MLB | ¿Nueve juegos bateando hits? ¡Bienvenido el Jorge Soler que queríamos ver!

Por: Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba

El cubano Jorge Soler no quiere salir del home plate.

¿Cuáles son las razones? El outfielder de los Reales de Kansas City está envuelto en una cadena activa de nueve juegos bateando hits, con un promedio de .400 (15-for-35) desde el pasado 26 de abril.

Vamos a ser honestos, ¿después de que él pasó por una terrible bancarrota de 0-for-34 nosotros esperábamos esto?... ¡No lo creo! Aunque, a decir verdad, ya se sabe parte del talento y las habilidades del cubano. Por estos días, él está respondiendo a varias preguntas como: ¿Será al fin su momento de explosión en las Mayores? Ok, vamos con calma…

Solo ese gran cambio de mentalidad explica (y está detrás) de una mejoría tan explosiva. Así, Soler ha encontrado los ajustes y la confianza necesaria para superar las dificultades contra los lanzadores de Grandes Ligas. No me impresiona que él pueda llevar la pelota a 441 ft como lo hizo contra Detroit este jueves. Por el momento, esto me resulta un logro mucho más inesperado: De un .203 BABIP (Average de bolas puestas en juego) en 2017, él entró este jueves a la serie Tigres-Royals promediando .417. 

Si sueñas con que él logre una campaña de 30, 35 o 40 jonrones algún día, el primer paso debe ser ese, controlar su contacto y alcanzar un equilibrio más a menudo.

Este podría ser solo el inicio de una considerable actuación en la primera mitad de la temporada, como twitteó mi colega Ray Otero:

¿Qué estadística se estandarizó ahí? Obvio, los ponches. ¿Qué cambió luego de los primeros 18 partidos?: La presencia del poder y la incrementación del contacto.

Si Soler mantiene este paso, y logra atrapar el cliché que ha tenido por estos días, podríamos ver en septiembre el colofón de su primera gran temporada.

Vamos a dar un paseo sobre lo que -¡Ojalá!- el cubano Jorge Soler podría mantener en tendencia a largo plazo. Aquí está lo mejor de su racha activa de nueve juegos con al menos hits:

Batazo más significativo

El jonrón de Soler contra los Medias Rojas el martes en la noche dio la vuelta al marcador 7-6 después de 13 innings en Boston, pero voy a colocar aquí la monstruosa conexión que igualó 6-6 el match entre los Reales-Tigres este jueves.

El relevista de Detroit, Chad Bell, se veía frustrado después de que Soler alcanzó su cambio de velocidad de 86.0 mph, para devolver la bola a 441 ft del home plate. ¡Adiós pelota!

La joya mejor calificada por StatCast

El primero de mayo, Soler abrió el mes golpeando 2-for-6, con doble, jonrón y tres empujadas para darle el éxito a los Royals frente a los Red Sox en entradas adicionales. Esa noche tuvo su tercer juego de al menos tres ponches (pasó por uno de cuatro strikeouts contra los Angels el pasado 12 de abril), pero también bateó la pelota con furia. Su doble en la parte alta del primer inning contra el zurdo Chris Sale, sacó una abominable línea al left field, registrada en los radares de StatCast a 114.1 mph, su conexión más sólida dentro de la racha de nueve juegos bateando hits. 

¿Cómo Soler está atacando la pelota y qué pitcheo está rompiendo?

Antes de 2018, la oposición en Grandes Ligas había mezclado la bola rápida (49.3%), el slider (21.5%) y cambio de velocidad (12.5%) como principales pitcheos frente a Soler. Sin embargo, para esta temporada, la curva está tomando un nuevo corte protagónico en los matchups. De 2017 a 2018, las curvas utilizadas contra Soler han crecido de 7.3% a 10.5%, pero él está golpeándolas con clase, para .333 de promedio este año. También los cambios han aumentado (de 12.8 a 16.5), y el cubano los estaba devolviendo con otro average de .333, sin contar el jonrón de este jueves contra Detroit. 

La fórmula no es difícil de entender, ¿verdad? Soler está haciendo trisas las pelotas en la caja de bateo, porque su estabilidad y enfoque han crecido: Ahora está siendo menos obsesivo con elevar la bola, y su disciplina ha aumentado hasta el punto de sostener una tasa de 16.4% de bases por bolas. 

El ajuste clave dentro de la racha

¡Al fin!, Soler comenzó a mirar con malos ojos todos esos pitcheos que le molestaban en la periferia de la zona de strike. Antes de comenzar la racha activa de nueve juegos con hits, Soler ya venía contribuyendo para escoger mejores pitcheos en el home. De esa manera, los resultados de contacto y poder están comenzando a llegar. Después de mantenerse con una tasa de swing al 29.2% de las bolas fuera del cuadrante de strike en su carrera, el cubano ahora es un bateador que persigue esas pelotas en casi un 10% menos, 19.6 en lo que va de 2018. ¿Qué han significado esos grandes cambios? Algunos beneficios como estos:

-El impacto de las conexiones ha crecido de 35.1% Hard en su carrera y 31.1% desde 2016, hasta 42.9% en la actual temporada. Es posible una caída de esos numeritos un poco después de 400 PAs, pero no creo que varíen mucho, pues ahí entran todos los golpes sólidos y una posible ruptura en ponches no afectaría directamente el resultado.

¿Sabes?, para casi todos los bateadores de poder, pegar un flyball al infield significa algo vergonsozo. ¿Qué tal se ve Soler en ese sentido? Después de navegar con 11.8% en su carrera y 14.8% en la última temporada bajo la égida de Joe Maddon en los Cachorros de Chicago, su porcentaje es un alivio… Ufff: Apenas 4.2%.

El primer rival de Soler esta noche en Kauffman Stadium será el zurdo de los Tigres Francisco Liriano, a quien le batea apenas .182, 2-for-11 en 12 PAs de su carrera, con seis strikeouts y un pobre .432 OPS.

¿Qué tanto importará la racha jugando para unos Royals con récord de 9-22? Siempre se disfruta el momento, pero más agradable es ver al cubano Jorge Soler mostrando de nuevo su potencial y ese gran talento en las Grandes Ligas.

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 

ver más