El Sitio Web del Deporte Nacional de Cuba
III Clásico Mundial de Béisbol: Perspectivas del Cuba









por Ray Otero

Enero 15, 2013

En menos de 24 horas la Federación Cubana de Béisbol se dispondrá a anunciar un total de 28 jugadores para un roster provisional de cara al III Clásico Mundial, a iniciarse el venidero 2 de Marzo, y en el cual muchos jugadores sorpresas pudieran verse incluídos.

Los lanzadores derechos Vladimir García (izquierda) y Yadier Pedroso, parecen dos seguros pilares en el elenco cubano al III CMB'2013.
Las reglas del torneo para esta tercera edición no indican que los hombres anunciados para esta fecha sean los mismos que deberán aparecer en el roster final, al menos esto con Cuba sucederá debido a los constantes cambios que habitualmente la Federación Cubana realiza al respecto. En el caso de otros países no es así, basta mencionar que encontrar la disposición de un total de jugadores para el torneo resulta a veces harto difícil, luego apenas una Federación logre la disponibilidad de sus al menos 27 jugadores, pues el roster es difícil sufra variaciones.

Como detalle algo no debemos obviar, el reglamento estipula que al menos un total de 13 lanzadores deben formar parte de cada elenco nacional, con 14 siendo lo recomendado por el Comité Organizador.

Pero si nos concentramos en el caso Cuba, para esta nueva edición del torneo mundialista la cosa ha tomado ribetes diferentes.

Los dos primeros Clásicos Mundiales vieron a Cuba no sufrir en cuanto a hombres a llevar en su nómina. Muchos nombres sobraban por cada posición y pese a que el trabajo resultaba harto difícil a la hora de seleccionar a alguien, a la vez la tarea resultaba alagadora al disponer de mucho talento en las diferentes áreas de juego.

El 2006…

En el 2006 Cuba aparecía en la primera edición mundialista quizás con su mayor debilidad en el área del pitcheo, en donde varias figuras jóvenes aparecían en los nombres de Luis Borroto, Yadier Pedroso, Norberto González, Jonder Martínez, Yulieski González, Yunieski Maya, Yadel Martí, Deynis Suárez, Vic Odelín, Maikel Folch y sobre todo con la ausencia de un caballo de batalla como Norge Luis Vera, considerado por muchos el mejor pitcher de Cuba en aquel momento. Solo tres experimentados con ribetes de consagrados hacían acto de presencia, los derechos Ormari Romero y Pedro Luis Lazo y el zurdo Adiel Palma. Otro zurdo, el cienfueguero Yosvany Pérez, aparecía en el roster pero no poseía el “background” necesario para ser considerado de peso en el elenco, la prueba fue que solo una entrada lanzó en todo el torneo y se marchó con un 27.00 de PCL. Pero no sería el único. Cuba se apareció con 14 lanzadores de los cuales 8 no trabajaron ni siquiera 5 entradas. Al final todos los veteranos cumplieron su labor en menor o mayor manera, mientras solo dos hombres de aquella pléyade de jóvenes lanzadores, Vic Odelín y Yadel Martí, hicieron estragos en los rivales con Martí siendo eje fundamental de algunos triunfos de Cuba.

Como en el 2006 el veterano Michel Enríquez debe mover al estelar Yulieski Gourriel a segunda base y de paso solidificar el cuadro de Cuba.
Ofensiva y defensivamente los cubanos se veían sólidos. Encabezados por un veterano estelar como el receptor Ariel Pestano y además con la presencia de hombres establecidos como Michel Enríquez, Frederich Cepeda, Osmani Urrutia, Yoandry Garlobo, Carlos Tabares y Eduardo Paret, y con jóvenes promisorios y talentosos como Yulieski Gourriel, Alexei Ramírez , Leslie Anderson entre otros, la realidad indicaba que el elenco nacional se veía mucho más compacto en las demás áreas de juego y que contaba con algo grandemente a su favor, el factor sorpresa de enfrentar por vez primera a jugadores de este calibre, sobre todo con un amplio historial internacional que los tenía con todos los títulos posibles del planeta hasta ese mismo torneo. Al final el segundo lugar obtenido por los nacionales fue la combinación de muchos factores, pero si quedó claro que los cubanos, como elenco nacional y pese a que se intent dejarlos fuera, tenían mucho más que ofrecer que incluso otros conjuntos con mucho más renombre - $$$$ - en cuanto a hombres en sus nóminas.

