• Yirsandy Rodríguez

38 años después: Dentro de la histórica barrida de los Piratas ante Granma


Jonathan Carbó/Foto: Radio Bayamo

¿Quién llegó a imaginarlo?


Tal vez uno de los pocos pudo haber sido Armando Jhonson, el manager de los Piratas de la Isla, quien junto a su colectivo de dirección se trazó incontables estrategias para lograr un resultado que se convirtió en la primera gran sorpresa de esta 61 Serie Nacional: Barrer a los Alazanes de Granma entre martes y jueves, con el disfrute del público en el estadio Cristóbal Labra.


Sí, tras 22 de 27 innings disfrutando la ventaja en el marcador, los Piratas de la Isla le propinaron su primera barrida a Granma luego de 38 años, dos meses y 12 días, con emocionantes victorias por 5-0, 3-1 y 1-0. El último pase de escoba de los pineros sobre un team granmense en Series Nacionales, se remonta a la temporada de 1983-84, liderados por los brazos de Justo López, Roberto Soto y el legendario diestro de mil batallas, Carlos Yanes.


Con el trío de triunfos, ahora los Piratas tienen racha de 5-0 ante los Alazanes de Granma: 9-0, 11-7, 5-0, 3-1 y 1-0. En partidos decididos por 1-0, los Piratas empataron el match 2-2, contando además con otros éxitos de Jonathan Carbó (23 de septiembre de 2020) y Wilber Pérez (10 de enero de 2001).

Recordemos los momentos decisivos que definieron cada éxito de los Piratas:


Martes 1 de febrero: Piratas 5, Alazanes 0

La hazaña histórica comenzó el pasado martes con un duelo de pitcheo entre el veterano zurdo de los Alazanes, Leandro Martínez, y el diestro Jonathan Carbó.

Aquimo Jiménez abrió el marcador 1-0 para los pineros con sencillo en el inning de apertura y, cinco entradas más tardes, Leonardo Urgellés produjo la expulsión de Martínez, sacudiendo cañonazo de línea al center. El cátcher Jordanys Acebal agregó otra remolcada que puso el score 3-0 en el final del sexto, mientras Carbó lucía hermético en el montículo del estadio Cristóbal Labra.


Con el cero del séptimo, tras retirar en fila a la tanda alta (1-2-3) de los campeones nacionales, Carbó cerró su impecable actuación con apenas cinco sencillos permitidos, seis ponches, un boleto y tres dead ball.


En este último registro, sus tres oponentes golpeados, estuvo una de las claves del diestro pinero: Esa fue una señal del extinguido pitcheo pegado, tendencia que se ha perdido a día de hoy en los lanzadores de la Serie Nacional. Ese efecto de ataque fue clave para Carbó y Kendry Hernández, quien retiró de 6-0 a los Alazanes durante las últimas dos entradas. De manera general, ningún bateador de los Alazanes registró partido de multi-hit, y la tanda del sexto al noveno bate fue eliminada de 13-1.


Miércoles 2 de febrero: Piratas 3, Alazanes 1

Fue otro duelo de pitcheo, definido por el bateo oportuno y la defensa de los Piratas. Los Alazanes marcaron su única carrera del juego con un sencillo de Alexquemer Sánchez en el inicio del segundo inning, pero Luis Ángel Rojas empató el score 1-1, produciendo con cañonazo al right después de dos outs. Un capítulo más tarde, llegó de manera temprana la decisión del duelo de zurdos entre Yunier Castillo y el veterano de 45 años, Wilber Pérez.


Una pifia del torpedero granmense, Yobanys Millán, le dio vida a Aquimo Jiménez, provocando que se llenaran las almohadillas, y luego Dainier Gálvez—en función de quinto bate—coló un rolling de hit al right, que produjo dos rayitas más para poner la pizarra por 3-1. Con ventaja de tres carreras, el experimentado manager de los Piratas, Mandy Jhonson, ya había obtenido lo mejor de Wilber Pérez: 5 IP, 8 H, 1 R, 1 ER, 2 SO, 2 BB (1 BI) y 2 DB. Así que era un buen momento para confiar una vez más en sus lanzadores relevistas.


Contra la tanda de “9-1-2”, el diestro de 21 años, Lázaro Guerrero, avanzó sin presión. Retiró el sexto capítulo en fila, incluyendo un strikeouts ante el leadoff de los Alazanes, Yobanys Millán. En el inicio del séptimo, dominó a Raico Santos (rolling a segunda) y a Avilés (línea al center). Con par de outs, Carlos Benítez y Lázaro Cedeño entraron en circulación tras sacudir sencillo al right y doble al left, respectivamente. Sin embargo, Guerrero no se dejó impresionar y dominó a Darién García en bounce al short, cuando los Alazanes tenían a 180 pies la oportunidad de igualar el marcador.


Al inning siguiente, algo parecido le ocurrió al diestro Franklin Quintana, quien abrió su relevo con boleto a Iván Prieto, par de ponches contra Alexquemer y Guillermo García y, acto seguido, un imparable al left de Osvaldo Abreu. En esa situación, Raico Santos tampoco pudo producir, y fue retirado con rolling a segunda.


Jueves, 3 de febrero: Piratas 1, Alazanes 0

Después de los dos reveces 5-0 y 3-1, donde los Alazanes anotaron una sola carrera en 18 entradas, llegó la joya más inesperada de la sub-serie: El gran pitcheo del novato zurdo de 20 años, Dorvis Lornet Navarro.


En siete entradas completas, Navarro dejó a los Alazanes en un hit, enfrentando el duelo de pitcheo contra el diestro César García. El único imparable de los granmenses lo conectó Yobanys Millán, precisamente por territorio del lanzador, abriendo el cuarto inning. Navarro no ponchó a ningún bateador, otorgó sólo dos boletos pero dejó a los Alazanes de 20-1, sin poder ni siquiera colocar a un corredor en posición anotadora.


Dos de los tres granmenses que llegaron a bases, fueron eliminados por la brillante defensa de los Piratas: Pedro Almeida sentenciado en primera por un tiro del centerfielder José Luis Bring durante la tercera entrada, y Millán sorprendido por Luis Felipe Rivera, quien devoró un lineazo de Raico Santos.


Los últimos dos ceros del talentoso derecho Kendry Hernández—quien se apuntó su segundo salvamento de la campaña—, fueron colgados antes de que Leonardo Urgellés impulsara la carrera decisiva con elevado de sacrificio en el séptimo capítulo.


Al final, el staff de pitcheo cumplió su gran reto en la sub-serie ante los actuales campeones nacionales, dejándolos con una sola carrera en 27 innings. El trabajo del bullpen fue impecable, lanzando ocho de los 18 ceros en general y, aunque la ofensiva estuvo limitada por la rotación de los Alazanes, el bateo oportuno y la defensa resultaron claves para los pineros.


Una vez más, los Piratas lograron sorprender a base de entrega total dentro del terreno de juego, demostrando que pueden vencer a cualquier rival y darán batalla en esta 61 Serie Nacional.