top of page

El leadoff: Otra temporada de regreso a casa



Bienvenido a El Leadoff, una columna semanal donde Yirsandy Rodríguez se centra en analizar las tendencias actuales y atemporales de la Serie Nacional del béisbol cubano. Suscríbete para que no te la pierdas.


 

Cuando se acerca el final de la temporada regular, digamos, los últimos 15 juegos, solía evaluar las actuaciones de los equipos eliminados contra los que aún estaban buscando llegar a la postemporada.

 

En números, los resultados probablemente no fueron tan llamativos como lo que podía apreciarse en la actitud de los equipos sin posibilidades de clasificar a los playoffs.

 

Aunque algunos equipos parecían darse por vencidos luego de registrar una temporada perdedora, otros aún buscaban ganar todos los juegos que fueran posibles. Simplemente compitieron, aunque cualquiera que fuese el resultado, los equipos estarían de regreso a casa. Eso es precisamente lo que han hecho los Elefantes de Cienfuegos y los Cachorros de Holguín durante esta mitad de semana. Cienfuegos venció en dos de tres juegos a Ciego de Ávila, y este viernes Holguín noqueó por 19-7 a Matanzas.

 

Los Cachorros conectaron al menos 23 hits en un juego por cuarta ocasión en la historia de las Series Nacionales, y dos de ellas han sido contra equipos de Matanzas. De hecho, la primera vez fue hace más de 23 años, la noche del sábado 10 de marzo de 2001, durante un éxito por nocaut de 18-5 en el estadio Victoria de Girón. Los Cachorros de esta temporada conectaron 10 extra bases, con nueve dobles—cuatro fueron de Edilse Silva—y un jonrón del cuarto bate Yasiel Andy González.

 

El equipo de 2001 también conectó 10 extra bases, pero con cuatro dobles, dos triples y cuatro jonrones. Ordanis Duboys lideró el ataque golpeando cinco hits (dos jonrones) y remolcó cinco carreras como leadoff. Edilse Silva fue el bateador más productivo este viernes: bateó de 5-4, todos sus hits fueron dobles, y anotó y remolcó cuatro carreras. Juan Rondón, ex antesalista campeón en 2002 y actual coach de tercera de los Cachorros, bateó de 4-3 en aquel juego de 2001, con dos dobles y una remolcada.

 

Con la victoria de este viernes, los Cachorros tomaron ventaja por 2-1 en la serie ante los Cocodrilos, quienes están luchando para clasificar a la postemporada. En cambio, cualquiera que sea el resultado, a Holguín les queda 10 juegos para terminar la temporada regular y regresar a casa. Tienen marca de 24-41, y entrarán a este fin de semana en el 15to lugar de la tabla de posiciones.

 

Creo que, a pesar de iniciar la temporada con 18 novatos bajo el mando del manager debutante, Lugdis Pineda, estos Cachorros contaban con potencial para haber jugado a un nivel superior de lo que hemos visto este año. Si analizamos sus 41 derrotas, hay una tendencia que podría resumir dónde ha estado la inconsistencia del equipo: han perdido 21 de sus 41 juegos por diferencia entre una y tres carreras.

 

Sí, eso significa el 51.2% de las derrotas, lo cual indica un terrible impacto. La marca de 11-21 de los Cachorros en juegos decididos por diferencia entre una y tres carreras ha sido la peor en toda la liga. De cualquier manera, esa no es la peor noticia aquí, sino que los Cachorros van rumbo a su 15ta temporada consecutiva sin clasificar a la postemporada. Aunque esto te sorprenda, esa es la peor racha en activo, superando incluso a los Indios de Guantánamo, quienes están intentando evitar su 13ra temporada sin llegar a la tierra prometida.

 

Aunque los Cachorros tuvieron muchas oportunidades de cambiar esa historia, su temporada regular de 65 juegos ha derivado en esta debacle colectiva:

 

—Tienen el peor promedio de bateo (.261) en la liga, y marchan 15tos en porcentaje de embasado (.356), slugging (.354) y OPS (.710). Seguramente lo notaste, ¿verdad?: el OBP de Holguín supera por .002 milésimas al porcentaje de slugging. Este caos ofensivo no sucedía desde la 56 Serie Nacional, cuando el equipo terminó produciendo .423 OBP, .064 puntos más que el slugging de .359. El otro problema aquí es que Holguín es el equipo con la 13ra tasa más alta de ponches (12.4%) entre 16 equipos, y la 11na en caminatas (10.5%).

 

—Ahora me estoy preguntando qué habría sido de las expectativas de anotar carreras de estos Cachorros si hubieran registrado un mejor porcentaje de embasado. ¿La razón de mi pregunta? Los corredores de Holguín lideran la liga en bases robadas (54) y porcentaje de bases robadas (65.9%). El 36% de esos robos han sido del novato Juan Christian Onofre, quien robó 12 bases consecutivas. Onofre actualmente tiene 19 robos en 22 intentos, y está a solo dos de igualar el récord en bases robadas para novatos, aun en poder de Reinaldo Isasi (robó 21 bases con Matanzas en la 7ma Serie Nacional) y Rigoberto Estrada (robó 21 bases con Matanzas en la 8va Serie Nacional).

 

—La rotación de los Cachorros es la 14ta en efectividad (5.58), combinado con la 12da tasa más baja de strikeouts (4.6), y la cuarta más alta en caminatas (4.9). ¿Los resultados de esa combinación poco dominante? Holguín ha permitido el tercer porcentaje de embasado más alto (.397) en esta temporada.

 

El mejor rendimiento colectivo de los Cachorros ha sido la defensa. Actualmente, están fildeando para promedio de .975, el segundo porcentaje más alto en la liga, pero el 66% de los 62 errores les han costado carreras.

 

A los Cachorros les quedan dos desafíos como home club en su visita a Matanzas, y luego terminarán regresando a casa para jugar cinco partidos contra Sancti Spíritus y tres ante Villa Clara.

 

Si juegan a un nivel superior al que lo han hecho durante toda la temporada regular, probablemente los Cachorros terminen en una mejor posición. Y, aunque por esta vez no consigan romper su sequía de 15 temporadas consecutivas sin llegar a los playoffs, al menos podrían disfrutar un regreso a casa menos angustioso.


(Foto: Los Cachorros celebrando su única victoria en esta 63 Serie Nacional contra los Alazanes/Radio Bayamo.)

Comments


Commenting has been turned off.

Noticias

bottom of page