Final de Cuba | Postemporada’2019 | Lo que hace épica la victoria en el Juego 3 y una perspectiva —¿improbable?— para Villa Clara

Yirsandy RodríguezPor Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba | @Yirsandy

Ene 16, 2019

Entonces, aún estás pensando en esos dos strikeouts de Pablo Luis Guillén contra Danel Castro y Yosvany Alarcón, para cerrar el lucky seven después de otra significativa apertura de Freddy Asiel Álvarez en el ardor de la postemporada.

Es inevitable. Aunque seas fanático o detractor de los Azucareros de Villa Clara, el Juego 3 fue un gran partido de playoff. Y, sin dudas —todavía a tiempo—, la demostración de que su pitcheo y parte de la brillantez ofensiva de sus veteranos de guerra en el lineup puede regresar con algunos destellos. 

William Saavedra ya alcanzó el calor ofensivo a la altura de su frecuencia de un jonrón cada 12.6 turnos en la postemporada — empujó tres decisivas carreras y bateó un bombazo al leftfield en la noche de este lunes. Carlos Benítez, intratable en sus últimas 12 visitas al home, está brindando su experiencia un año después de haber sido protagonista en la remontada de los Alazanes contra Las Tunas (luego de abrir abajo 0-2), mientras, otros jugadores sobresalientes en la etapa regular como Yurien Vizcaíno y Norel González, consiguieron romper un poco de presión con algunas buenas acciones en el Juego 3.

William Saavedra

Vizcaíno no ha vuelto a elevar la pelota más allá de los límites, pero anoche desplegó una gran carrera de tercera al plato para vencer el tiro de Jorge Alomá desde la intermedia, cuando Las Tunas tenía el cuadro jugando a mitad de camino ante Yeniet Pérez. Esa fue una carrera clave. Resultó la tercera en un rally que terminó en seis y, de haber sido out Vizcaíno en home, habría cambiado todo el panorama. Luego del fielder’s choice, corregido por la sentencia de los “umpires” en el video, Yulexis La Rosa depositó un rodado que corrió como por una canal hacia el centerfield. Pero, de haber sido con un out más y el propio Pérez en la inicial, las probabilidades de double play eran grandes.

Sin embargo, para suerte de los Azucareros su deleite de los más de 18 mil fanáticos que abarrotaron el estadio Augusto César Sandino, Villa Clara consiguió un rally de seis carreras en el final del sexto y decidió el juego de béisbol. Al final, ganaron 9-4, gracias a otro cañonazo de Carlos Benítez en la parte baja del octavo, mientras Freddy Asiel Álvarez (6 ⅓ innings) y Pablo Luis Guillén (6-strikeouts de 8-outs) se unían para 11-strikeouts y siete ceros consecutivos. Desde el tercer episodio en adelante los Leñadores no volvieron a marcar, dejando en base a los ocho corredores que llegaron a embasar.

Pablo L. Guillén

En apenas ocho entradas a la ofensiva, los Azucareros dirigidos por Eduardo Paret anotaron el 47.3% del total de sus 19 carreras en esta Final (marcaron 9; tenían 10), demostrando agresividad y plantándole cara a la presión.

¡Fue una gran victoria en el Juego 3! Pero… ¿qué ha significado realmente? ¿Al menos más allá de que, con un éxito esta noche, Villa Clara estaría empatándole la Final a Las Tunas? Sabes, esta podría convertirse en una de las victorias más significativas de Villa Clara durante el Juego 3 de la Final, al menos desde 1993. ¿Cuál es la razón?...

¡Los Azucareros acumulaban “9” derrotas consecutivas!

Sí, tal y como lo escuchas. Los ahora dirigidos por el manager debutante Eduardo Paret, no ganaban un Juego 3 de la Final desde 1993, cuando Ángel López pegó un sencillo Walk-Off al centerfield contra Omar Ajete, para enviar al plato a Eddy Rojas con la carrera de la victoria 6-5 en el final del noveno. Confiando en la veracidad de los reportes de postemporada a través de los años, podemos señalar que, desde las 9:40 minutos de la noche del 5 de febrero de 1993, hace unos 9476 días, los Azucareros no ganaban su tercera decisión durante un match del playoffs Final.

Angel López¡Ángel López derritió el aluminio con aquel sencillo Walk-Off!

La victoria fue a la cuenta de Eliecer Montes de Oca, quien lanzó las últimas cuatro entradas, relevando a José Ramón Riscart desde el sexto capítulo. Montes de Oca no permitió hits frente a 13 bateadores y ponchó a cuatro, después de dominar a sus últimos 10 rivales luego de obsequiarle una base por bolas a Juan Carlos Linares en la sexta entrada.

Pinar del Río, que había empatado la serie con una victoria 9-1 en el Juego 2 (apoyados en jonrones de Omar Linares, Lázaro Madera y Daniel Lazo), entró al noveno inning ganando 5-4. Sin embargo, Pedro Luis Lazo no pudo contener el aluminio de los Azucareros. Eduardo Paret inició la remontada con un hit de rolling al left, pero no pudo moverse de la inicial, pues Víctor Mesa falló en elevado al centerfield  y Oscar Machado se ponchó. A un out del triunfo, Lazo perdió en el conteo a Eddy Rojas y fue sustituido por Omar Ajete. Con empate y victoria en circulación, Jorge Luis Toca bateó un sencillo de fly al right, que empujó a Paret con la igualada 5-5 y envió a tercera a Rojas.

A las 9:40 de la noche en el estadio Augusto César Sandino —tal vez unos cuantos lectores hayan estado ahí—, Ángel López bateó el hit decisivo para dejar en el terreno 6-5 a Pinar del Río.

Y, aunque los Vegueros empataron la Final 2-2 con una sensacional victoria 7-6 en 12 innings al día siguiente, Villa Clara remató ganando 9-8 y 5-2 para llevarse el título en el Juego 6. Desde aquella victoria de 1993, los Azucareros perdieron sus siguientes “nueve” decisiones, entre 1994 y 2013. Es difícil que hayas olvidado alguno de estos resultados de los Juegos 3s:

1994—Pinar del Río ganó 7-1.

1995—Pinar del Río ganó 12-2.

1996—Industriales ganó 10-7.

1997—Pinar del Río ganó 5-3.

2003—Industriales ganó 7-2.

2004—Industriales ganó 9-1.

2009—Habana ganó 5-1.

2010—Industriales ganó 12-6.

2013—Matanzas ganó 4-1.

Entonces, ya sabes… ¡Estos Azucareros rompieron esa racha anoche! Y, al menos para el Juego 4, tendrán la oportunidad de convertir el éxito del Juego 3 en una victoria aún más importante. Lo cierto es que, en postemporada, nunca sabemos hasta qué nivel llegará la repercusión de una victoria.

Al menos, en cuestiones de rachas históricas, Villa Clara rompió el maleficio del Juego 3 en la Final y, de ahora en adelante, solos los Azucareros podrán definir qué tan grande podría ser esa victoria, cuando intentarán apenas la tercera remontada de un equipo que inicia 0-2 un playoffs final.

¡A esto llamamos expectativa! ¡Pasión! ¡Rivalidad!

¡Béisbol!

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 
Cinco elencos mantuvieron su invicto este martes
César Valdés canta strikes en cabina
Talión sobre el diamante
Resurgen los campeones
Fumigaron el tabaco
Más con menos
Yulieski regresa, su hermano decide
La Serie para, pero el béisbol sigue

ver más

ver más