Abril 4, 2017
MLB: Actuación de cubanos, Abril 5, 2017
MLB: Actuación de cubanos, Abril 6, 2017

ver más

ver más