Olvídense de contratos en el extranjero, la Comisión encontró su solución

Los beisbolistas cubanos que aún quedan en la isla, vuelven a ser testigos de la esclavitud a la que están sometidos bajo las riendas de la pelota ‘libre’ (carcajada tras carcajada nos provoca el término), después de las declaraciones del comisionado nacional del deporte, que asegura que Cuba (como si fuera de ellos) está interesada no en uno, sino en dos equipos insertados en la Liga CanAm.

El comisionado declaró a la prensa, a su llegada a Canadá, que el deporte que él dirige está interesado en tener dos equipos en la Liga Can-Am. En teoría un conjunto Occidental y otro Oriental.

La situación es simple, el INDER ha gestionado una docena de contratos para los peloteros, en su gran mayoría risibles, en varios años de trabajo, lo que consideramos un fracaso rotundo, ya que el enfoque mayor de su gestión tiene que ser ese porque, y dejémoslo claro, los atletas no se van del país por otra razón que por mejorar su situación económica y brindarle el mejor futuro posible a sus respectivas familia. También están la incapacidad de quienes dirigen a esos atletas, la imparcialidad para casi todas las decisiones y otros pequeños detalles, pero el motivo principal tiene que ver con dos cosas, futuro y dinero.

Entonces el INDER y su grupo de trabajo (si es que se puede decir que trabajan), han disfrazado de contratos, la presencia de cubanos en la Liga Can-Am y la IBL, ambas en Canadá, donde los muchachos están trabajando por unos míseros pesos, en algunos de los casos con salarios por debajo del umbral de pobreza del país norteño.

Algunos atletas alegan que entre quedarse en Cuba jugando una provincial deprimente y darse el viaje, a ganar en un día lo que ganan en un mes en la isla, lógicamente prefieren ir a jugar a Canadá, por muy malo que sea el nivel del evento y por muy apretado que este su salario.

Pero ahora, con estas declaraciones de Heriberto Suárez, se descorre otra cortina: El INDER lo que quiere es seguir manteniendo a sus peloteros jugando para Cuba, en total control de los atletas, quienes todavía se complacen con viajes y las escuetas dietas. 

‘Estimulo colectivo’ si le quieren llamar así.

Lo lamentable es que el día de mañana, cuando uno de ellos decida por su futuro y el de su familia y abandone la delegación (sería un verdadero milagro que no ocurra ningún abandono), entonces será considerado un traidor, cuando vale la pena preguntarse ¿Quién está traicionando a quién? ¿Esos que escogen por sus vidas o los dirigentes politizados que deberían (y no hacen) trabajar por conseguir lo mejor para los atletas, el deporte y el público en general?

Ahhhhhhh pero un viajecito, de casi un mes, por Canadá y Estados Unidos para todo la comitiva que NO JUEGA béisbol hay que defenderlo (la prensa canadiense mencionó que el Cuba tenía 28 peloteros cuatro entrenadores, un psicólogo, un médico y siete acompañantes. Saquen sus cuentas).

Pónganle Occidentales, Orientales, Liga de Desarrollo, hasta son capaces de rebautizar un equipo como Almendares y otro como los Cuban Sugar Kings.

Antes de terminar comentar que NO es un hecho consumado y aquí está la declaración de Michel Laplante, Presidente de los Capitales de Quebec, uno de los equipos de la CanAm:

“Sí, hemos abordado el tema, pero no sabemos cómo. Ellos (Cuba), comienzan su temporada a finales de agosto, mientras que nosotros terminamos la nuestra en ese momento”

“Estaremos negociando en los próximos meses para ver cómo se podrían unir dos equipos de Cuba a nuestra liga"

Lo que no se hizo público, es que los gastos de transportación de la selección nacional cubana podrían costarle hasta 25 mil dólares a cada uno de los 6 equipos de la Liga Can-Am, otro de los contratiempos que tendrían que sortear y depende del éxito económica de esta primera incursión, insistimos, histórica.

En fin, que no nos sorprendemos con el proceder del INDER y su camarilla, pero sentimos la necesidad de compartir nuestra opinión.

Sin más por ahora,