El 2009…

Tres años más tarde la versión del 2009 creó mucha expectativa entre nacionales e internacionales sobre la actuación del elenco nacional de la isla. Cuba venía con su imágen algo deteriorada después de caer en las finales de la Copa Mundial del 2007 y los Juegos Olímpicos del 2008, pero poseía nuevamente un roster plagado de talentosos jóvenes y otros con ya experiencia en estas lides y tres años más de veteranía en la escuadra nacional.

El pitcheo seguía siendo el Talón de Aquiles del conjunto pese que al final sería la ofensiva y la falta de garra la que echaría por el suelo una mejor actuación del elenco criollo.

De los lanzadores dos colosos presentaba Cuba con la presencia de Norge Luis Vera y Pedro L. Lazo en la nómina. Ambos derechos resultaban de lo mejor y más completo de Cuba del momento e históricamente y no defraudarían a sus seguidores con sus actuaciones durante el torneo. Una joven figura buscaba crearse un puesto de prominencia con el equipo, era el derecho Yunieski Maya, quien poseía recurzos suficientes al estilo Yadel Martí del 2006, como para lidiar con elencos de porfía mayor como el mismo campeón Japón. Entre todos resultaba también de prominencia la presencia del joven lanzallamas zurdo Aroldis Chapman, un lanzador con una recta eléctrica sobre las 100 millas pero que de pitcheo aún desconocía casi todo. Al final los cubanos aparecían con muchas dudas en su cuerpo de lanzadores. A la pregunta de cuál era en realidad, de aquellos nombres en el roster, el lanzador en que Cuba pudiera confiar para un partido decisivo desde la lomita, pue solamente los nombres de Vera y Lazo salían a relucir. Y así mismo fue. Cuando Cuba jugó un partido de vida y muerte ante México en San Diego, estos dos hombres fueron los encargados de preparar las maletas de los de la tierra del Mariachi. Pero dos partidos decisivos en la línea y ante Japón eran mucho pedir para un cuerpo de lanzadores con más dudas que certeza. Así, Cuba jugó el II CMB en búsqueda de una sorpresa en su cuerpo de lanzadores al estilo 2006 pero que en realidad nunca llegó. El elenco cayó derrotado dos veces por el al final campeón del torneo, Japón, pero los hombres encargados de lanzar ante los asiáticos no tenían en realidad nada que hacer ante los mismos, Chapman y Maya.

No importa como esté en la temporada cubana actual, pero Rusney Castillo resulta un "All-Around" que no debe ser desestimado para el elenco cubano.
Por demás, la ofensiva cubana lució inexperta ante un pitcheo acostumbrado a nombres de renombre de su propia liga profesional. Japón blanqueó a Cuba dos veces en ruta hacia el campeonato y esa fue la historia que al final el elenco nacional se llevó de su paso por el II CMB.

¿Qué nos espera en esta edición 2013?

Para el 2013 la situación, señalo nuevamente, luce más compleja que nunca. Sin comenzar por el siempre complicado pitcheo, remitámonos al cuadro y los jardines para ver hoy por hoy quiénes deben estar entre los 14 hombres que Cuba lleve al torneo en estas áreas, considerando por demás que los nacionales se aparezcan con solo 13 lanzadores.

