• Yirsandy Rodríguez

Los subvalorados del béisbol cubano: Ernesto Molinet - La Habana



En esta pretemporada, Yirsandy Rodríguez retomará su columna contándonos las historias de varios de los jugadores más subvalorados del béisbol cubano en este siglo XXI. Inicialmente, habrá una historia cada semana y, luego, a medida que avance la pretemporada en este invierno, esta serie de “Los subvalorados del béisbol cubano” podría aparecer más de una vez por semana. Sí, será divertido y emocionante recordar a varios de los peloteros que quizás no llegaron a ser superestrellas, pero definitivamente aportaron grandeza y entrega a sus respectivos equipos. Esperamos que te sumes a este viaje por el tiempo y lo disfrutes.

 

Hay momentos que definen por el resto de su carrera a varios jugadores de béisbol.


Suele suceder de ambas formas: O terminan de “héroes” o “villanos”. A veces, para algunos peloteros, el error o un ponche imperdonable ha sido la condena que han arrastrado a través de su vida deportiva en el béisbol. Sin embargo, en otros casos, suele ser la grandeza de golpear el batazo oportuno en una situación decisiva de juego, que luego trascendió como inolvidable en el tiempo.


Ahora, tal vez estés intentando recordar los nombres de “héroes” o “villanos” beisboleros que te marcaron, pero no creo que haya muchos casos como el de Ernesto Molinet. ¿Recuerdas? Sí, posiblemente lo que sucedió en el noveno inning del Juego 4 de la final de 2009 entre el equipo Habana y Villa Clara, haya sido el viaje más vertiginoso de ser “villano” a “héroe”.


Con dos outs en el final de la novena entrada, Ariel Pestano parecía dominado por José Ángel García, golpeando un rolling inofensivo por segunda. ¡El campeonato de los Vaqueros estaba a ley de un corto disparo al mascotín del inicialista Roberto Zulueta! Pero… Molinet, quien recogió sin apuro, celebró con la pelota en la mano derecha antes de bombearla a la inicial, y acto seguido su tiro fue imposible de controlar por Zulueta.


¿¡A dónde la tiraste, Molinet”!?, expresó a viva voz el ex narrador de Radio Cadena Habana, mi amigo Rodolfo Durán, frase que viajó por el silencioso pasillo de las cabinas en el estadio Augusto César Sandino. Durán, quien describió cada juego del equipo Habana por casi dos décadas, esperaba narrar el out 27 en aquel Juego 4, y saltar de alegría con el primer grito de campeones de los Vaqueros en la historia de las Series Nacionales.


Sin embargo, la inesperada pifia de Molinet que le dio vida a Pestano, fue aprovechada por los explosivos “naranjas” de Eduardo Martín: Dos sencillos consecutivos, del catcher Yulexis La Rosa y el emergente (zurdo) Dian Toscano igualaron 3-3 el score. En apenas un abrir y cerrar de ojos, luego de una disertación dominante de pitcheo, con 12 strikeouts en 8 ⅔ innings, el zurdo Yulieski González debió abandonar el montículo.


Recuerdo que Molinet, quien a diario demostró sobrada entrega y vergüenza deportiva tanto como valor para asumir la presión en playoffs, se tapó el rostro con el guante mientras José Ángel García subía al montículo. Un inning más tarde, en el décimo, Villa Clara evitó la barrida.


Sencillo y robo de segunda de Aledmys Díaz, además de un wild pitch, seguido de dos bases por bolas intencionales (a Andy Zamora y Ariel Borrero), le dejaron la escena lista al quinto bate Ramón Lunar, quien decidió el juego (4-3) con hit de línea al centerfield ante José Ángel.


Mientras Villa Clara celebraba en el terreno al menos una victoria de consuelo frente al imbatible staff de pitcheo del equipo Habana, Ernesto Molinet vivía, sin lugar a dudas, el peor momento de su carrera.


Y, a pesar de que la serie final estaba 3-1, realmente sin la más mínima señal de peligro para los Vaqueros en su ansiado viaje camino al título, el “Molino de Santa Cruz” estaba pensando en ese momento que se le escapó a su equipo. Sin embargo, después de haber pasado aquella frustrante noche en Santa Clara, Molinet hizo lo que siempre supo demostrar a través de una década en Series Nacionales: Crecerse. Afrontar los retos.


Nunca defraudar a su padre, su familia y, como siempre decía, a la fiel afición de los Vaqueros que tanto esperó por ver a su equipo ganar un campeonato.


Entonces, una vez más, Molinet salió a asumir las responsabilidades de un lineup que no se caracterizaba por frecuentes destellos de poder o velocidad, y dependía en gran medida de aquel magnífico staff de pitcheo que dominó la liga por varios años. Así pues, la historia del Juego 5 de la final en la 48 Serie Nacional parecía un déjà vu de pitcheo: Miguel Alfredo González —quien dolorosamente murió años después en un accidente automovilístico—, mandó a apagar las luces del estadio Augusto César Sandino, con otra joya de pitcheo.


“Miguelito”, encabezó el éxito 6-0 con ocho strikeouts en sus nueve entradas, para terminar invicto con 5-0 los playoffs de 2009. Pero, antes de cerrar el inicio del noveno, como si fuera la escena justa que le faltaba al guion perfecto, Ernesto Molinet Domínguez resarció su error con un jonronazo a lo profundo del leftfield ante el relevista Yosvany Pérez.


¡Eso fue emocionante! Y, aunque el juego estaba ya decidido, Molinet logró el resultado que persiguió toda la noche, incluso después de fallar en sus primeras cuatro visitas a la caja de bateo. Cuando llegó al plato, el clásico “7” de los Vaqueros del manager Estéban Lombillo tenía lágrimas en sus ojos. Sus amigos lo recibieron celebrando en el dugout, y una vez más, pudimos apreciar el aplomo de quien fuera un bateador clave en La Habana para obtener su primer título en Series Nacionales.


Ciertamente, no era el día decisivo, como los juegos de “vida o muerte” cuando el Habana desafió al poderoso equipo de Pinar del Río en Semifinales. Tampoco se discutía una final donde los villaclareños se habían rendido. Pero, con la serie en desventaja 3-1, y viendo a Miguel Alfredo González subir a la colina en el Juego 5, las oportunidades de remontar eran tan ínfimas como la efectividad de 1.18 del as de los Vaqueros.


Entonces, era cuestión de tiempo, pero también de honor, al menos para Ernesto Molinet, quien, con su talento y virtudes como bateador, ya se había ganado el respeto de la afición y los lanzadores de la liga. De hecho, si tuviéramos que escoger al principal contribuidor del equipo Habana en aquella postemporada, ese debería ser Molinet. Pero, incluso si su error hubiese exterminado las esperanzas de los Vaqueros, aunque ahora la historia fuera diferente, nunca podría olvidarse que gracias a su rendimiento el equipo avanzó hasta discutir el título.


En aquella postemporada de 2009 el swing y la disciplina en el plato de Molinet fue tan decisiva en el lineup de los Vaqueros que, luego de sus 76 apariciones en home, terminó implantando récords en playoff para el equipo. Con el jonronazo ante Villa Clara en su último turno de la postemporada en el Juego 5 de la final, Molinet destrozó el récord de cuatro jonrones y 11 remolcadas, impuesto por el veterano Luis Ignacio González en los playoffs de 2005.