VI SN SUB-23 | Fortalezas, averías, jugador a seguir y posible breakout — Grupo D

Yirsandy Rodríguez

Por Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba | @Yirsandy

Abr 21, 2019

Una tendencia negativa que podemos apreciar en el Grupo D fueron los continuos problemas defensivos durante toda la temporada, con Granma (.960), Santiago de Cuba (.952) y Guantánamo (.944) combinándose para 219 errores y una defensiva promedio de .952. Pero esa no fue la única tendencia negativa del Grupo, pues también el pitcheo y la producción de carreras fue una explosión: Se anotaron 5.98 carreras por juego, una cifra combinada récord para la liga desde 2014.  

GRUPO D

Holguín

Holguín

Proyección de victorias: 20-16, según BaseballdeCuba project/STATS & INFO.

Principal fortaleza: En un equipo que presentará 14 novatos para esta temporada, todavía la ofensiva será el aspecto clave. Los Cachorros batearon .294/.383/.421 y produjeron 3.6 carreras por partido, con un trabajo especial contra los lanzadores zurdos: Le promediaron .400 y .986 OPS.

Mayor avería de 2018: Sin Rafael Sánchez, Yadier Rodríguez, Yeison Calzadilla y Uberleydis Estévez, la rotación de pitcheo podría ser un enigma. Es cierto que José Sánchez (4-5 en 2018, pero 1.3 WAR-P) todavía parece una buena pieza para encabezar la rotación, pero Joel Aguilera, Michel Cabrera y José Álvarez deben marcar la diferencia. Aguilera no fue sobresaliente en 2018, lanzando para 5.16 ERA, mientras Álvarez permitió un OPS bajo de .620, pero terminó con más bases por bolas (10) que ponches (8) en 17 ⅔ innings.

Jugador a seguir: Iván Prieto. El cátcher holguinero dejó registro récord de 35 empujadas en 2018, además de un OPS ajustado de 115 y .558 slugging con corredores en bases. En el equipo de este año, el aporte de Prieto será aún más clave, pues Jorge Peña —otro de los jugadores de impacto— no participará. 

¿Él puede volver a hacerlo?: Me encanta el enfoque de Noel González. En 2017, bateó solo .283/.364/.428, pero el año pasado tuvo una explosión sorprendente en el plato: Marcó 3.0 WAR-O, superando el 1.9 que tenía en sus anteriores 457 PAs. Pero esa no fue la única muestra de progresión de González, quien también se enfrascó en retocar su barra ofensiva: Bateó .400/.506/.562, solo 3 jonrones, pero 45 producidas y .402 BABIP. Si quieres comenzar a pesar cómo hizo todo eso y si puede volver a brillar en el plato, mira cada año el incremento en su OPS con corredores en bases: .434 (2015), .816 (2016), .904 (2017) y 1.136 (2018).

Granma

Granma

Proyección de victorias: 19-17, según BaseballdeCuba project/STATS & INFO.

Principal fortaleza: La rotación de pitcheo sorprendió con un gran trabajo. Lanzaron para 3.09 ERA con un bullpen a la altura esperada (3.52 ERA) que permitió solo .328 slugging. Otro dato revelador, fue que los relevistas de los Alazanes lograron el mayor porcentaje de salvamentos por cada juego finalizado (35.5%), asegurando los éxitos de un staff abridor que acumuló apenas 4 ⅓ innings de durabilidad. 

Mayor avería de 2018: El trabajo de la defensa fue un desastre, fildeando apenas para .960 de promedio con 63 errores en 40 juegos. Tampoco la ofensiva fue productiva, al promediar un pésimo .259/.376/.356 con corredores en bases.

Jugador a seguir: Miguel González. El infielder de los Alazanes promedió 1.2 WAR-O en 2018, con .343/.445/.414 después de 123 PAs, una línea ofensiva aceptable de contacto para un jugador de primer año. El BABIP de González fue de .358, promedio que demuestra parte de su habilidad, pero él tiene además un instinto atractivo para jugar béisbol: Siempre está buscando llegar a la base y correr, así que por esa razón tal vez terminó en 2018 con más deadballs (10) que incluso bases por bolas (9) y strikeouts (5).

