Ranking pretemporada 57 SNB: Los equipos del 12 al 9

Pinar del Río y Cienfuegos se enfrentan. Foto: Aslam Castellón

Aquí hay dos equipos favoritos que seguro vas a seguir, el Pinar del Río de Pedro Luis Lazo, y los Industriales de Víctor Mesa, ambos managers debutantes al frente de verdes y azules, respectivamente. ¿Qué atractivos podrán ofrecer Guantánamo y Cienfuegos? Desliza tu cursor…

Cienfuegos

Las claves para el éxito: Me parecía un equipo más competitivo el de los verdinegros, de haber incluido al antesalista Pavel Quesada, el inicialista Edwin Vassel y al lanzador zurdo Yuniel Leyva. Pero ellos, en condición de repatriados, no han cumplido con los requisitos de la Comisión Nacional, al menos a la hora de conformar el roster. Ya lo dijo Yovani Aragón: “Ellos salieron hace dos o tres años y la pelota en Cuba, la pelota en Cienfuegos, siguió (…) Ni para nosotros ni para ellos (dijo refiriéndose al equipo local) representa ningún problema. Si se puede incluir se incluye, si no, ya tendrán su estrategia al respecto”.

Es cierto, el béisbol no se detuvo, es imposible, pues hubo otros peloteros en lugar de ellos. Pero no cabe duda de que esos tres jugadores, además de pertenecer a la generación exitosa de los sureños dirigidos por Iday Abreu –sobre todo Quesada y Leyva—, hacían más interesante la alineación. Ahora los cienfuegueros tienen que centrar sus esperanzas ofensivas en el bate del derecho William Luis Campillo y el zurdo Yusniel Ibáñez. Otra porción en una línea central demasiado joven con Richel López, Orlando Santos y Félix Rodríguez, y un cuerpo de pitcheo encabezado por el zurdo Yasiel Morales y el diestro Yasmany Insua, dos pitchers que suman 45 éxitos de por vida, tres veces menos que los 150 de Norberto González. Ahí no hay muchas perspectivas.

¿Qué puntos son negativos?: No te alarmes con esta estadística: Cienfuegos jugó la pasada temporada con 16 jugadores que tenían más dobles que cuadrangulares en sus respectivas carreras en la Serie Nacional, a excepción de Osvaldo Arias, 234HRs y 223 2B. Incluso, Adir Ferrán, quien no está incluido en el roster de este año, terminó la temporada con 91 2B y 58 HRs. Esa falta de poder también se vio reflejada en la ofensiva, donde el equipo concluyó en 2016 con el 12do peor slugging (.366). Aun así, extrañamente ellos tuvieron una tasa de 11.1 BB%, la 3ra marca mejor calificada en los primeros 45 juegos de la contienda. 

Pero no solo el pobre poder del bateo ha sido una incógnita en los Elefantes, pues también problemas defensivos han acompañado su pésimo récord desde 2013 a la fecha. Un dato es capaz de hacernos comprender qué tan productivo ha sido el equipo que tendrá Jesús “Tito” Gómez bajo su mando: En los últimos 5 años, Cienfuegos ha anotado 4.46 carreras por juego, con 4.85 admitidas. ¡Eso es terrible! 

Pero, en los últimos 3 años, el rendimiento ha sido peores, con 4.35 anotadas y 5.36 permitidas. Por cierto, en 2016, los Elefantes soportaron 5.36 carreras. 

El reto es grande, y es por eso que aquí no puedo dar esperanzas para los verdinegros.

Daniel Pérez Pérez

Jugadores que hay que ver: Voy a centran algo de confianza en Daniel Pérez, porque creo que él tiene madera para batear al nivel de la Serie Nacional en Cuba. Es cierto que el zurdo de 21 años ha golpeado solo 3 extra bases en 147 PAs durante tres temporadas, pero veo algo interesante en su swing, sobre todo cuando no se deja engañar contra cualquier tipo de curva colgada en la zona de strike. También quiero ver por una rendija a Gabriel Suárez, pero no estoy seguro quién me sorprenderá más, si él o Daniel Pérez.

¿William Luis podrá acercarse al jugador que conectó decentemente con 107HRs entre 2005 y 2013? 

Espero que mis amigos fotógrafos Emilio Cachán y Aslam Castellón no me priven de sus excelentes instantáneas. 

