• Yirsandy Rodríguez

I Juegos Panamericanos Junior: Aniquilación total



Para un lanzador, a veces el mayor esfuerzo no es suficiente sobre el montículo.


A veces, como decía Greg Maddux, “puedes tener todo (el arsenal) y no tener nada (sin el lanzamiento más importante) si no dominas la principal arma de todas”: El strikes.


Sí, el strike. Ya sea en la esquina interna o externa, al centro o sobre lo alto, un strike es un gran lanzamiento; el mejor de todos. Y cuando un pitcher lo tiene, hay un gran paso ganado para retar y detener a la oposición.


Eso fue parte de lo que sucedió este sábado durante el debut de Cuba vs Brasil en el béisbol de los I Juegos Panamericanos Junior, con un solo protagonista al frente del show: El zurdo matancero Naykel Yoel Cruz, luciendo su talento en el majestuoso estadio Edgar Rentería de Barranquilla.


Cruz y aniquilación

¿Lanzarle a Brasil en el béisbol de 2021? Vamos, no es el Cuba-Brasil que decidió Kendrys Morales en el Mundial de La Habana, 2003, cuando destrozó un lanzamiento del diestro Kleber Tomita. ¿Quién dirían que, para Cuba, lanzarle a Brasil era un reto difícil de superar en estos I Juegos Panamericanos Junior? Sabemos que no es razonable. Sin embargo, Naykel, de 22 años, se encargó de hacer lo que ‘siempre debería hacer’ Goliat: Vencer. Y lo hizo. Aniquiló completamente al lineup de Brasil con 11 ponches de sus 20 outs—un impresionante 55%—, y apenas dos hits permitidos tras retar a 24 rivales.


A los bateadores brasileños les fue imposible clonar el swing del torpedero y quinto bate, Osvaldo Carvalho, quien le hizo honor a su segundo nombre (¡Aparecido!) y se fue de 3-2 ante Naykel.


¿Cómo les fue al resto del lineup? Fallaron de 20-0 con 10 strikeouts.


Desconcertante.


Cada inning parecía una fiel copia del anterior, sin que se desempolvaran las almohadillas: Naykel retiró a seis de los siete contrarios que abrieron entrada, y el quinto fue el único episodio donde no ponchó—aunque lo retiró en fila—. Tras un sencillo al center de Carvalho iniciando el segundo capítulo, Naykel hizo la cruz: Dominó a 13 bateadores de manera consecutiva hasta que el hombre proa de Brasil, Gabriel Maciel, se embasó por pifia del torpedero cubano Christian Rodríguez en el sexto después de un out.


Durante la seguidilla de los 13 retirados, Naykel fue abrumador contra la tanda de “9-1-2-3-4-5”, ponchándolos a todos.


A ese ritmo, tras dejar de 8-0 con seis ponches al combo brasileño de “2-3-4” y asegurar 6 ⅔ innings sin carreras, Naykel Yoel Cruz le entregó la bola al prospecto pinareño Frank Abel Álvarez, quien se acreditó un rescate tras sacar el out final en el éxito de Cuba por 2-0.


¿2-0? ¿Discreto marcador, verdad? Pues así fue. Cuba apenas pudo batearle al abridor de Brasil, Gabriel Barbosa, aunque la joya de pitcheo de Naykel fue suficiente para ganar con una “carrerita”. En siete innings, Cuba bateó sólo cinco hits, tres de ellos producidos por la dupla de tercero y cuarto bate, Guillermo García y Pedro Revilla.


Colectivamente, el equipo se vio inconexo de 8-1 con corredores en posición anotadora, pero ese único imparable decidió un duelo de pitcheo dotado por ofensivas insuficientes. Después de dos outs en el inicio del cuarto capítulo, Alejandro Escobar también se vistió de héroe: Bateó un cañonazo de hit al rightfield que envió para la registradora a García y Revilla. ¡Cuba se iba delante, 2-0! ¡Y se acabaron las carreras!


No era para menos. En un match donde los equipos se combinaron de 54-7 con 17 ponches, no es raro ver que una o dos carreras terminen siendo decisivas. Una vez más, la ofensiva de Cuba fue anulada sin poder producir anotaciones en varias situaciones de juego. Ocurrió en el quinto inning, cuando el leadoff cubano Roberto Álvarez le ganó un boleto a Barbosa, pero luego fallaron Roidel Martínez—se fue de 4-0 con dos ponches—y Guillermo García.


Casi la misma historia se repitió en el sexto capítulo, cuando Revilla abrió la entrada sonando un balazo al center y Adrian Rivero negoció un boleto del relevista Douglas N. Nakano. Acto seguido, Escobar conectó una línea al right, y el cátcher Andrys Pérez elevó sin contratiempos hacia la misma banda.


Con el triunfo de este sábado en su debut, Cuba (1-0) empató con Venezuela (1-0) como líderes del Grupo B del torneo, y este domingo enfrentará un importante partido contra Nicaragua (0-1) a partir de la 1:30 pm.


Post-Game—Cuba vs. Brasil: Análisis y expectativas


MVP del juego: Naykel Cruz por su joya de pitcheo y Alejandro Escobar, quien conectó el hit decisivo que remolcó par de carreras para el éxito de Cuba por 2-0.


El momento clave: Escobar ha bateado sólo .237/.438/.322 en Series Nacionales—con seis remolcadas en 81 apariciones en home—, pero si algo lo caracteriza, es el golpeo de su swing hacia el rightfield. Después de dos outs, el outfielder espirituano persistió en buscar sólo un contacto, y su pieza ofensiva junto al corrido de segunda a home de Revilla en ese inicio del cuarto capítulo fue clave.


Lo que significó la victoria: Cuba abre con marca de 1-0 este torneo corto con tres partidos en el Grupo B. Está claro que lo ideal para los dirigidos por Eriel Sánchez sería mantener el invicto, pero probablemente un triunfo contra Nicaragua asegure la clasificación.



Un posible punto de giro que deberíamos analizar: El bateo de 8-1 con corredores en posición de anotar y más dejados en bases (8) que hits (5) no costó ante el deficiente lineup de Brasil, pero podría ser un problema contra equipos más fuertes como Venezuela y Nicaragua.


Nota del autor: Agradecemos al narrador comentarista Maikel Martín Gallego, enviado especial al evento, por su colaboración desde la sede.


(Foto: Naykel Cruz/WBSC)