• Yirsandy Rodríguez

Playoffs 2021: La tarde de Yadir Drake


Reza un viejo refrán beisbolero ‘que los grandes momentos se presentan sólo para jugadores especiales’. Y si es bajo el dramático escenario de la postemporada, entonces el reto se presenta aún más alto para ese tipo de jugadores con un linaje especial. En estos playoffs, los grandes momentos han sobrado, pero no todos los principales protagonistas que dominan la liga han podido sobresalir.


Eso le había sucedido al rightfielder de los Cocodrilos de Matanzas, Yadir Dreke, quien viajó a Cuba desde México para disfrutar el regreso a las Series Nacionales luego de una década sin vestir el uniforme de los Cocodrilos de Matanzas. Drake, quien cumplirá 31 años el próximo 12 de abril, ha sido un bateador reconocido con excelentes resultados al nivel de Triple-A.


En 251 juegos, exhibe una línea de .343/.412/.551, con .963 OPS, 37 jonrones, 18 bases robadas, 97 bases por bolas y 101 ponches, según resalta Baseball-Reference.


Recientemente, Drake volvió a lucir su habilidad combinando poder y disciplina en el plato, al punto de producir 15 dobles, ocho jonrones, 40 RBIs y .884 OPS en 56 juegos con los Algodoneros de Guasave en la Liga Mexicana del Pacífico. Sin embargo, para la mayoría de los equipos del béisbol cubano, Drake era un total desconocido. Y, aunque en su hoja de servicios reflejaba su discreta línea de .250/.363/.338, y dos jonrones en 51 juegos con los Cocodrilos de Matanzas, su salto de nivel ahora, una década después, generaba una gran expectativa.


Entonces, llegó la postemporada. Mientras los Cocodrilos arrasaban con barrida de 3-0 ante los Elefantes de Cienfuegos, Drake fue blanco de críticas por la fanaticada. Bateó de 12-2 (.167) con un Grand Slam en el Juego 3. Pero, aunque produjo .684 OPS y empujó al 44% de los nueve corredores que encontró en posición anotadora, la afición esperaba más producción de poder. Probablemente esa exigencia llevó a Drake a detonar un poco de ansiedad en la caja de bateo en esta Semifinal ante los Leñadores de Las Tunas. Y luego llegó el Juego 2, donde el choque de Drake con el intermedista Aníbal Medina mientras buscaban capturar un fly, fue clave para un rally de cuatro carreras de los tuneros. Por esa pifia y las altas expectativas sin cumplir en su esperado regreso con los Cocodrilos —abrió este jueves promediando sólo .154 en esta Semifinal—, recibió fuertes críticas que incluso lo llevaron a comunicarle a sus seguidores que se alejaría por un tiempo de las Redes Sociales.


De cualquier manera, un competidor como Drake sabía qué ajuste realizar y, sobre todo, que las oportunidades de ayudar a ganar a los Cocodrilos llegarían. Para este importantísimo Juego 4 de la Semifinal, que con un éxito le daba el empate a su equipo, Drake inició bateando sólo .160/.214/.320. Entre sus cuatro hits en seis juegos de esta postemporada, acumulaba dos extra bases —doble y jonrón— y 7 RBIs. ¿Qué sucedió este jueves después de siete visitas al home durante la maratón de 11 innings entre Matanzas-Las Tunas? ¡Probablemente ya sepas que Drake bateó de 7-6, con siete remolcadas! ¿Verdad? Pero también deberías saber que: ¡Con seis swings, Drake implantó par de récords en la historia de los playoffs del béisbol cubano!


Los seis hits —incluidos un doble y un jonrón—, superaron la marca anterior de cinco, y las 7 RBIs ingresaron esta tarde en los libros de récords para bateadores de Matanzas en postemporada. De hecho, si recuerdas las líneas expuestas hace menos de 120 palabras aquí, verás que Drake duplicó en un solo partido todos sus números registrados en esta postemporada:


Antes del juego:

4 hits

1 doble

1 jonrón

7 RBIs

En el Juego 4 ante los Leñadores esta tarde:

6 hits!

1 doble!

1 jonrón!

7 RBIs!


Y sí, ¡después de todo llegó su gran momento! Pero además de esa impresionante irrupción ofensiva de Drake, lo más significativo es que los Cocodrilos de Matanzas lograron ganar el Juego 4 e igualar 2-2 la serie Semifinal ante los Leñadores de Las Tunas.


De haber perdido, sin dudas los récords de Drake no habrían tenido el mismo impacto.

Desde el inicio del match, este jueves 11 de marzo de 2021 debería llamarse la tarde de Yadir Drake. Su show de batazos comenzó cuando subió a lo profundo del leftfield una curveball del abridor de los Leñadores, el zurdo Ángel Sánchez. Pero luego de poner delante por 3-0 a Matanzas, Drake devoró en una brillante atrapada un fly de Rafael Viñales a los profundo del right center. Si picaba ese batazo, dos carreras habrían anotado sin contratiempos.