¿Dónde está la incógnita?: Estoy seguro que a Gabriel Suárez le van a exigir más bateo –como en el Sub-23— que defensa, pero Cienfuegos necesita un guante sólido en el left field, donde fildearon .948 durante 2016. Por cierto, ya no están ni Edel Tamayo ni Luis Vicente Mateo en el infield, pero sí una avería de .945 en el porcentaje de fildeo de los shortstop desde el pasado. ¿Quién lo resolverá?...

En octubre estarán en… espera de seguir luchando por el duro proceso de reconstrucción. Iday Abreu lo consiguió, pero eran otros momentos beisboleros.

Predicción de victorias: 17-28.

Pinar del Río

Las claves para el éxito: Sí, hay grandes esperanzas en Vueltabajo, y un gran compromiso en las manos de Pedro Luis Lazo, esta vez en el nuevo reto muy diferente al de lanzar: dirigir en el béisbol. 

No cabe duda que la expectativa de los Vegueros es grande –al menos, lo suficiente mejor que en 2016—, y mucho más creíble después de la gran pretemporada que han tenido, ganando las Copas Yadier Pedroso In Memoriam y Antillana de Acero, respectivamente. Pero el domingo 6 de agosto todo eso será solo parte del camino, pues a partir de que enfrenten a Camagüey en el Capitán San Luis, es que todo contará realmente. ¿Cuántas maneras de ganar necesita Lazo para su novena? Solo un poco de carreras que ampare ese tremendo pitcheo que tiene.

¿Qué puntos son negativos?: Hace algunas semanas escribí un artículo que mostraba la expectativa de carreras de Pinar del Río, lo cual sigue siendo una incógnita demasiado grande. En teoría ellos tuvieron dos situaciones incómodas a la ofensiva, y fue su poca producción en el inicio de cada tercio. Suena bastante escalofriante que anotaran solo cinco carreras en los terceros innings de sus 45 juegos, y ocho en el segundo capítulo. En el sexto fueron nueve, y del primero al tercero 34, la menor marca de todo el béisbol después de las cuatro carreras que anotó Camagüey en el noveno inning de la 55 Serie Nacional. Sin embargo, el indicador de solo 3.20 RS/G (Carreras anotadas por juego) de los Vegueros parece ser lo peor dentro de una cadena de descenso, desde que, en 2014, el equipo ganó el campeonato con un índice de 4.99. 

Aquí la unión de Williams Saavedra y Donal Duarte será sumamente importante, con toda la responsabilidad del grueso de la alineación. Pero se necesitará del contacto de Juan Carlos Arencibia como leadoff, después de mostrar hace un año que puede tener un OBP (.364) decente. 

Frank L. Medina

Jugadores que hay que ver: Sin Liván Moinelo y Raidel Martínez por buen tiempo –al menos la primera etapa del calendario regular—, Frank Luis Medina tendrá que ser el rostro del bullpen. La rotación de abridores no debe tener problema alguno, con Yosvany Torres, Vladimir Baños, Erlis Casanova, Yaifredo Domínguez y Yoandy Cruz como figuras establecidas. 

Quizás Yosvany Álvarez sea probado para iniciar algún desafío, pero esos nombres proyectan ofrecer un rendimiento estable que, por lo menos, establezca la autoridad monticular siempre estable en los pinareños. Ahí hay muchos ojos que velan por eso, desde Rasiel Sánchez, el entrenador principal, hasta Jesús Guerra y José Manuel Cortina, quienes no dejan de apoyar año tras año. 

Un total de 56 salidas de calidad en 127 juegos, 17 aperturas de extrema calidad (son los juegos donde el lanzador trabaja al menos siete innings y permite una o cero carreras) y 22 juegos donde los abridores se apuntaron un Game Score de 70 puntos o más.

¿Dónde está la incógnita?: ¿Quién se ocupará del jardín derecho? Ahí hay una responsabilidad bastante grande, tanto que, en 2016, quienes jugaron en la posición número “9” de Pinar del Río fildearon .925, sin asistencias y un pobre FR/G (Factor de rango por juego) de 1.02. Para que el pitcheo siga liderando en la campaña con el mejor FIP (3.79), WHIP (1.36), SO% (19.3), wOBA (.311) y OPS en contra (.636), la defensiva tendrá que ser más eficiente lance por lance. Y no solo los guardabosques derechos, también súmenle aberturas en la antesala (.925), jardín izquierdo (.944) y shortstop (.952), todos con porcentajes distantes de indicios que muestren estabilidad o mejorías. 

