• Yirsandy Rodríguez

Lo mejor del siglo XXI: La alucinante marca de 147 jonrones de los Alazanes de Granma (2010-2011)



Como nunca es tarde si de historias, recuerdos y análisis del béisbol y sus protagonistas se trata, descubre a través de esta columna de “Lo Mejor del Siglo XXI” qué jugadores merecieron los mayores honores por sus actuaciones madero en mano, y quiénes fueron los lanzadores más consistentes del juego. ¡No habrá límites en nuestra cobertura! ¡Espera cada entrega! Simplemente, ¡playball!

 

Cuando recuerdo la Serie de Oro del béisbol cubano, uno de los momentos imborrables en mi memoria es el ponche de Yosvany Torres para conquistar la victoria que les dio el título a los Vegueros de Pinar del Río ante Ciego de Ávila en el Juego 6 de la final.


Sin embargo, tampoco podría olvidar a los incontenibles Alazanes de Granma, quienes implantaron nuevo récord nacional con 147 jonrones en 90 juegos.

¡147!


¡Impresionante marca! Con el jonronazo No. 134 el jueves 17 de marzo de 2011, conectado por Lázaro Cedeño a un out de perder frente al diestro de Industriales, Hansel Delgado, los Alazanes no solo empataron 11-11 el score para luego llevarse el éxito 12-11 en el décimo: También implantaban nuevo récord en jonrones, destrozando la marca de 133 HRs impuesta por los Gallos espirituanos en la campaña anterior.


Ese día histórico los Alazanes jugaban su partido No. 84 de la 50 Serie Nacional, y en los restantes seis registraron 13 jonrones más, para elevar el récord a 147. Entre los juegos 85 y 90, los diestros Yusmel Velázquez Aguilar (7-innings) y Daikel Labrada (1.1) fueron los únicos que no permitieron jonrones en 30 veces al bate durante el juego número 88, aunque los granmenses ganaron 4-3.


Si disfrutaste aquella tanda bestial, donde apenas cinco bateadores, encabezados por los llamados “Tres Villalobos”, Yoenis Céspedes (33), Alfredo Despaigne (27) y Yordanis Samón (21), junto a Urmaris Guerra (16) y Ramón Tamayo (15), sumaron 112 jonrones, debes recordar que:

  1. Esos 112 jonrones fue una cifra mayor que la acumulada por 13 de los 15 equipos restantes, apartando a Sancti Spíritus (125) y Pinar del Río (118).

  2. Contaban con al menos siete bateadores que eran capaces de sacar la pelota del parque con frecuencia. De todos ellos, el cátcher Luis “Chicho” Ferrales fue el titular con menos jonrones, ocho en 197 PAs, ¿pero sabes cuántos bateadores en la 50 Serie superaron esa misma cantidad de apariciones en home y registraron menos de ocho bambinazos? ¡79 peloteros! De ellos, 36 consiguieron al menos dos conexiones más allá de las cercas, 16 entre uno o ninguno y ocho se quedaron sin lograrlo.

  3. Esos chicos podían sacar la pelota por cualquier ángulo del parque: Exceptuando a Roel Santos, todos los bateadores con al menos cuatro jonrones pudieron elevar la pelota más allá de las cercas hacia su banda contraria. Especialmente: Carlos Benítez (6) y Yordanis Samón (10) fueron dos derechos que jonronearon con frecuencia hacia el rightfielder.

  4. ¿Hubo alguna tendencia de que los zurdos o derechos podían restarle poder a la tanda de los Alazanes? Follow me!

  • Mayor tasa de jonrones con corredores en bases: Granma, 3.9%.

  • Mayor tasa de jonrones con bases limpias: Granma, 4.2%.

  • Mayor tasa de jonrones contra lanzadores zurdos: Granma, 4.7%.

  • Mayor tasa de jonrones contra lanzadores derechos: Granma, 3.9%.

¡Registros salvajes! Tan abrumadores, que le permitieron a los Alazanes anotar el 40.6% de sus 629 carreras impulsadas por jonrones en 2010-2011.


“La clave resultó el fuerte entrenamiento realizado”, le recordó a BaseballdeCuba.com Ángel Ortega, manager de aquella temporada récord de los Alazanes. “Nos ayudó mucho incluir la metodología de la fuerza rápida en los bateadores”.


Así que, no fue sólo el poder brutal y la incontenible explosión de jonrones, que cruzó por encima del nivel: También vale señalar la eficiencia del lineup granmense, capaz de convertirse en más peligroso gracias a la capacidad de varios bateadores.


Otros aspecto que lo demuestra fue la habilidad de los Alazanes para robar bases (58) y pegar extra bases (317), dos importantes categorías ofensivas donde cerraron en tercer y primer lugar entre 16 equipos, respectivamente.


Sin embargo, los Alazanes fueron el sexto equipo que más flyballs conectó (sin incluir batazos de línea), por eso, tal vez, Ortega asegura la importancia del enfoque colectivo desarrollado. “Había varios bateadores de fuerza, pero siempre la gran filosofía fue aprovechar la ventaja que teníamos. Me sentía orgulloso y muy optimista al ver cómo trabajaban los jugadores. Y, sobre todo, sabía que ganábamos si ellos producían a buen ritmo y mis pitchers permitían entre cinco o seis carreras”.


Haciendo una rápida retrospectiva, recordemos quiénes firmaron cada estación de 50-50 rumbo a esos 147 jonrones y, luego, hasta alcanzar 168, sumando los 21 que agregaron durante la postemporada:


HR No. 1: Alfredo Despaigne

HR No. 50: Yoenis Céspedes

HR No. 100: Yordanis Samón

HR No. *147: Roel Santos

HR No. 150: Luis Ferrales

HR No. 160: Alfredo Despaigne

HR No. *168: Yoenis Céspedes


El 1 de diciembre de 2010, Alfredo Despaigne abrió la temporada récord de los Alazanes de Granma con un bombazo solitario en el séptimo inning contra el diestro Ubisney Bermúdez en el estadio Julio Antonio Mella. Y, 130 días después (¡cinco meses y nueve días!), Yoenis Céspedes cerró la impresionante marca de 168, elevando por el graderío del leftfield en el parque Mártires de Barbados un pitcheo del zurdo avileño, Maikel Folch.


Es cierto que aquellos Alazanes dirigidos por Ángel Ortega no pudieron ni siquiera discutir el trono en la Serie de Oro, limitados por los Tigres de Ciego de Ávila tras eliminar a Guantánamo en siete peleados duelos durante ¼ de finales, pero el récord que dejaron con sus 147 jonrones se convirtió en una de las hazañas más emocionantes de este siglo XXI. Entonces, creo que vale la pena recordar aquellos alucinantes registros de 2010-2011, en la primera temporada de la pasada década.