• Yirsandy Rodríguez

De regreso al show: ¿Cómo Yordan Álvarez está reencontrando su swing de élite en el plato?



El bate de Yordan Álvarez otra vez está ardiendo.


“Air Yordan” golpeó en la noche de este jueves su 14to jonrón de la temporada, para abrir el marcador en el cuarto inning antes de que los Astros de Houston vencieran por 7-2 a los Indios de Cleveland en Progressive Field.


En cuenta de 2-1, Yordan destrozó una sinker de 92 mph del diestro J. C. Mejías, y esta fue la explosión que provocó con otro swing aniquilador:

La persistencia de Mejías disparando consecutivamente tres sinkers en sus pitcheos 60, 61 y 62 del juego, derivó en ese impresionante batazo de Yordan a 446-ft entre right y center. ¿Pero sabes qué nota resultaba la más sensacional? Independientemente de que el jonrón era el 13er batazo registrado a más de 400-ft de distancia según StatCast, la gran noticia fue el récord de velocidad de salida en esta temporada: ¡116.4 mph!


Sí, la astronómica línea del número “44”, se convirtió en la conexión que más rápido ha sido despedida de su bate en esta primera mitad de campaña. Antes del juego, ese récord personal de Yordan era el sencillo a 115.6 mph que le sonó a Nathan Eovaldi de los Red Sox el pasado 6 de junio. Y en cuanto a pies recorridos, el jonrón calificó como el séptimo de Yordan esta temporada a más de 420-ft, pasando al tercer puesto de su ranking: El flyball que encabeza el Top-13 a más de 400-ft, lo golpeó a 451-ft el pasado 8 de junio contra Matt Andriese de los Red Sox.


Antes del jonrón de este jueves, Yordan había fallado con un rolling que taladró el infield de Progressive Field a 95.5 mph. ¿Después del estacazo de vuelta completa? Bueno, los Indios de Cleveland enderezaron el plan estratégico y fueron más cuidadosos, lanzándole par de boletos al slugger cubano.


Tras irse de 2-1, ahora Yordan ha bateado al menos un hit en 50 de sus 69 partidos con los Astros este año, y se ha embasado en 59 de ellos. Ese rendimiento no era exactamente el breaking a resaltar en su espectacular show de bolas puestas en juego esta temporada, ya que comenzó la jornada de jueves exhibiendo una imponente línea de barra ofensiva de .298/.365/.519.


Tampoco las cifras de jonrones (14) y RBIs (51) sonaban poco familiares para un hombre que cruzó el calendario de junio reventando las bolas rápidas de Grandes Ligas, a ritmo de lucir .724 slugging, .379 ISO y un jonrón cada 10.4 visitas al rectángulo de bateo. Sin embargo, rozando una vez más los persistentes “resultados verdaderos”—jonrones, ponches y boletos—, he aquí el punto de inflexión a destacar de Yordan en la noche de este jueves: Sus dos bases por bolas.


¿Cuál es la razón? ¡Sígueme ahora!, porque ese par de caminatas han sido más peculiares de lo que probablemente imagines. Si das valor al significado de muestras pequeñas como las que te presentaré a continuación, entenderás el impacto del par de boletos de Yordan este jueves:


Juegos de multi-base por bolas


Con 288 apariciones en home acumuladas antes de este jueves: ¡Un solo partido!


Este jueves: ¡Su segundo en 69 juegos este año!


¡Y ahora qué crees! ¿Casual? Quizás dirás que ‘probablemente’, pero hay más contexto sin precedentes: En toda la campaña, Yordan nunca obtuvo dos boletos en un partido donde consiguió al menos un jonrón. ¡Nunca, sólo este jueves! Por esa razón, su enfoque más reciente en el plato revela tendencias diferentes a la ansiedad que mostró durante abril y mayo en cada partido donde logró sacar la pelota del parque:


Tasas de bases por bolas en cada mes


Abril: 3.7%

Mayo: 2.3%

Junio: 13.4%


¡Correcto! ¡Su disciplina en el plato durante junio no fue casual! El cambio de Yordan durante esos 28 juegos del mes pasado fue impresionante: Obtuvo al menos un boleto en la mitad de ellos. Aun así, trabajando para aumentar su tasa de swing en la zona de strike, que califica como la octava más baja entre bateadores calificados de MLB (61.5%), Yordan produjo seis jonrones y 24 RBIs. De abril a mayo, acumuló siete jonrones y 26 RBIs, con sólo cinco bases por bolas: En junio triplicó esa cifra, obteniendo 16 boletos.


Sí, la clave del giro estuvo en su disciplina en el plato, incluso aunque Yordan siguió enfocándose en golpear extra bases y producir carreras para los Astros de Houston. Es cierto que acumular altos conteos también derivó en un estallido de su tasa de ponches, pero los resultados finales en junio fueron significativos para el slugger tunero.


Yordan regresó a los .300 de promedio y se mantiene en la élite dentro de las conversaciones entre tradicionalistas y amantes de “sabermetrics”, con el tercer mejor fWAR (2.0) dentro del lineup titular de Houston.


Personalmente, consideré la agresividad de Yordan Álvarez en abril como uno de los puntos más preocupantes durante el inicio de la temporada, pero nunca desestimé su capacidad para hacer ajustes. Ahora Yordan está regresando al ritmo del novato que impactó durante 2019, y otra vez las expectativas generadas por su talento se convierten en una de las principales atracciones de cara a la segunda mitad de esta temporada.


(Foto: Yordan Álvarez/Getty Images)



795 vistas0 comentarios

NOTICIAS