En octubre estarán en… La mejor posición del equipo en los últimos años, no solo en éxitos, sino en alegría y deseos de ganarlo todo.

Predicción de victorias: Pasarán de 24, pero no llegarán a 30.

Industriales

Las claves para el éxito: “Este es el mejor equipo que he tenido”, ha expresado una y otra vez Víctor Mesa, luego de haber sido divulgado el roster del equipo azul. ¿Será esto realmente cierto? Para eso Industriales no tendrá que ganar los 70 juegos que alcanzó Matanzas en 2016, pero sí mostrar cierto regreso del poder. ¿Y qué es el regreso del poder? Volver a ser el Industriales que inspiraba respeto.

Esto parecerá una idea apresurada, pero dado el descenso de la liga año tras año, este equipo de Industriales parece tener una alineación suficientemente balanceada entre bateo y defensa para discutir el banderín. Ahora bien, ellos necesitan pitcheo, profundidad, pero eso se puede mejorar después de 45 buenos partidos y una tanda de seis refuerzos. No cabe duda que, con la exigencia y mano dura de Víctor Mesa, esta novena que veremos será ganadora. Me atrevo a decir que, desde que dirigió Rey Vicente Anglada, las expectativas no eran tan alentadoras para la afición azul. 

Algo es cierto, aquellos equipos de Anglada tenían a Alexander Malleta, Rudy Reyes, Carlos Tabares, Frank Monthiet y demás jugadores, con diez años menos que ahora. Lo único que compensa eso, es que el nivel del béisbol cubano ha caído considerablemente.

¿Qué puntos son negativos?: Entre el pitcheo abridor y el bullpen, el mayor problema de Industriales suele ser el pitcheo de relevo. ¿Cuál es la razón? Industriales ha perdido 128 juegos en este siglo, después de estar empatado o tener ventaja en el séptimo inning. Esa es la novena peor marca, donde mucho han sufrido Holguín (161), Guantánamo (143) y Matanzas (131). Pero los azules también han sido reyes en remontar desventajas, y acumulan 151 victorias al llegar perdiendo o empatados al último tercio del juego. 

Al ver el roster, el bateo como principal fortaleza nos hace suponer que, el equipo de Víctor Mesa, tendrá suficiente ofensiva para derretir algunas desventajas, pero el bullpen tendrá que ser mejor al 3.96 ERA de 2016. La defensiva ayudará a ese pitcheo con el regreso de Jorge Luis Barcelán en la antesala, Yolbert Sánchez la mayor parte del camino en el shortstop y una línea central exquisita con Frank Camilo Morejón, Juan Carlos Torriente y Víctor Víctor Mesa. 

Los principales problemas de Industriales a la defensiva en 2016, fueron provocados por los antesalistas, quienes fildearon solo .922. Ahí hubo inestabilidad, tanto como en el jardín izquierdo, donde esta vez Yohandry Urgellés parece ser el dueño al menos para el día de apertura.

Jugadores que hay que ver: En mi primer día de regreso de vacaciones, vi esto en el muro de mi cuenta de Facebook: 

 

“Cada vez más cerca, cada vez queda menos para estar vestido de azul”. Así está de desesperado por debutar con el traje azul de Industriales Víctor Víctor Mesa

Parece que no solo nosotros queremos ver qué pasa a partir del domingo. Quiero ver el año de Stayler Hernández, y de los veteranos Alexander Malleta, Rudy Reyes —cuando se incorpore—  y Yohandry Urgellés. ¿Jorge Luis Barcelán sorprenderá a todos como en la Serie de Oro? ¿Le pesará la camisa azul a Yordanis Samón?

¿Dónde está la incógnita?: Lejos de Frank Monthiet y Noelvis Entenza, quienes suman 30 salidas de calidad desde agosto de 2015, Industriales no tiene mucho de donde escoger para abrir juegos. Seguro usted pensó en el Ian Rendón, pero él está jugando con las Panteras en IBL Summer, en Canadá, y en sus últimas 38 aperturas con Industriales tiene solo 10 ganados, los mismos que alcanzó en 16 inicios durante la 47 Serie Nacional.

Por lo tanto, fanáticos a los azules, apoyen a su joven rotación de pitcheo, que de seguro estará integrada por Dairon Durán, David Mena, Yoel Paula o alguna sorpresa que tenga Víctor Mesa bajo la manga. Veo preocupante la falta de pitcheo zurdo en el bullpen, con solo Javier Del Pino y Michel Reinoso, dos relevistas situacionales con poca durabilidad para un trabajo intenso. Alexander Rodríguez (17 temporadas, 299 juegos relevados y 67 salvamentos), como figura experimentada, y Adrián Sosa, que relevó con cierto brillo 31 juegos en 2016 y tuvo un 4.15 ERA total, se encargarán de las mayores responsabilidades.

