• Yirsandy Rodríguez

De 3B a 1B: La maestría defensiva de Yuli Gurriel se une a la grandeza de su legado



Desde la primavera de 2017, hubo un gran movimiento que experimentaron los Astros de Houston y rápidamente captó gran atención: Luego de pasar una vida entera de béisbol por más de 15 años y 1,500 juegos en la “esquina caliente”, Yuli Gurriel comenzaba a asumir el reto de convertirse en un primera base titular en Grandes Ligas.


De una esquina a la otra del infield, la perspectiva y el margen de error para un fildeador cambian completamente, pero los Astros necesitaban asegurar una posición para ubicar a Yuli Gurriel como titular. Aquel infield que Houston comenzó a diseñar en 2017, durante cinco temporadas ha sido una de las formaciones defensivas más espectaculares de las Grandes Ligas, con Alex Bregman (3B), Carlos Correa (SS), José Altuve (2B) y Yuli Gurriel (1B).


En Cuba, Yuli se desempeñó la mayor parte de su carrera jugando en tercera base, pero también defendió la intermedia por varios años. Su experiencia fuera de esas posiciones fue pasajera, aunque jugó en el left field y más de 50 innings como torpedero en su antepenúltimo año en el Campeonato Nacional Juvenil (2001) con Sancti Spíritus. Sin embargo, incluso aunque Yuli Gurriel fue el segunda base del Todos Estrellas en el I Clásico Mundial de Béisbol 2006, y se destacó como un antesalista de élite durante sus 15 Series Nacionales, nada se comparaba con el desafío de comenzar a dominar cada secreto en su nueva posición.


De algún modo, Yuli tenía varias ventajas: Como antesalista a los 33 años, su brazo y la capacidad de cobertura se habría visto expuesta a un mayor reto al nivel de MLB. Sí, eso quiere decir que había altas probabilidades de que mermaran sus potencialidades defensivas como antesalista regular, nada inesperado cuando un jugador cruza la línea de los 35 años. En primera, la mayor parte del desempeño de Yuli sería atrapando tiros de sus compañeros del infield, sin olvidar el resto de las jugadas y mecánicas defensivas en diferentes situaciones de juego. Aun así, estaba claro que cubrir la inicial no se presentaba como un alto reto para Yuli Gurriel, pero convertirse en un aspirante al Guante de Oro en tan poco tiempo ha sido un admirable paso de avance.


“Trabajó fuerte cada día”, dijo el manager de los Red Sox, Alex Cora, recordando su experiencia con los Astros en 2017. “Recuerdo que para incentivar su trabajo diario, a veces atrapaba rodados en ambas posiciones, primera y tercera, hasta que comenzó a tomar más confianza”.


Yuli Gurriel cerró con aceptables calificaciones defensivas tras terminar su primer año como titular en 2017. En 1,109 ¹/₃ innings jugando la inicial, fildeó el 82% de las 172 bolas puestas en juego por su posición y registró (+1 DRS) una carrera salvada a la defensiva. Aun así, la transición de Yuli al otro lado del infield a sus 33 años, exigía un gran trabajo, que fue coronado este sábado 7 de noviembre de 2021, tras recibir el primer Guante de Oro en su carrera.


El premio es el primero de un inicialista cubano desde que Rafael Palmeiro coleccionó tres Guantes de Oro entre 1997 y 1999, y apenas el segundo de un inicialista de los Astros en los últimos 27 años—Jeff Bagwell ganó el anterior en 1994—. ¿Notable, verdad? Pero aquí viene mi “nota” histórica favorita: Ningún otro jugador en la historia de MLB había sido premiado con un Guante de Oro por primera vez a sus 37 años.


Sí, ninguno. Y sabemos que Yuli Gurriel no es el típico jugador de 37 años con una década de experiencia al más alto nivel del béisbol, sino todo lo contrario: Porque ha ganado el Guante de Oro tras casi 2,000 partidos jugados en toda su carrera durante 19 años. ¿Y qué es lo más sorprendente? Que la posición donde ganó su primer Guante de Oro este sábado, había sido totalmente inexplorada para Yuli Gurriel hasta hace sólo 552 juegos.