Un inning más tarde, en el segundo, Drake sacudió un doble de línea al left, aplastando una slider del relevista tunero Kenier Ferraz. Sus siguientes tres hits fueron sencillos, hasta que el marcador dio vueltas, y vueltas, ¡y más vueltas! Los Leñadores perdían 7-0 cuando fueron a batear en el final del tercer inning. El abridor de los Cocodrilos, Naykel Yoel Cruz, había admitido un solo hit (sencillo de Yosvany Alarcón por tercera), y cerró el segundo episodio con tres ponches.


Sin embargo, antes de que finalizara el primer tercio, la combatividad de los Leñadores cambió rápidamente el curso del juego: Anotaron cuatro carreras en ese cierre del tercer capítulo, y dos más en el cuarto. Más tarde, en el final del sexto, los hermanos Alarcón produjeron el empate ante el relevista de los Cocodrilos, David Mena. ¡Siete a siete! Sí, cuando Drake desató su “bat-flip” en el mismo primero inning y luego sonó doblete para subir al score el 7-0, esa probabilidad no parecía creíble.


Pero sucedió. Un excelente relevo del diestro Yasel Labrada durante 5.1 innings cubrió gran parte de los ocho ceros consecutivos que recibieron los Cocodrilos desde el tercer episodio hasta el décimo. Después de anotarse 14 carreras por ambos equipos en los primeros dos tercios del partido, el duelo de relevistas entre el diestro Joel Suárez y el dúo Yasel Labrada-Alberto Pablo Civil persistió hasta el inicio del onceno episodio.


Cuando inició la oncena entrada, de los 20 corredores dejados en base por ambos equipos, hubo seis oportunidades desperdiciadas para romper el empate 7-7. En ese final del sexto, Andrés De La Cruz bateó para double play ante Suárez con la posibilidad de completar lo que habría sido una remontada épica para los Leñadores. De ahí en adelante, el noveno fue otro gran momento tras el cero que le tiró Alberto Pablo Civil a los Cocodrilos.

Con la posible carrera de la victoria en segunda luego de los sencillos que batearon De La Cruz y Manuel Ávila, el emergente Leonis Figueredo se ponchó. En el décimo, una colosal atrapada de Eduardo Blanco evitó que el largo batazo de Danel Castro marcara la diferencia ante Joel Suárez. Y, tras no aprovechar las oportunidades, la magia de este impredecible se encargó de mostrarnos un emocionante guion para el éxito de los Cocodrilos.


Así pues, el béisbol nos regaló otra lección de su esencia mística: ¡Otra vez, el hombre del fildeo abrió inning! Eduardo Blanco bateó un sencillo, Aníbal Medina lo movió a segunda con un toque de sacrificio, pero Yadil Mujica falló y puso la entrada en dos outs. En esa situación, Civil le dio el boleto intencional a Jefferson Delgado. Sin embargo, perdió en el conteo a William Luis y entonces se llenaron las bases de Cocodrilos.


Después de casi cuatro horas de intenso desafío, esto estaba sucediendo: Primer extra-inning de esta semifinal. Apertura del 11no capítulo. Juego 7-7, dos outs. ¿Quién subía al plato, para consumir su séptima aparición de la tarde? Sí, Yadir Drake. El hombre de la sonrisa contagiosa y los toques de bate en el dugout, para animar el ambiente y generar buena vibra con sus compañeros. El jugador especial que, aún con la posibilidad de seguir contratado, escogió la opción de regresar a Cuba y apoyar a los Cocodrilos, en este tiempo difícil amenazado por la COVID-19.



Matanzas tuvo la posibilidad de definir el juego antes de llegar al inicio del onceno, pero Jefferson Delgado, Yariel Duque y Evelio Hernández no pudieron vestirse de héroes en el séptimo, octavo y décimo inning, respectivamente. Todos fallaron con corredores en posición anotadora, hasta que las oportunidades de los Cocodrilos se redujeron al enfrentamiento Alberto Pablo Civil vs. Yadir Drake. Tres pitcheos después, ya sabes lo que sucedió: ¡Drake sacudió sencillo por el centro del campo y puso a Matanzas delante con su sexto hit de la tarde!


El rally de cinco carreras, adelantó la victoria de los Cocodrilos por 12-7.


Como dije antes: Los grandes momentos a veces están destinados sólo para jugadores especiales. Este jueves, ese refrán se volvió a cumplir en el béisbol.


Era la tarde de Yadir Drake: Y ahora los Cocodrilos de Matanzas están de regreso.

(Foto de Yadir Drake: BaseballdeCuba)

1 vista0 comentarios

NOTICIAS