MLB | ¿Por qué el enfoque de Vladimir Gutiérrez esta primavera podría llevarlo al salto de nivel con los Reds?

Yirsandy Rodríguez

Por Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba | @Yirsandy

Mar 6, 2019

Cuando lo ves encima del montículo hay una energía natural y auténtica que puede encantarte: Vladimir Gutiérrez adora lanzar strikes y es uno de esos pitchers que mezcla con astucia su energía y ambición por atacar la zona.

Debutó en Cuba a los 18 años con los Vegueros de Pinar del Río y, en esa misma temporada, se convirtió en el Novato del Año (5-5, 3.90 ERA, limitando a sus oponentes a .256/.364/.323), poco después de protagonizar varios relevos de leyenda que ayudaron a su equipo a ganar el título nacional.

Esos fueron parte de sus primeros grandes triunfos en el béisbol nacional, pero desde el 30 de agosto de 2016, hubo algo que marcó para toda la vida al derecho pinareño Vladimir Gutiérrez: El día en que se convirtió en un jugador profesional, cuando firmó un contrato de $4.75 millones de dólares con los Rojos de Cincinnati.

“Esa era la oportunidad que estaba esperando y que fuera Cincinnati el que se interesara más en mí… (hizo una corta respiración) no encuentro palabras para describir esta felicidad. Pero sé que este es el inicio de otro nuevo capítulo”, le confesó Gutiérrez a Jorge Ebro del Nuevo Herald, apenas algunas horas después de la firma con los Reds, una organización que ya había probado el talento cubano en estos últimos años, primero con Aroldis Chapman y, desde 2016, confiándole la responsabilidad de cerrar los partidos al derecho Raisel Iglesias —quien encajó en un movimiento perfecto, después de una temporada inestable como abridor—. 

¿Qué encontraríamos al combinar los números de Chapman e Iglesias en su historia para los Rojos?: 210 salvamentos en 492 relevos, con 30 holds (ventajas preservadas) y 905 strikeouts en 640 ⅔ innings. ¿Estuviste al tanto de eso? ¡Buenos números! Y, aunque Chapman e Iglesias coincidieron solo en el equipo de 2015, el próximo interés de los Rojos podría estar enfocado cada vez más hacia Gutiérrez: “Ahora me toca abrir camino a los cubanos que vienen atrás’’, le dijo emocionado a Ebro, mientras su humildad era de notar desde la sonrisa hasta el brillo de sus ojos, en aquel entonces sin saber cómo iba a superar cada reto.

En el instante del acuerdo, Gutiérrez había cumplido uno de sus sueños más grandes como deportista y estaba a solo 19 días de celebrar sus 21 años. Sin embargo, mientras corrían tantas emociones, nacía un nuevo reto: Convertirse en un lanzador de Grandes Ligas.

Su primera actuación como profesional la desempeñó con Daytona (A+), donde recibió trabajo en 19 aperturas, pero su rendimiento no fue positivo. Lanzó para marca de 7-8, 4.46 ERA en 103 innings y permitió .320 BABIP (Average de bolas puestas en juego), aunque vale destacar que el control de mantener su comando en la zona de strike era de las buenas habilidades a primer impacto. 

Eso sí, otro de los detalles a señalar, es que Gutiérrez siempre mantenía un buen nivel de concentración sobre la colina, a pesar de la corta edad con que firmó un contrato millonario. Ya desde Cuba, mucho antes de desertar del equipo de los Vegueros de Pinar del Río durante la Serie del Caribe en San Juan 2015, Gutiérrez veía a Aroldis Chapman como un ídolo del pitcheo.

Hoy día, casi cinco primaveras después, las ansias y un sinfín de emociones acompañan a Gutiérrez con el deseo de debutar lanzando para los Rojos de Cincinnati esta temporada en las Grandes Ligas. Una vez que miras atrás, puedes percibir de nuevo la evolución y los resultados que podrían llegar para el diestro pinareño. Parte del proceso y los retos vinieron después de su debut en 2017, cuando comenzó a mostrar su bola rápida entre 96-98 MPH, una curveball que buscaba lanzar en diferentes puntos de la zona y el desarrollo de su cambio de velocidad. Entonces, ¿qué estaban esperando los Reds después de calificarlo como el octavo mejor prospecto de la organización?: Un notable ascenso en cuanto a la estabilidad. 

