• Yirsandy Rodríguez

La grandeza ante lo ‘improbable’ exalta a Frederich Cepeda como un ícono del béisbol cubano

Sí, por supuesto que haber registrado el doble número 400 de su carrera no será la última hazaña de Frederich Cepeda en el béisbol cubano. Probablemente, la semana próxima ya haya sobrepasado a Víctor Bejerano (2,126), después de haber dejado atrás a Javier Méndez (2,104), Eriel Sánchez (2086), Eduardo Cárdenas (2,077) y Ariel Borrero Alfonso (2,061) en esta 60 Serie Nacional.


Luego de irse de 2-0 este jueves en la derrota de los Gallos de Sancti Spíritus contra los Toros de Camagüey, Cepeda, de 40 años, acumula 2,124 hits en su carrera de 23 temporadas, con 400 dobles, 327 jonrones, 781 extra bases, 1,239 RBIs y 1815 bases por bolas. Por si fuera poco, se ha embasado en 4,025 ocasiones —sumando sus hits, bases por bolas y deadballs—, astronómica cifra que parece casi imposible de alcanzar.


De hecho, cuando Frederich Cepeda arribó a los 400 dobles el pasado miércoles, al instante de oficializarse la marca en el estadio Cándido González, inauguró un club de marcas sin precedentes en el béisbol cubano: Se convirtió en el primer bateador de todos los tiempos en Series Nacionales, con al menos 2,000 hits, 400 dobles, 300 jonrones, 1000 RBIs, 1300 carreras anotadas y 1800 bases por bolas. Sí, ¡impresionante!


Sin embargo, es fácil ver ahora el resultado después de 8,335 apariciones en home, a veces obviando de cierta manera lo ‘improbable’ que pudo haber sido. ¿Improbable? Sí, ¿por qué? Esta es una de las razones más ‘notables’: ¿Era probable que el bateador con más apariciones en home “desperdiciadas” (debido a las bases por bolas que evitaron poner la bola en juego) pudiera registrar tales números en su carrera?


¡Pues Frederich Cepeda lo logró! Y a pesar de que comenzó esta 60 Serie Nacional con 1,884 apariciones en home “desperdiciadas”, aún sigue haciendo historia.


¿A qué podemos llamar PAD, o “apariciones en home desperdiciadas”?: A la diferencia entre las veces al bate de un bateador y su total de comparecencias. Si analizas, al registrarse las base por bolas, los deadball, los sacrificios de toque y de fly, las interferencias del cátcher, los bateadores pierden la oportunidad de poner la bola en juego. Y si no puede golpear la pelota, incluso dejando pasar un pitcheo alcanzable, ese turno al bate aparecerá en uno de los respectivos casilleros anteriores en los registros de estadísticas individuales.


Antes de esta 60 Serie Nacional, ningún bateador había perdido tantas posibilidades de golpear que Frederich Cepeda, en gran medida debido a su alto concepto de la zona de strike y su consistente disciplina en el plato. He aquí un reporte que incluye a los 10 primeros bateadores con al menos 2,000 hits en su carrera antes de 2020:


*PAD (Apariciones en home desperdiciadas)

Frederich Cepeda, 23.4%

Antonio Muñoz, 20.3%

Omar Linares, 20.0%

Orestes Kindelán, 18.9%

Javier Méndez, 18.6%

Enrique Díaz, 17.9%

Michel Enríquez, 17.0%

Lázaro Vargas, 15.5%

Lourdes Gurriel, 14.6%

Danel Castro, 14.1%


Como ves, ¡Cepeda encabeza la lista! Ese porcentaje de 23.4, incluye todas las apariciones en home que no pudo convertir en bolas puestas en juego. Al mismo tiempo, esto es lo que hace aún más impresionante cada logro de Cepeda: Dentro de la lista de los bateadores con al menos 2,000 hits, antes de esta campaña era el hombre con menos porcentaje de bolas puestas en juego.


¿Eso te dice algo? Obviamente, a menos bolas puestas en juego, se reducen las probabilidades de alcanzar marcas como los 400 dobles y 300 jonrones, a no ser que seas… ¡Don Frederich Cepeda!


Otro ángulo interesante para reafirmar lo improbable que pudo ser cada logro de Cepeda a golpe de consistencia, resalta cuando reduces la lista de los bateadores con 2,000 hits al grupo de ellos con al menos 700 extra bases. Son sólo cinco, pero he aquí algo interesante que deberíamos analizar:


XBH-BIP (a la izquierda) y PAD% (a la derecha)

Orestes Kindelán, 15.4% — 18.9%

Omar Linares, 14.7% — 20.0%

Frederich Cepeda, 14.2% — 23.4%

Antonio Muñoz, 13.1% — 20.3%

Antonio Pacheco, 11.3% — 11.4%


Dos notas importantes aquí: 1) Cepeda acumulaba sólo 27 extra bases con bate de aluminio antes de esta 60 Serie Nacional, el 96.4% de sus 758. El resto de los grandes productores de extra bases que aparecen anteriormente, lograron buena parte de sus cifras con bate de aluminio. 2) ¿Es fácil deducir quién era el bateador con más apariciones en home desperdiciadas, ¿verdad? ¡Ya lo habíamos visto antes!


Don Cepeda, entró a esta temporada con un 23.4 PAD%, que lo define sobremanera como el productor menos probable de la lista para lograr cifras como 400 dobles y 300 jonrones, ¡pero ya sabes la historia!


Entonces, más allá de sus números redondos y esa admirable capacidad para combinar disciplina en el plato con alta producción, es importante dar valor a la consistente carrera de Frederich Cepeda. Durante 23 años, ha logrado rubricar dos tendencias que, por naturaleza, suelen ser difíciles de canalizar por caminos favorables en el arte del bateo: Unificar agresividad y paciencia.


Y así de fácil, con ese talento especial, Frederich Cepeda desarrolló la habilidad de saber olfatear cada lanzamiento como pocos —¡poquísimos bateadores en la historia de la pelota cubana!—, para luego devorar a giro perfecto de muñecas el disparo adecuado que desembocará en otra exhibición de grandeza.


Pasarán los años, no tengo dudas, y Frederich Cepeda estará ahí, como figura inigualable entre varios peloteros legendarios en la historia del béisbol cubano.


(Foto Frederich Cepeda/Yuhki Ohboshi)

3 vistas0 comentarios

NOTICIAS