• Yirsandy Rodríguez

Playoffs 2021: ¡Equilibrio! — Dentro de la dramática remontada de los Vegueros en el Juego 2


Ni siquiera necesitamos considerarlo: Cuando terminaron seis entradas completas este domingo en el Juego 2 de la Semifinal entre los Alazanes de Granma y los Vegueros de Pinar del Río, habíamos visto una de las actuaciones más inusuales del pitcheo pinareño a lo largo de esta 60 Serie Nacional del béisbol cubano.


BOX SCORE


15, 4, 10, 1, 10: Bateadores embasados, hits bateados, bases por bolas, deadballs y quedados en bases. Esos fueron los números que derivaron del descontrol del pitcheo pinareño, encabezado por los ocho boletos que concedió el abridor Vladimir Baños ante los Alazanes de Granma. Y, por supuesto, cada una de esas marcas quedó encerrada en un contexto único: Dentro de las 672 entradas lanzadas por el staff pinareño esta temporada —sumando los primeros seis episodios del Juego 2—, en ningún partido habían acumulado cuatro de sus primeros seis innings con un mínimo de dos bases por bolas.


De hecho, antes de este domingo, había un solo juego en toda la campaña donde los lanzadores pinareños obsequiaron al menos tres bases por bolas en dos entradas consecutivas. Ese partido fue el pasado 14 de octubre de 2020, cuando los Vegueros cayeron 10-2 ante Villa Clara en el estadio Augusto César Sandino. Las seis caminatas fueron durante las dos primeras entradas, tres del diestro Yayfredo Domínguez en el inning de apertura, dos más durante el segundo capítulo y un boleto más del relevista Andrés Castro.


Esa actuación dentro de los 631.1 innings lanzados por el equipo en la temporada regular, fue superada por Vladimir Baños y Frank Luis Medina en apenas dos tercios de juego. Baños, embasó dos o más corredores por boleto en la tercera, cuarta y quinta entrada, mientras Medina agregó dos más ante los tres primeros oponentes que enfrentó durante el final del sexto capítulo.


Sin embargo, la gran historia aquí luego de este evento inédito fue el desenlace final de cada episodio: Los Alazanes dejaron a 10 corredores en circulación y, desde que el leadoff Roel Santos abrió el match con jonrón al segundo pitcheo de Baños, el equipo nunca pudo estar delante por más de una carrera.


A excepción del segundo acto, Granma gozó de embasar corredores en todas las entradas, y el trío de “1-2-3” conformado por Roel Santos (2), Osvaldo Abreu (1) y Raico Santos (1) aprovechó la ocasión para banquetearse con cuatro robos de bases delante del cátcher Jorge Yoan Rojas. En los primeros cuatro turnos combinados entre ellos, Carlos Benítez e Iván Prieto encontraron la mitad (10) de los 20 corredores que Granma movió hasta posición anotadora. ¿Cuál fue el resultado? ¡Cero remolcadas!


Baños evitó retar a Benítez y le tiró tres boletos consecutivos —los dos primeros intencionales—, pero luego logró controlar el swing de Prieto. En tres enfrentamientos claves, Baños mezcló el changeup y la curveball para siempre obligarlo a roletear, dos de ellas para double play.


De manera general, los Alazanes impulsaron a un solo hombre desde posición anotadora y fue sin poner la bola en juego: Raico Santos, quien recibió deadball de Frank Luis Medina en el final del sexto inning con dos outs.


Cuando terminó el final del sexto inning y los Alazanes volvieron a tomar ventaja por 3-2, la sólida apertura del zurdo de 41 años, Leandro Martínez, parecía encaminarse a obtener el resultado esperado por el manager Carlos Martí: Preparar la estrategia moviendo sus mejores piezas de bullpen para controlar la ventaja mientras la ofensiva buscaba ampliar la diferencia de una carrera.