Mi tío Beto—Almendarista hasta la médula—, uno de los principales impulsores de mi pasión beisbolera desde pequeño, me insistía: “Nunca digas que algo es increíble, si no es realmente ‘increíble’”, y siempre medité sobre lo que intentaba decirme, porque pensar en cosas increíbles me encantaba.


Pero ahora tengo que decir: ¡Este desempeño de Yuli Gurriel ha sido realmente increíble!


¡Felicitaciones por el premio!


—A continuación, disfrute el listado de todos los premiados en ambas Ligas:

LIGA NACIONAL

PRIMERA BASE Paul Goldschmidt, Cardenales

SEGUNDA BASE Tommy Edman, Cardenales

SHORTSTOP Brandon Crawford, Gigantes

TERCERA BASE Nolan Arenado, Cardenales

JARDINERO IZQUIERDO Tyler O'Neill, Cardenales

JARDINERO CENTRAL Harrison Bader, Cardenales

JARDINERO DERECHO Adam Duvall, Marlins / Braves

RECEPTOR Jacob Stallings, Piratas

LANZADOR Max Fried, Bravos


LIGA AMERICANA

PRIMERA BASE Yuli Gurriel, Astros

SEGUNDA BASE Marcus Semien, Azulejos

SHORTSTOP Carlos Correa, Astros

TERCERA BASE Matt Chapman, Atléticos

JARDINERO IZQUIERDO Andrew Benintendi, Royals

JARDINERO CENTRAL Michael A. Taylor, Royals

JARDINERO DERECHO Joey Gallo, Rangers/Yankees

RECEPTOR Sean Murphy, Atléticos

LANZADOR Dallas Keuchel, Medias Blancas





La inevitable rivalidad: Matt Olson vs. Yuli Gurriel


Desde que escribí mi última historia en la Serie Mundial, he estado haciendo lo posible por contestar todos los correos que amablemente me han llegado agradeciendo nuestra cobertura en BaseballdeCuba y los envíos de mi Boletín en Substack—aquí puedes suscribirte—. Y entre ellos, el usuario CJ Corporán me dejó una interesante pregunta: ¿Quién era el verdadero favorito para ganar el Guante de Oro de la Liga Americana este año? ¿Matt Olson de los A’s, o Yuli Gurriel de los Astros?


Cuando Corporán me escribió, rápidamente me percaté de que no era una pregunta sarcástica, aunque en su foto de perfil se apreciaba una gorra de los Atléticos. Así que entendí su (¡queja!) pregunta. Y, ¿sabes qué?... de alguna manera estábamos meditando sobre el mismo punto.


Definitivamente, había algunos argumentos de ambos lados que nos esperaban para confrontar. En primer lugar, es bueno recordar que, en no pocas ocasiones, los favoritos de algunas posiciones también terminan sin ser premiados con el Guante de Oro. Y este podría haber sido uno de esos años. La principal razón, obviamente, es que Olson sí sobresalía como un claro favorito en la posición número “3”, antes y después de la temporada.


Cuando comenzó la primavera, Olson lucía varias de las métricas más espectaculares entre los inicialistas proyectados para ser titulares en la Liga Americana durante 2021: 1) Ninguno lo superaba en proyección de DRS. 2) Había ganados dos Guante de Oro en los últimos tres años (2018 y 2019). 3) Lideraba entre los inicialistas con +6 Carreras Prevenidas y +8 OAA (Outs Above Average).


Olson se ha destacado sobre todo por su habilidad cubriendo dos aspectos determinantes para poder brillar en la posición menos valorada del infield: Su capacidad para cubrir un gran rango, ante bateadores derechos y zurdos, en las profundidades del diamante y hacia la línea. Sus OAA de +3 y +5 cuando los bateadores derechos y zurdos conectan hacia su posición, respectivamente, sólo han sido superados por magos del primer cojín como Paul Goldschmidt y Anthony Rizzo.