Para 45 juegos, la mayor garantía en el pitcheo azul es que la plantilla un 25.63% de promedio de edad entre los lanzadores que iniciarán la temporada –sin contar a Entenza, Monthiet y Rendón, quienes cumplen contratos—, y eso no es una pobre fuerza joven. 

En octubre estarán en… espera la ronda de la ronda refuerzos, Víctor Mesa vestido de cuello y corbata, con gafas carmelitas y la suerte acostumbrada: Engarza dos pelotas del número “6” y después cierra con un “2” y el “1”.

Predicción de victorias: Si el pitcheo hace el mejor trabajo, este equipo ganará más de 31 juegos, contando que la ofensiva será aterradora, con Samón luchando el título de bateo y Alexander Malleta haciendo una buena carrera por los 250 HRs.

Guantánamo

Las claves para el éxito: Es difícil que un equipo con menos jugadores de calidad sea mejor, aunque tenemos que darle un crédito la baja calidad de la liga, algo que cuenta mucho también. Buscar a un jugador que remplace a Julio Pablo Martínez (está cumpliendo contrato con Trois-Rivieres en la Liga Can-Am), Giorvis Duvergel y al lanzador derecho Dairon Riera, es algo que el nuevo manager Roberto Borrero no tiene en las manos. 

Hay algo interesante que vi en la ofensiva de Guantánamo en 2016: Ellos tuvieron producción entre varios bateadores, al punto de que siete de los regulares remolcaron 15 o más carreras. Ninguno llegó a 30, con Robert Luis Delgado y Gabriel Garbey como líderes con 24 RBIs. Esos mismos bateadores consiguieron 30 HRs y el 60% de ellos fueron con las bases vacías, así que ellos podrían correr mejor suerte este año. Es por eso, que veo la clave de las victorias solo si el pitcheo abridor y la defensiva tienen un trabajo serio. Ellos admitieron 91 carreras en el primer tercio del juego, mientras el equipo soportó 100 del cuarto en adelante. 

¿Qué puntos son negativos?: La temporada de los Indios de Guantánamo no fue lo peor en 2016, aunque se vio cortada por un solo brazo, el del zurdo Yoanis Yera. El 12 de octubre de 2016, Julio Pablo Martínez fue el único pisar el home plate por los guantanameros, en un juego donde Yera ponchó a 13, regaló solo un boleto y dibujó un Game Score de 89 puntos (el mayor de cualquier lanzador en Series Nacionales desde agosto de 2015). 

Julio Pablo burló a Yera esa tarde y parecía que lo sacaba de pitcheo con un toque de hit por la inicial, y luego tres robos de bases –el del plato fue un doble robo demorado—. Pero en Guantánamo hay un solo Julio Pablo, y el zurdo matancero no perdió la perspectiva. Al final, lanzó el mejor juego de su carrera o, al menos, el de más ponches y más fácil dominio.

Luis Sánchez bateó .300/.327/.393, y será importante que tenga salud y esté el mayor tiempo del camino en la tercera almohadilla, pues en los juegos que él no estuvo en 2016 los sustitutos fildearon .950. 

Luis Enrique Castillo

Jugadores que hay que ver: Si no hay muchas posibilidades de salvar, quizás veremos a Luis Enrique Castillo antes del séptimo episodio. De igual manera, hay que verlo. Castillo lanza la recta a más de 90 mph, y sin tener una gruesa colocación ni un pitcheo secundario eficaz, salvó 8 de 17 relevos y tuvo un 2.25 ERA. ¿Será que Ariel Benavides Jr. al fin encontrará una oportunidad de jugar?

¿Dónde está la incógnita?: La combinación abridora de Frank Navarro, Pedro Agüero y Lander Moreira fue muy fácil de golpear en 2016: .328/.478/.405, 52 SO, 74 BB, con 4.38 ERA, y ellos tendrán que volver a retar a la oposición.

En octubre estarán en… quizás, en la lucha por los Comodines. Eso dependerá de la capacidad que tenga Guantánamo para unirse como equipo, pues ya no depende de grandes individualidades.

Predicción de victorias: 21-24, con mi alto nivel de consideración.

 

 

ver más