En la receptoría por favor no nos llamemos a engaños, en los últimos 4 años y hasta un poco más, Cuba no ha podido formar un receptor a la altura del villaclareño Ariel Pestano, y esto no se hará en menos de dos meses. Muchos argumentarán que Pestano resulta un veterano en completa picada pero la realidad indica que todavía en Cuba nadie usa la mascota detrás del “home plate” como él, ni tampoco tiene lo necesario para dirigir un cuerpo de lanzadores como lo hace el veterano de 38 años. Es cierto que la culpa de no formar hombres es en gran parte de la misma Comisión Nacional de Béisbol de Cuba, pero el talento falta y en las salidas de muchos conjuntos al exterior se les ha dado oportunidad a otros hombres como el muy anunciado en estos días, el tunero Yosvany Alarcón, y a decir verdad, Alarcón solo batea el pitcheo de Cuba pues internacionalmente en las oportunidades recibidas ha dejado mucho que desear, por no hablar de su pésima defensa detrás del plato. De golpe y plano me quedan tres hombres, Eriel Sánchez, Yorkis la Rosa y Frank Camilo Morejón. Si Cuba decide llevar tres receptores – no lo creo necesario – ofensivamente Eriel entraría con La Rosa y Morejón discutiendo el puesto en la parte defensiva, pero de ser solo dos puestos pues Eriel Sánchez parece el más indicado en hacer su regreso al elenco nacional cubano, sobre todo por su barraje ofensivo actual en el torneo cubano y su experiencia.

Por ahora, sin discusión alguna, el cuadro del Cuba debe tener nombres como los del cienfueguero José Dariel Abreu en la primera almohadilla, Erisbel Arruebarruena en el campo corto y Yulieski Gourriel en la tercera base. De hecho Gourriel junto al lanzador Freddy Asiel Alvarez, resultan los dos únicos hombres por Cuba que de seguro veremos vistiendo la franela nacional en Marzo, pues ambos fueron sembrados desde el pasado diciembre en la reunión de elencos en Nashville, Tennessee.

Un gran vacío ha dejado para el elenco la lesión del santiaguero Héctor Olivera, por lo que esta área resulta una de las que el alto mando cubano debe llenar lo más rápido posible. Dos alternativas se presentan interesantes. La primera sería asignar a un inexperto internacionalmente en esta posición como por ejemplo el joven debutante Andy Ibáñez de Isla de la Juventud, quien viene luciendo bien en esta campaña, o en su defecto el matanceero José Miguel Fernández, también de excelente campaña, o de lo contrario colocar a un hombre más fogueado como ha sido el Azul Juan C. Torriente, pero con una pésima temporada arriba y sin mucho demostrado en sus actuaciones con el elenco cubano. A mi modo de ver las cosas, creo yo sería más simple, repetiría la fórmula del 2006 dándole el guante en la tercera base a un probado Michel Enríquez, quien además viene rindiendo nuevamente a su altura este año y resulta uno de los terceras bases más defensivos de la pelota cubana, y de paso pasar a la segunda base al consagrado Yuli Gourriel. ¿Jóvenes?, claro que si, y en este caso un Ibáñez, Fernández o Yurisbel Gracial – este último para la tercera - serían la adición perfecta, con un torpedero extra en caso de lesión que bien pudiera ser el holguinero Yordan Manduley aunque todavía no entiendo el lado dado en años recientes al ex-titular de la posición, el avileño Yorbis Borroto.

Mi voto va nuevamente para el zurdo de Artemisa Yulieski González en el rol de abridor con el elenco cubano.
Los jardines no presentan mucho debate con posiblemente seis hombres a enlistarse. Ya sabemos que Alfredo Despaigne, Frederich Cepeda y Alexei Bell tienen su puesto casi seguro, pero ¿quiénes serían los demás jardineros? La disputa es grande y habría que ver si la CNB se decide por la preponderancia de jardineros zurdos o derechos, de todos modos en la lista de candidatos están el avileño Rusney Castillo – de pésima temporada actual – los matanceros Guillermo Heredia y Ariel Sánchez, el capitalino Yasmani Tomás y el guantanamero Giorvis Duvergel. De Castillo la ventaja es que ha resultado el titular de Cuba en los últimos torneos internacionales, mientras que a favor de Heredia y Tomás están su juventud y por lo contrario Duvergel ofrece experiencia de selecciones nacionales anteriores y un bate zurdo siempre de importancia. Ariel Sánchez es el actual líder en hits en la temporada cubana y su bateo del lado opuesto de la caja puede ser relevante para la causa cubana. De decidirme quiero a Castillo – por su bate y explosividad -, Sánchez – por su velocidad - y Tomás – por su fuerza -, en mi roster final.