Sin embargo, todavía los resultados generales del cubano no fueron los esperados por la organización, a pesar de terminar con una segunda mitad de año dominante. De nuevo sus muestras de talento fueron legítimas, pero su primera mitad de la temporada terminó siendo un fracaso. En 11 aperturas, lanzó para 6.75 ERA, permitió 10 jonrones y .825 OPS a sus oponentes. Con esos resultados periféricos iniciales, todo apuntaba a que el 2018 de Gutiérrez estaría rodeado de sombras, pero se recuperó: Bajó su efectividad hasta 2.92 ERA y el OPS de sus contrarios hasta .616. El repunte no fue solo por el poder de su bola rápida o la curveball. ¡Fue un éxito del enfoque!

Así que, a sus 22 años, podemos esperar mucho más de Gutiérrez. Eso es algo que pensaron los Rojos de Cincinnati en medio de sus movimientos estratégicos de pitcheo para la larga temporada de 162 juegos, cuando invitaron a Gutiérrez al Spring Training. Ahora solo queda ver hasta dónde es el interés del equipo y cómo sigue reaccionando el cubano, sobre todo ante el principal problema de su historial de pitcheo en las Menores: Todavía está permitiendo demasiados jonrones. Han sido 28 en 250 innings desde 2017, lo que cerró en altos promedios de 7.6% de HR/FB (jonrón por cada flyball) y 12.1% en ambos años, respectivamente. He aquí otros resultados estadísticos que podemos mirar:

2017: 7-8, 4.46 ERA

Sabermetrics: 21.6 SO%, 42.5 FB%, 16.0 IFFB%, 2.3 HR%, 39.9 GB%, 47.8 Pull% y .320 BABIP

2018: 9-10, 4.35 ERA

Sabermetrics: 23.2 SO%, 35.9 FB%, 21.5 IFFB%, 2.8 HR%, 44.6 GB%, 43.7 Pull% y .297 BABIP

*Estadísticas de FanGraphs: ERA: Promedio de carreras limpias. SO%: Porcentaje de strikeouts. FB%: Porcentaje de flyballs. IFFB%: Porcentaje de flyballs al infield. HR%: Porcentaje de jonrones. GB%: Porcentaje de rodados. Pull%: Porcentaje de pelotas haladas. BABIP: Average de bolas puestas en juego —no se cuentan los jonrones en esta fórmula—.

Ahí podemos analizar dos puntos interesantes de las líneas de los oponentes contra Gutiérrez: Su impacto de strikeouts y qué tipo de daño recibió cuando sus rivales le pusieron la pelota en juego —para cualquier duda, puedes recurrir a la leyenda—. Entonces, ¿qué podemos evaluar aquí? ¿Cuántas mejorías resultaron justas de resaltar? Exploremos dos indicios:

1.El poder de strikeout lo hace sobrevivir. ¡182 ponches (239) sobre sus bases por bolas (57) en 250 innings te muestra el poder de enfoque! Ese es un resultado que coloca a Gutiérrez en un excelente rango entre lanzadores aspirantes a ser promovidos por los Rojos, aunque aún no es suficiente. Eso es, puedes revisar cómo Gutiérrez mejoró toda su línea de pitcheo. En cuestiones de dominio, redujo el porcentaje de elevados en contra, recibió más rodados y evitó 3.3% menos de bolas haladas por sus oponentes. Sin embargo, su efectividad final bajó nueve puntos, de 4.46 a 4.35, cuando, tal vez, debió ajustarse mejor con sus signos de poder.

2.La consistencia, palabra de orden. No creo que aún Gutiérrez esté preparado como abridor para enfrentar alineaciones de Grandes Ligas, pero no desecho la idea de que algunos ajustes le ofrezcan un salto de nivel. Si miras sus números, podemos apreciar toda una línea de perspectivas. ¿Qué tal si ese porcentaje de rodados permitidos crece y Gutiérrez encuentra la manera de localizar mejor sus principales pitcheos (la curveball está en la conversación)? 

Su promedio de GB% (rodados permitidos) en 2018 fue de 44.6, mejorando después de registrar 39.9% en 2017. Si Gutiérrez logra irse sobre el 47%, lógicamente las líneas y los elevados bajarán su frecuencia. Entonces, contando que su talento para ponchar también prueba el ascenso, las proyecciones sobre Vladimir Gutiérrez podrían comenzar a recibir elogios.

Aunque el Spring Training no será el verdadero reto que los Rojos esperan ver superado por Gutiérrez, el cubano ha tenido una buena demostración de pitcheo en sus tres salidas esta primavera. Tiene una victoria y en cuatro innings ha dominado a seis de sus siete oponentes.

¿Deberíamos mantener el seguimiento sobre él? Sí, las noticias de su impacto van a alegrarnos.

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 

ver más