Tanaka y Yankees blanquean a Astros 5-0, ahora lideran el ALCS 3-2

En la tarde noche del miércoles, el derecho japonés Masahiro Tanaka lanzó como la estrella que siempre fue prometida a los Yankees, Aaron Judge y Gary Sánchez batearon de la forma que lo hicieron durante toda la temporada, y el New York Yankees se puso a solo un triunfo de avanzar a la Serie Mundial 2017, por vez primera desde su título en la edición de 2009.

La victoria de 5-0 sobre los Astros y su estrella Dallas Keuchel, en el Juego 5, mueve la serie a Houston, en donde otro derecho, Justin Verlander, por los Astros, buscará nivelar el enfrentamiento, cuando este viernes se juegue el Juego 6 desde las 8:00 de la noche.

Con el triunfo, New York completó una, para muchos, improbable barrida en tres partidos de Houston en el Yankee Stadium, y extendió a 6-0 el écord en esta Postemporada para el elenco jugando en su patio. Cada vez que los Yankees inician una Postemporada con similar balance jugando en casa, terminan imponiéndose en la Serie Mundial.

Y no fue solo Tanaka, con su crecido pitcheo que mantuvo sin anotaciones a Houston por 7 entradas con 8 SO y solo 3 indiscutibles, sino los bates de Judge y Sánchez, quienes han venido a responder cuando el elenco más lo necesita. Ambos jugadores, que habían tenido un inicio para el olvido en los Juegos 1 y 2 de la serie combinándose de 14-1 con 8 ponches, desde su llegada a New York y en la remontada de su equipo en estos tres partidos, lo han hecho de 20-7 con 3 HRs y 11 impulsadas, resultando el motor ofensivo que el equipo necesitaba.

Los Yankees le habían dado a Tanaka una ventaja temprano en la segunda entrada, por doble de Starlin Castro y un sencillo al derecho de Greg Bird.

En el tercero, esta sería ampliada, cuando con Gardner en segunda Judge largó doble al izquierdo, un batazo que pasó cepillando la almohadilla y sobre el cual el tercera base Bergman poco pudo hacer.

En el quinto inning le tocaría a Sánchez, cuando con un out, Chase Headley dio sencillo y después del segundo out, Judge recibió pacientemente boleto. Sánchez entonces soltó cohete al izquierdo remolcando la tercera del elenco, anotada en las piernas de Headley. En la misma entrada llegaría la del 4-0, cuando Didi dio sencillo al centro y ya Keuchel estaba de más.

Keuchel, el hombre que mantuvo en un puño a New York en el Juego 1 de esta ALCS, esta vez no corrió igual suerte. Es cierto que segundas partes nunca fueron buenas, pero el zurdo, que posee un excelso control de la zona de strikes y col el cual confunde y domina a sus bateadores, esta vez fue víctima de la paciencia de la ofensiva de los Yankees, que pese a recibir 8 ponches, le conectó 7 indiscutibles, al menos cuatro de ellos con gran oprtunidad. Así lo resumió en una frase el propio Gary Sánchez, cuando expresó después del choque: “La clave es sencilla, y es no hacer swing a malos lanzamientos y cuando logras hacer contacto, trata de hacer buen contacto”. De esta forma Keuchel solo complete 4 2/3 de innings con 86 lanzamientos, marchándose con cuatro pesadas carreras limpias a su cuenta en un choque que de verdad resultaba crucial.

En el séptimo, el relevista Brad Peacock cargó con la última del partido, tras permitir cuadrangular en solitario de Sánchez por el izquierdo, batazo sobre una slider a 82.4 mph, pero que rompió en el mismo centro del plato.

Pero si la ofensiva de New York debe recibir crédito por la labor en estos tres juegos al Yankee Stadium, que decir de la salida de Tanaka este miércoles, no permitiendo a buenos bateadores como los de Houston elevar la pelota, generando 10 de los 21 outs por la vía de los roletazos, y otros 8 por la vía del ponche. Cuando el derecho entró en problemas, con sangre fría salió de estos, en el segundo inning dejó al cubano Yulieski Gurriel parado en tercera esperando remolque, después de que este había iniciado el inning con doble.

En el quinto, con hombres en primera y segunda y un out, el derecho colgó el cero llevándose por la vía del ponche a George Springer y Josh Reddick. Fue un icreíble trabajo, que lo coloca ahora con balance de 7-1 esta temporada lanzando en casa, y para el cual necesitó 103 lanzamientos.

Sin duda Houston no luce el equipo que salió como gran favorito en esta serie. El elenco, que no había estado en situaciones de tanta presión durante la temporada completa, está pagando el precio de jugar por solo segunda vez estas etapas. Ni Springer, Reddick – quien va de 17-0 en la serie -, Altuve, Correa y compañía, encuentran fórmula para el pitcheo rival. Los dos triunfos 2-1 en los Juegos 1 y 2 de la serie no dejaron un claro favorito, y con esa mentalidad el histórico elenco de New York llegó a casa. Ayer, Houston tuvo oportunidades pero nunca pudo concretar ante un inspirado Tanaka. Con corredores en posición anotadora el equipo se fue de 8-0, pero esto fue solo una muestra de lo que han hecho en general en toda esta serie ante un sólido pitcheo rival que los ha mantenido de 27-4 con corredores en posición de anotar.

Como dijimos, el Juego 6 será este viernes y para el mismo los derechos Justin Verlander, por Houston, y Luis Severino, por New York, se verán las caras, en lo que promote ser un duelo de velocidad increíble, entre dos de los brazos más poderosos de Las Mayores. 

 
Por segundo año consecutivo más de 20 cubanos en MLB
MLB: Chapman suspendido 30 juegos
CMB'2017: Chapman pudiera lanzar por Team USA
MLB: Chapman no cede con su velocidad
MLB: Chapman necesita mejorar su labor en New York
MLB: Chapman a la lista de lesionados
MLB: Los cubanos mejor pagados

ver más