Esa gran dualidad ha marcado el potencial defensivo de Olson, siendo suficiente también para liderar en DRS (+6) y OAA (+1) entre inicialistas calificados en la Liga Americana durante la pasada temporada. Buena parte de ese pedigrí de Olson, supera por un pequeño margen el trabajo defensivo de Yuli Gurriel, quien realmente mostró ciertas curvas de regresión en 2021.


Aunque sigue siendo un defensor por encima de la media en MLB, durante la temporada de 2021, importantes métricas de Yuli sufrieron notables decesos en comparación con su mejor año, hace un par de campañas en 2019. Es cierto, subió su registro de OOZ (Outs fuera de la zona) y lideró la liga (37), pero esa tendencia tiene mucho que ver con su eficiencia fildeando cuando los Astros implementaron “shifts”. El porcentaje de 82.0 capturas de batazos en 2021 fue el peor de su carrera en temporadas calificadas (2017-2021), y terminó en el 16to puesto de OAA entre primeras bases de ambas ligas.


El salto de 2017 a 2018 no resultó el de mayor avance defensivo para Yuli Gurriel, sino el nivel alcanzado en 2019, cuando acumuló +7 DRS y capturó el 89.1% de las pelotas bateadas hacia su posición. Sin embargo, aquel año Olson ganó su segundo Guante de Oro. Y, bueno… tal vez Yuli pudo haber corrido con mejor suerte. De cualquier manera, y no intento decir que sucedió esta vez a su favor, el trabajo de Yuli Gurriel fue uno de los mejores entre los inicialistas de la Liga Americana este año.


Entonces, ya sabes: Olson 2 GG, Gurriel 1 GG. (Espero que Corcorán haya quedado complacido.)



De ‘Minnie’ a Gurriel


El Premio de los Guantes de Oro tiene 64 años de creado, y esto es lo que deberías saber:


¡Orgullo cubano!: Minnie Miñoso fue el pionero de los peloteros cubanos, luego de ganar el Guante de Oro como outfielder en 1957. Junto a él, también fueron premiados los legendarios Willie Mays (12) y Al Kaline (10), quienes se combinaron para coleccionar 22 premios. Después de aquella primera edición, la entrega de Guante de Oro se expandió a ambas ligas y Minnie Miñoso ganó los honores en 1959 y 1960, convirtiéndose en el primer cubano con múltiples premios en MLB.


Espera un noviembre emocionante: Ya sabes que Yuli Gurriel ganó su primer Guante de Oro a los 37 años, pero también su primer título de bateo. No creo que pueda obtener el Bate de Plata esta campaña, aunque… ¿será un candidato para ganar el Regreso del Año? Podría ser.


¿Quién será el próximo cubano ganador del Guante de Oro?


Mientras escribo, esa pregunta me hace recordar la cita del ex compañero de equipo de Palmeiro, Mark Grace: “Es un jugador completo. Cuando fue a Texas, no había jugado mucho en la primera base. Se convirtió en un muy buen primera base. Eso es lo que lo convierte en un miembro del Salón de la Fama en la primera boleta para mí: puede brillar en el plato y en el campo”.

Al nivel de Grandes Ligas es bastante difícil predecir el futuro de un jugador por muchos factores. Desde el desafiante impacto de la competitividad hasta la siempre difícil capacidad de los jugadores para mantenerse sanos y rindiendo, las carreras de longevidad se hacen cada vez más impredecibles. Luis Robert, Adolis García, Randy Arozarena y Lourdes Gurriel lo tienen todo para brillar: Juventud y cierta experiencia acumulada en MLB, suficiente talento y muestras de que pueden seguir avanzando en todos los niveles de su juego. En cambio, eso no quita que, cuando nos giramos para ver a Yuli Gurriel dentro del campo, se alejen las probabilidades de verlo obtener otro Guante de Oro.


No sabemos quién será el próximo Rafael Palmeiro, Zoilo Versalles, Rey Ordóñez o Minnie Miñoso, pero definitivamente hay suficiente talento cubano para sorprender. Y, entre todos los activos, la maestría defensiva del más veterano, Yuli Gurriel, de 37 años, demostró que la edad no es un obstáculo cuando sobra el talento.


(Foto: Yuli Gurriel/Getty Images)