De los lanzadores un total de 13 hombres aparecerían en mi roster y pese a pequeñas diferencias no creo los nombres muy lejos estén de los que a continuación señalo.

Un hombre como el derecho Freddy Asiel Alvarez aparece de por si confirmado, Freddy debe ser uno de los abridores de cabecera del conjunto, pero para una serie como la del Clásico otros dos abridores de puntería necesitaría el elenco. Aquí vienen a mi mente los nombres de Vladimir García y Yadier Pedroso aunque varias interrogantes habrá que responder primero. El derecho Pedroso ha sido mencionado en círculos beisboleros cubanos como el próximo Pedro L. Lazo del relevo en el equipo nacional, de ser así y descontando la lesión que el artemiseño ha tenido desde fines del pasado año que abre una gran interrogante, su puesto para este rol parece seguro. ¿Quiénes entonces pudieran asumir el rol de tercer abridor?. Hay varias alternativas, pero si los técnicos cubanos se inclinan por un zurdo, no creo mejor opción en el artemiseño Yulieski González, con experiencia en lides internacionales incluyendo los dos Clásicos anteriores, pero además, solo alejado del Cuba por la mala suerte de haber caído en un elenco sotanero como Artemisa en nuestros torneos cubanos. De ser derecho pues hay dos nombres que resaltan en Odrisamer Despaigne e Ismel Jiménez. Para muchos Despaigne todavía necesita madurar mucho en la arena internacional y este Clásico pudiera ser la oportunidad perfecta para mostrar de verdad cuán bueno es fuera de Cuba, por su parte Ismel viene de una campaña formidable pero además, resulta uno de los más consistentes lanzadores cubanos de los últimos tiempos y bien pudiera recibir el voto a favor.

Dejaría entonces un grupo mixto para los relevos, de los largos pienso entre ellos cabrían perfectamente el zurdo isleño Wilber Pérez – un gran premio a una gran campaña y hay que aprovechar su momento -, el derecho santiaguero Danny Betancourt, el también derecho Erlis Casanova y el avileño de la misma mano Yander Guevara. De relevos cortos pues prefiero tener al cabeza de este grupo, el zurdo cienfueguero Norberto González, junto al rápido derecho guantanamero Alexander Rodríguez. Tres hombres se encargarían de preparar el terreno al cerrador o al menos lanzar una entrada y algo más, me refiero al derecho holguinero Pablo Millán Fernández y el zurdo tunero Darien Núñez. Como dijimos, de cerrar Pedroso debe estar a cargo, si el alto mando cubano no le da uso de abridor. De ser así entonces Pablo Millán tendría que asumir a sus 21 años la difícil labor de asegurar los triunfos del Cuba a este nivel, algo que no veo todavía posible, o en su defecto el guantanamero Alexander Rodríguez bien pudiera hacerse de la labor.

Como ven he tratado de exponer mis puntos de vista a pocas horas de que Cuba anuncie una preselección que sin duda alguna diferirá de lo expresado por mi aquí, pero que además, tendrá algunos más cambios antes que el 2 de Marzo la voz de A Jugar se de en el Fukuoka Yahoo Dome de la ciudad de Fukuoka, Japón.



Ray Otero es columnista en Español y director del sitio www.baseballdecuba.com, y ejerce su labor junto al reconocido escritor norteamericano y columnista en Inglés, Peter C. Bjarkman y un colectivo de autores que incluye al escritor Fernando Rodríguez y los periodistas Jesús S. Valmaña y Yasel Porto.