• Yirsandy Rodríguez

“Pito” Abreu hizo historia ‘En el campo de los sueños’

“Pito” Abreu no perdonó la curveball del zurdo de los Yankees, Andrew Heaney.


En dos strikes sin bolas durante la entrada inicial, Abreu haló a sus anchas el noveno pitcheo de Heaney y produjo un jonrón solitario en el encuentro llamado “Campo de los Sueños” (Field of Dreams), basado en la película que se realizó en 1989 teniendo a Kevin Costner como protagonista.



Abreu bateó el primero de ocho bambinazos—cuatro por cada equipo—que volaron rumbo al icónico maizal que rodea Field Dreams. Por los Yankees, Aaron Judge envió la pelota más allá de los límites en dos ocasiones, primero en el tercer inning y luego en el noveno. Brett Gardner también aportó un cañonazo, y Giancarlo Stanton puso delante sensacionalmente a los Yankees en el inicio del noveno, 8-7.


Los White Sox, quienes jugaron en condición de home club durante la noche de este jueves en Iowa, también fueron impulsados por su poder. Eloy Jiménez provocó una explosión de tres carreras en el tercer episodio y Sevy Zavala agregó un jonrón que puso el score 7-3 a favor de Chicago durante la parte baja del quinto.


En el final del noveno, tras la remontada de los Yankees 8-7, se vivió un momento espectacular para sellar el desafío histórico hecho realidad en el “Campo de los Sueños”: Walk-off jonrón de Tim Anderson a lo profundo del rightfield ante Zack Britton, dejó tendidos por 9-8 a los Yankees cuando estaban a dos outs de llevarse el éxito.



Para los amantes del béisbol, el partido fue un sueño hecho realidad, 32 años después de que ‘Field of Dreams’ se convirtiera en uno de los filmes donde más se refleja el significado del béisbol para los estadounidenses.


“¿Es esto el cielo?”, preguntó el fantasma de John Kinsella en la película que inspiró el partido donde los White Sox vencieron por 9-8 a los Yankees de New York en Iowa, cede del primer juego en un lugar temporal construido para unos 8 mil fanáticos en la pequeña Dyersville.


“No, es Iowa”, respondió el granjero obediente Ray Kinsella, interpretado por Kevin Costner, a su padre con una sonrisa antes de jugar a atrapar la pelota bajo las luces en la escena más conmovedora de la película.


“Shoeless” Joe Jackson y otros jugadores del pasado que salieron al terreno en el filme fueron reemplazados por José Abreu y Aaron Judge.


Ambos equipos usaron uniformes antiguos que se remontan a 1919, cuando Jackson jugaba para los Medias Blancas y fue uno de los ocho jugadores sancionados por arreglar juegos de la Serie Mundial. La historia de ese equipo es uno de los muchos temas entrelazados en un clásico que trasciende los deportes.




El “Campo de los Sueños” y otro capítulo de “Pito” Abreu


Para el cubano José Abreu, este jueves 12 de agosto de 2021 no sólo pasará a su historia como un día inolvidable por haber sido el primer jonronero en “Field of Dreams”. Sí, con el lineazo a 355-ft que aterrizó en el maizal detrás del leftfield, Abreu arribó a 221 jonrones en la octava temporada de su carrera.


Así que, cuando el gigante del ‘79’ entró en el plato, escaló de un golpe en dos de las listas más legendarias donde podría aparecer su ilustre apellido: Igualó a Harold Baines (221 HR), quien ocupa el tercer lugar en la historia de los White Sox y, al mismo tiempo, rompió el empate con su compatriota Tony Oliva.



Oficialmente, Abreu es el cuarto cubano con más jonrones en las Grandes Ligas, aunque está alejado a 158 HR de Tany Pérez, quien terminó en el tercer lugar de todos los tiempos con 379, detrás de Rafael Palmeiro (569) y José Canseco (462).


En los White Sox la situación de “Pito” está más complicada, sobre todo por su debut a los 27 años. Frank Thomas, el líder histórico de la franquicia, bateó 448 HR, y Paul Konerko 432. Las diferencias son de 227 y 211, demasiado distantes para Abreu, quien ya cumplió 34 años. Sin embargo, también es justo destacar la admirable frecuencia de “Pito” durante sus primeras ocho campañas. Así que me di a la tarea de investigar en Baseball-Reference.com cuál había sido la capacidad de Baines y Oliva en comparación con Abreu.


Asumiendo que “Pito” llegó a 221 jonrones con menos juegos (1,070), era interesante saber cuántos bambinazos acumulaban Baines (1,670 juegos) y Oliva (1,676) durante ese mismo lapso de partidos. ¡Por supuesto que no hay sorpresas! ¡Los resultados de “Pito” Abreu son arrolladores!


Resulta que Baines, durante sus primeros 1,070 desafíos jugados entre el 10 de abril de 1980 y el 10 de agosto de 1987, acumuló una interesante línea ofensiva de .288/.334/.472 con los White Sox, pero bateó 148 jonrones en 4,572 apariciones al plato. ¡Abreu le sacó 73 HR de ventaja!

¡Descomunal!


El caso de Tony Oliva fue parecido. Curiosamente con siete comparecencias (4,579) más que las acumuladas por Baines, produjo 155 bambinazos, exhibiendo una interesante “slash line” de .311/.360/.503. Sin embargo, ni Baines ni Oliva pudieron acercarse al ritmo de Abreu, aunque por su tardío debut “Pito” no logre extender su carrera como desearía.



De cualquier manera, con cada explosión de su madero—ya suma 23 HR & 85 RBIs este año—, la inspiradora expectativa que genera el talento de Abreu no es fácil de apagar. Así pues, ¿quién sabe qué podría suceder en el futuro, sobre todo si se mantiene saludable?


¿Hasta dónde podría llegar el impacto de José Dariel Abreu al más alto nivel del béisbol? ¿Podrás superar los retos en una carrera batallando contra las ineludibles regresiones que llegan con el paso del tiempo?


Esas son grandes preguntas que nos seguirán conectando con cada swing del “Gigante del Central Mal Tiempo”, porque ha demostrado su clase incluso en el “Campo de los Sueños”.


(Foto: José Abreu/White Sox)


1,106 vistas0 comentarios

NOTICIAS