• Yirsandy Rodríguez

El espectacular giro de Carlos Juan Viera en noviembre ha sido decisivo para los Leñadores

Actualizado: feb 3


¿Hasta dónde pueden avanzar los equipos sin su “as” de rotación en esta 60 Serie Nacional?

Esa pregunta, seguramente pasó por la mente del manager de los Leñadores de Las Tunas, Pablo Civil, sobre todo cuando el equipo perdió seis juegos consecutivos a finales de octubre.


Para entonces, el principal lanzador del staff, el diestro de 31 años, Carlos Juan Viera, no había funcionado como el as que se esperaba. Y, aunque mejoró sus tasas de bases por bolas (4.5% en octubre por 5.4% en septiembre) y rebajó el OPS de sus oponentes de .893 en septiembre a .668, Viera aún no estaba brindando todo el calor suficiente. A su vez, también vale señalar que el lineup de los Leñadores lideraba la liga con 38 jonrones, pero el bateo en momentos claves y la defensa no había engranado con la consistente sincronía del equipo más estable en las últimas tres series.


Sin embargo, llegó noviembre. Y con una larga gira de cuatro subseries —igual a 10 juegos— fuera de casa, el reto se presentó para los Leñadores como una especie de posible renacer o, de lo contrario, la inesperada debacle de un equipo con sobrada calidad para imponerse en esta 60 Serie Nacional.

Ahora, 11 juegos después, la reacción con 10 victorias este mes ha sido el esperado regreso de los Leñadores de Las Tunas (26-20), quienes ya entraron como séptimos en zona de clasificación.


Con todos los poderes encendidos en su máxima expresión, los dirigidos por Pablo Civil han ganado 14 de sus últimos 15 juegos. En ese mismo lapso, desde el pasado 25 de octubre a la fecha, Las Tunas registra 105 carreras anotadas y 39 permitidas, para un excelente diferencial de más-66.


Cuando ganas tantos juegos en fila, la positividad prima en el club house, pero como recordamos al inicio, es difícil una recuperación así sin que esté funcionando el as de la rotación. Y esa es precisamente parte de la fortaleza que tiene a los Leñadores discutiendo entre los mejores equipos cuando pasamos más de la mitad en esta temporada regular a 75 juegos.


Entonces, simplemente era cuestión de tiempo, de enfoque… de volumen… de proyecciones… de ajustes, todo lo positivo que ha activado Carlos Juan Viera para darle un giro total a su temporada de 2020.


Luego de un inicio escabroso en septiembre, y algunas de sus inconsistencias sin total solución para octubre, Viera entró a noviembre con el peso de tener que definir su redención. Este mes, en apenas el 35% (28 IP) de sus innings totales (79), ha ajustado las deficiencias que lo mantuvieron alejado de su comando, la eficacia de sus armas secundarias para exterminar bateadores y el ritmo de siempre.


Demoró, pero volvió, y lo que ha estado haciendo Carlos Juan Viera es algo parecido a su impacto del año pasado, cuando lideró la liga con el promedio de bateo permitido más bajo (.232) tras enfrentar a 527 oponentes en 129 innings y 18 aperturas. Por supuesto, ¡puedes analizar la magnitud del giro! ¡Deja que algunas métricas te lo cuenten!



El ascenso es más que evidente, ¿verdad? Después de un septiembre gris, admitiendo .337/.370/.523 (AVG/OPB/SLG) y un SLGC (slugging en contacto) de .625, Viera ha vuelto al mando. Su tasa de bases por bolas aumentó hasta 6.8% y los ponches bajaron la frecuencia (14.8%), pero lo más importante es que está neutralizando a sus oponentes.


Este mes, los 88 oponentes de Viera, un acumulado contra Artemisa, Matanzas y Cienfuegos, le promedian sólo .152, y apenas .179 en contacto. O sea que, a pesar de no estar logrando los outs con una tasa de strikeouts a la altura de su dominio el año pasado (17.4%), Viera ha lanzado para efectividad de 0.31 en sus últimas cuatro aperturas.


¿Y sabes qué ha distinguido de manera inigualable en la liga este reciente giro del diestro tunero? Saber imponerse en situaciones de presión sobre la colina, al punto de dejar esperando remolque a los 14 corredores que le han llegado a posición anotadora.


Sí, Viera ha sido el dueño de este mes de noviembre: ¡Sus rivales llevan de 14-0 cuando han encontrado la posibilidad de anotarle carreras a Carlos Juan Viera! ¡Control total de la situación!


También, en dicho lapso de sus últimas 28 entradas, el titular de rotación de los Leñadores suma además dos juegos completos y una blanqueada en su 12da apertura del año el jueves pasado, cuando los Leñadores vencieron por 6-0 a los Elefantes de Cienfuegos.


Así es, justo en el momento que los campeones nacionales de la 58 Serie Nacional comenzaron a calentarse en esta segunda mitad de temporada, el as del manager Pablo Civil ha encabezado el staff. Y, junto a Viera, Yoalkis Cruz (3-0) y Yudiel Rodríguez (2-1) también han garantizado la durabilidad y el éxito de la rotación.


En general, el pitcheo tunero ha permitido el promedio de bateo más bajo de la liga este mes (.226), mientras la tanda ofensiva de los Leñadores registra el segundo mejor OPS (.872), detrás de Mayabeque (.885). Con un diferencial de carreras de (+52), producto de 76 carreras anotadas y apenas 24 permitidas, los Leñadores de Las Tunas van rumbo a colarse entre los mejores seis equipos en los puestos clasificatorios.


Y, en ese salto de nivel que se esperaba, la contribución del as de rotación, Carlos Juan Viera, es y será decisivo, sobre todo más allá de haber sido el rey del pitcheo en este mes de noviembre.


(Foto Carlos Juan Viera/István Ojeda)

0 vistas0 comentarios

NOTICIAS

ARCHIVO

ETIQUETAS