¿Él puede volver a hacerlo?: El zurdo Darien Creach volverá a asumir la responsabilidad de la rotación de abridores. Creach fue un “crack” en 2018, con 7-3 en 10 aperturas (siempre con decisiones, algo que no se ve a menudo en esta categoría), cinco juegos completos y una efectividad de 2.04. También tuvo un buen promedio, permitiendo esta pobre línea de la oposición .179/.284/.279 y .564 OPS, pero un detalle ahí tal vez se encuentre oculto: Su descontrol le pasó factura, con esas 30 bases por bolas en 66 ⅓ innings —esa fue la clave para no calificar con un FIP superior a 3.34—. 

Santiago de Cuba

Santiago de Cuba

Proyección de victorias: 23-13, según BaseballdeCuba project/STATS & INFO.

Principal fortaleza: El poder y la velocidad de su alineación. En 2018, las Avispas ganaron prácticamente todas las categorías ofensivas más importantes del juego: Fueron el único equipo que anotó más de 4.0 carreras por partido (4.8), más de 70 extra bases (75) y casi batean 250 hits (247). También recibieron 21 bases por bolas (157) más que sus strikeouts (116) y terminaron como el único team con un OPS colectivo superior a los .900 (.919) con corredores en base. 

Para 2019, no van a tener ese mismo equipo ofensivo, pues Santiago Torres y Patrick Meriño (quienes empujaron 45 carreras) ya no estarán. Sin embargo, aún se puede percibir el talento joven, cuando ves a Carlos Monier y Uber Mejías. Monier es un outfielder de un talento impresionante, que viene de promediar 1.089 OPS en su último año como juvenil (2018), además de un valor de 12 bases robadas y 28 remolques en 34 juegos. Y, Mejías, en ese mismo equipo de Monier, registró 8-2, 2.01 ERA y un adelanto de su bola rápida en desarrollo con 39 strikeouts en 44 ⅔ innings.

Mayor avería de 2018: La defensiva fue decepcionante, con 72 errores que costaron 49 carreras sucias en 39 juegos. Al final, Santiago de Cuba ganó 24 desafíos y se quedó a dos partidos de clasificar por encima de Las Tunas.

Jugador a seguir: Marlon Serrano. Imagínate, ¿qué tan buena podría ser una temporada de 44 RBIs con 53 hits? ¡Genial! Así fue el año de Serrano, quien promedió esta línea de .363/.404/.507, una explosión que lo ayudó para producir 62 carreras en apenas 162 PAs. 

¿Él puede volver a hacerlo?: Estamos esperando que Carlos Font por fin pueda sorprendernos con un rendimiento estable. Él posee una bola rápida que puede dominar en la liga, pero su desenfoque en la pasada 58 Serie Nacional vuelve a colocarlo en nuestra zona de dudas: Lanzó para 3-3, 6.25 ERA y permitió .808 OPS, con una cifra idéntica de strikeouts y bases por bolas (29). 

Guantánamo

Guantánamo

Proyección de victorias: 10-26, según BaseballdeCuba project/STATS & INFO.

Principal fortaleza: Aquí no hay fortalezas para ser contendientes. Guantánamo ha sido el último lugar en 4 de las 5 ediciones del Sub-23 y el año pasado perdieron 32 de 40, con una cifra altísima de 317 carreras permitidas.

Mayor avería de 2018: Fueron pésimos en todos los aspectos de juego, con una ofensiva general de .251 y .190 contra lanzadores zurdos. A la defensiva, cometieron 84 errores en 40 juegos —2.1 por partido— y cerraron con promedio de .944. ¿Te imaginas a sus lanzadores, verdad? 7.08 ERA general y un bullpen de 7.33.

Jugador a seguir: Pedro Reville. En 2018, Reville acumuló 1.5 WAR-O, gracias a un wOBA de .402 y 38 carreras producidas. Bateó dos jonrones en 145 PAs, la misma cifra que logró el resto del equipo en 1277 PAs combinadas. Reville puede mejorar aún más aunque se ponchó 21 veces y caminó solo 14, pero eso será si logra pulir sus agravados problemas contra zurdos: Le bateó solo .167, con una tasa de 27.8% K.

¿Él puede volver a hacerlo?: Leodanis Brooks va a sorprender a medida que mejore su contacto. En 2018, lideró el equipo con 23 remolcadas, pero aún su BABIP de .264 te muestra el lado débil de su contacto. Otro detalle interesante aquí también te expresa el impacto de Brooks: Bateó apenas .221 con corredores en bases y empujó 23 carreras. Entonces, ¿qué podría lograr si mejora su enfoque cuando encuentra hombres en bases? Esta temporada podríamos saber.

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol!

 

ver más