¿Desventajas en la era de los refuerzos?: Tenemos solo 15 juegos de 1-0

Todos conocemos la principal razón de la disminución de los juegos de 1-0 desde 2013: Los refuerzos.

Desde que cada equipo adquiere fortalezas en su nómina para una segunda fase de la serie contra las mejores selecciones de la temporada, por supuesto que todo cambia. Las alineaciones se hacen más fuertes al igual que algunos cuerpos de lanzadores y configuraciones defensivas. Por lo tanto, hay que valorar esto en el béisbol cubano actual: Ver un juego con resultado final de 1-0 en esta era actual de los refuerzos es todo un lujo.

Luego del triunfo de Industriales por 1-0 sobre Las Tunas en su segundo partido de una doble tanda este martes, así estaban los resultados por la mínima diferencia en la historia de la segunda fase desde la 52 Serie Nacional:

Total de juegos por 1-0: 15.

De esos 15 partidos, lo más extraño es la irregularidad de los resultados de 1-0 por cada temporada. Vamos dar un paseo al récord de año por año desde 2013:

52 Serie: 4

53 Serie: 1

54 Serie: 4

55 Serie: 1

56 Serie: 4

57 Serie: 1

¡Mejor ritmo que ese, ni planificado! Aunque otro partido de 1-0 en la recta final de esta campaña podría romper el emparejamiento de las últimas cinco series durante la segunda etapa.

Total de juegos por 1-0 en 2017: 1.

Equipo más ganador en juegos de 1-0: Villa Clara con 3.

Aquí podemos agregar que hay cinco equipos con al menos dos éxitos por 1-0 desde 2013: Ciego de Ávila, Isla de la Juventud, Pinar del Río y Matanzas. Pero, además, en la actual etapa de refuerzos, la victoria de Industriales fue su primera por 1-0 en la historia. También, como escribí en el resúmen de la jornada de este martes, para los Leones fue el —¡increíble!— primer éxito por 1-0 en 156 decisiones contra Las Tunas, lo que no conseguía jugando en la carretera contra cualquier rival desde enero de 2010.

Después de revisar los resultados de partidos de 1-0 en la época de los refuerzos, vamos a darle una mirada a las cinco temporadas anteriores. Ahí vamos a contar solo los juegos cuando cada equipo pasó de las 45 decisiones, para compararlo en el mismo ritmo del rendimiento, pero sin refuerzos, claro está:

51 Serie: 9

50 Serie: 7

49 Serie: 5

48 Serie: 3

47 Serie: 1

46 Serie: 13

Hemos encontrado ahí un total de 38 decisiones por 1-0, más del doble de las 15 que tenemos en la actual era de los refuerzos. Durante la 47 Serie Nacional en 2008, Norberto González protagonizó el único partido de 1-0, venciendo a Ciro Silvino Licea. Sin embargo, en esa temporada se registró un 4.95 ERA general, el quinto peor desde 1997. Aunque, en comparación con las lechadas, esa fue la 15ta más baja de las últimas 20 temporadas con más blanqueadas.

El 5.30 ERA colectivo de la 48 Serie Nacional ha sido el más alto de la historia, incluso si sumamos el tiempo donde reinó el bate de aluminio. Y, aun así, en esa temporada se lanzaron tres partidos de 1-0 después de la primera mitad de la campaña. 

Luego del éxito de los Industriales este martes, así están las estadísticas de victorias por 1-0 en la historia de las Series Nacionales, después del juego 45 de cada equipo:

TEAM   Victorias por 1-0

HAB     21

CMG    19

IND      17

CAV     14

CFG     13

PRI      13

VCL     13

HEN     11

LTU     11

SCU     10

Los Azules ahora son terceros en la historia, detrás de los lanzadores camagüeyanos y los del Habana. Lo increíble aquí en lo individual es que José Ibar consiguió un (4-1) en esos partidos, superando en victorias a 17 equipos que consiguieron solo tres o menos. De la era actual, los Cazadores de Artemisa es el único conjunto que no ha ganado 1-0 en la segunda mitad de la contienda, ya que Leinier Rodríguez le ofreció el alivio a Mayabeque sobre Granma el 1 de abril de 2012.

A decir verdad, no tenemos cómo predecir juegos como estos. Pero lo cierto es que, en el presente, la baja del pitcheo y la adquisición de bateadores ha provocado la pérdida de ese arte de mantener la pizarra mínima en nueve o más innings. 

Tal vez para usted un juego de una sola carrera suene aburrido o estresante por no tener —en no pocas ocasiones— muchos batazos importantes, contar con varios ponches o escasas jugadas brillantes a la defensiva. Todo depende de su preferencia y lo que más le guste para mantenerse por gran tiempo atado al juego. Aunque, no cabe duda: La emoción de ver el final de un desafío 1-0 es bien excitante.

 

 
Campeón vuelve a caer, dos nocaos en la tarde
Campeón en deuda ofensiva, cae nuevamente ante La Isla
Campeón triunfa y evita una vez más barrida
Pinar en busca de la reacción
Cocodrilos blanquean a Cazadores
Resurgen los campeones

ver más