top of page

En duelo de conocidos, Holanda abre el V Clásico Mundial con triunfo de 4-2 sobre Cuba

El elenco de los Países Bajos ahora domina a Cuba 4-1 en Clásicos Mundiales. El único triunfo de los antillanos data de 2006



Como si tres triunfos consecutivos no fueran suficientes, Holanda consiguió poner otra victoria en ediciones de Clásicos Mundiales sobre Cuba, para extender su dominio sobre el elenco de la isla, 4-1, y de paso iniciar con pie derecho su accionar en la V edición del Clásico Mundial con victoria de 4-2 en choque jugado en el estadio Intercontinental de Taichung, en Taiwán, como parte del Grupo A del torneo mundialista.


En el mismo escenario y a segunda hora, jugarán el elenco local Taiwán ante Panamá.


Con la derrota, ahora los cubanos saldrán a buscar una necesaria primera victoria este jueves desde las 6:00 am (En la Habana y el Este de los EEUU), cuando enfrenten a un verdadero peligro en Italia. Cuba e Italia jamás se han enfrentado en ediciones de Clásicos Mundiales.


Fue esta la segunda derrota de Cuba en el primer juego de una ronda inicial en la historia de estos torneos. En el 2017, durante el IV Clásico Mundial, los cubanos cayeron 11-6 ante Japón en el debut por el Grupo B, pero avanzaron a la segunda ronda con triunfos sobre China y Australia. En la historia de los Clásicos Mundiales, los elencos que han perdido el primer juego del torneo - Taiwán (2006), China (2009), Australia (2013) y Corea del Sur (2017) - jamás han avanzado a la segunda ronda.



El choque resultó todo un duelo de lanzadores entre los derechos Yariel Rodríguez, por Cuba, y Tom de Blok, por Holanda. Ambos pitchers cumplieron y cuando abandonaron el montículo, el marcador los mostraba con una igualada a una carrera. El empate era algo quizás esperado o deseado por el alto mando holandés, pero por Cuba, que había movido al sin duda estelar Yariel de su rol de relevista a abridor con grandes expectativas para este choque, resultó algo así como un fracaso.


Fue por eso la importancia del sencillo al centro de Didi Gregorious sobre una recta de cuatro costuras de Yariel a 96.8 mph en el tercer episodio, produciendo una importante igualada cuando remolcó a Roger Bernadina desde segunda base, ya con dos outs.




Para Cuba fue fatal un primer episodio en donde ante un nervioso de Blok llegaron a llenar las bases por boletos y solo un out, pero terminaron sin poner una carrera en la pizarra. Lorenzo Quintana, quinto en el lineup cubano por la inesperada ausencia de Alfredo Despaigne, terminó cediendo un double play gracias a la estelar defensa de los holandeses por la vía 643.



Los cubanos, en una extensión de los problemas que habían tenido en choques preparatorios, fueron ineficientes a la ofensiva, no solo conectando tres indiscutibles en todo el encuentro, sino también dejando de producir con corredores en posición anotadora. En este aspecto Cuba se fue de 7-0 ante Holanda, dejando a cinco hombres en las almohadillas.


Pero fueron los cubanos quienes pisaron el plato primero. Fue en el segundo episodio ante de Blok, cuando el ahora importante Yoelkis Guibert - de manera inaudita solo en el lineup por la ausencia de Despaigne - llegó a la inicial por el primero de sus dos boletos del juego, para minutos después anotar por el primer sencillo de los de la isla, un doble de Yadil Mujica por la línea del right-field, en lo que sería el único indiscutible que permitiría el abridor holandés.


De Blok se marcharía tras tres entradas en donde realizó 58 lanzamientos, con una carrera limpia, cuatro boletos y dos ponches, en lo que se puede considerar una salida de calidad. Por su parte, Yariel hizo lo que de él todos esperaban - scouts incluidos - cuando completó cuatro entradas de una carrera y tres hits, con 66 lanzamientos - 42 strikes - 6 ponches, un boleto y dos pelotazos, ante un lineup sazonado de jugadores con experiencia MLB.