Desde que Luis Pablo Acosta le dio un giro al score con un doble productor de dos carreras para poner el juego 2-1 a favor de los Vegueros en el cuarto capítulo, Leandro había dominado a sus siguientes siete rivales. Pero, en el inicio del lucky seven, Martí decidió comenzar su ‘ajedrez beisbolero’ cuando Yasser Julio González se embasó por boleto.


El diestro Kelbis Rodríguez fue enviado al box como primer relevo y, cuando parecía resolver la situación, una pifia del torpedero Yulian Milán se convirtió en otra luz de esperanza para los “pativerdes”. Luego, un elevado al right del emergente Renier León cedió un segundo out que debió cerrar el inning y, acto seguido, Juan Carlos Arencibia sonó cañonazo a territorio derecho para subir el empate 3-3 al pizarrón del estadio José Antonio Huelga.


A falta de un out, el resto del “lucky seven” fue suficiente para que los Vegueros de Pinar del Río empataran la Semifinal, dándole un giro total al match como lo hizo Granma en el Juego 1. Kelbis le dio paso al zurdo Miguel Paradelo, quien subió al montículo con la intención de dominar al tercer bate de los Vegueros. Con el score igualado 3-3, Lázaro Emilio Blanco —llevaba de 8-0 ante Granma— no defraudó: Haló con furia y sacó cohete al rightfield que mandó a dos “vueltabajeros” más para el pentágono, marcando una ventaja 5-3 que sería definitiva. Sin embargo, con sed de venganza tras la derrota 9-2 en el Juego 1, los Vegueros encendieron la breva y no pararon de anotar hasta noquear por 13-3 a los Alazanes.


¡Equilibrio! ¡La Semifinal está igualada 1-1!


Con cinco carreras en el séptimo y seis más en el octavo, Pinar del Río evitó que se repitiera la historia de 2008, cuando abrieron la Semifinal perdiendo la serie 0-2 ante los Gallos espirituanos en el estadio José Antonio Huelga. Ambos rallys que sacudieron el bullpen granmense con ocho hits y 10 carreras —siete de ellas limpias—, fueron producidos a base de velocidad y contacto: Doce sencillos produjeron 11 carreras, una menos que las 12 acumuladas por Granma en estos dos partidos de la Semifinal.


Es razonable que no esperes jonrones con frecuencia del lineup pinareño más allá de William Saavedra o Yasser Julio González: Pero definitivamente, la combinación de contacto y velocidad que ofrecen otros bateadores ayudará a los Vegueros para producir. Entre los más ‘subvalorados’, Juan Carlos Arencibia (8-5 y tres carreras anotadas en esta Semifinal), Pedro Luis Rodríguez (lleva de 9-5 con 4-RBIs) y Luis Pablo Acosta (9-4, 2B, 3-RBIs) siguen siendo claves, aportando los turnos de calidad que un equipo necesita en situaciones de “clutch”.


¿El gran resultado a considerar? Luego de irse sin empujar a 11 corredores llevados a posición anotadora ayer —la mayoría contra Lázaro Blanco—, Pinar del Río aplastó el bullpen de los Alazanes en menos de un tercio, impulsando a 12 de los 25 hombres que encontraron en posición anotadora. Sin Blanco probablemente hasta el Juego 5, los éxitos de Granma dependerán de un mejor trabajo ofensivo y el ajuste de sus principales relevistas.


Así pues, la historia no cambió: Granma sigue sin poder iniciar una serie de Semifinales con ventaja de 2-0, y ahora han perdido ocho de sus 10 decisiones. Esa era parte de la narrativa imperante en este playoffs, donde los Alazanes tenían la oportunidad de tomar el control en esta serie inédita ante los Vegueros de Pinar del Río.


Ahora, luego de dos matchs, aunque los “pativerdes” han jugado para pésimo 6-11 en su balance de victorias y derrotas en Juegos 2, lograron nivelar las acciones. Sí, la perspectiva del Juego 3 será totalmente otra de cara al próximo martes.


(Foto Vegueros de Pinar del Río: Aslam Castellón)

1 vista0 comentarios

NOTICIAS