Ambos bullpen entonces comenzarían a funcionar y prácticamente mantuvieron el marcador igual hasta la explosiva sexta entrada de Holanda.


Desde el hit de Mujica, en el segundo inning, hasta el 5to inning, cuando Roel Santos recibió su segundo boleto, el abridor de Holanda y el primer relevista, el derecho Derek West, retiraron a nueve bateadores cubanos en fila. Cuando Santos entró en circulación en esa quinta entrada, el mentor holandés consideró era todo para West y trajo al derecho Eric Mendez para que trabajara al peligroso Yoán Moncada. Santos robaría segunda para poner mayor presión en Mendez, pero este retiraría a Moncada en elevado de foul a las manos del tercera base Andrelton Simmons, para poner fin a la amenaza, en lo que fue el primer cambio táctico del alto mando holandés que funcionó a la perfección.


Con empate a una carrera y tras medio juego en donde la ofensiva de ambos elencos brillaba por su ausencia, Holanda comenzó a cocinar el triunfo en la parte baja del sexto episodio. Sería cuando el relevista Onelki García - quien había trabajado sin dificultades la quinta entrada - inicio el inning regalando boleto a Gergorious - normalmente es fatal tarde en los juegos - y aceptó sencillo de Jonathan Scoop al derecho. El alto mando de Cuba no esperó más y trajo al derecho Carlos J. Viera, en una sustitución no esperada por muchos, y Viera inició su labor con ponche sobre el potente bate de Wladimir Balentien, pero no pudo evitar el sencillo del séptimo en el orden, el jardinero derecho Josh Palacios, este al central para la ventaja de 2-1 en las piernas de Gregorious.



Viera puso presión y con su segundo ponche, ante Simmons, parecía seguro de reducir el daño, pero el octavo bate, el receptor Chadwick Tromp, le golpeó suevamente una slider en la zona de afuera a 85 mph, para dejar caer la pelota frente a Luis Robert en el jardín central, y así remolcar a ambos corredores para las carreras que dieron ventaja a Holanda de 4-1 y definieron el choque.


Cuba descontaría una en la parte alta de la séptima entrada, cuando ante un nuevo relevista, el derecho Kevin Kelly, Guibert iniciaba el inning golpeando solo el segundo hit de Cuba en el juego, un doble por la línea del jardín izquierdo. Guibert se movería a tercera en elevado profundo de Arruebarrena al derecho, para anotar por un rodado de Mujica a segunda base. Era la segunda remolcada del intermedista cubano - las únicas de Cuba - de un jugador que vio juego solo por la ausencia por lesión de Andy Ibáñez.


En el octavo, Cuba colocaría nuevamente un corredor en posición anotadora, cuando tras un out y ante el derecho Franklin Van Gurp, Luis Robert - quien llevaba de 3-0 con 3 ponches - hizo ajustes y golpeó doble a lo profundo del jardín central. Pero tras el out de Céspedes en rodado al campo corto y con Quintana en la caja de bateo, en una pésima jugada ofensiva, Luis Robert se separó un mundo de la almohadilla de segunda y fue sorprendido en un excelente tiro del receptor Tromp, jugada que fue sometida a revisión por los árbitros, pero terminó siendo confirmada.



En el noveno, Wendell Floranus no tuvo dificultades para cerrar retirando a los tres hombres enfrentados, con ponche incluido sobre el receptor Quintana, y con ayuda de su torpedero estelar, Bogaerts, para el out 27 de juego.



Mientras Cuba enfrenta a Italia este jueves, Holanda enfrentará a Panamá en el primer encuentro de la jornada del jueves en Taiwán, 11:00 pm del miércoles en Cuba y el Este de los EEUU.



Comments


Noticias

bottom of page