• Yirsandy Rodríguez

Opening Day 2022: Torres y el tiempo


Yosvany Torres/Foto: Modesto Gutiérrez

Ya debes haber escuchado que el pitcheo de los Vegueros volvió a ser brillante en el Opening Day. Podemos resumirlo así, tras nueve innings eficientes en el inicio de la 61 Serie Nacional del béisbol cubano: Dejaron a los Piratas de la Isla en cuatro hits, una carrera y lanzaron sólo dos boletos en nueve entradas.


Ese impacto realmente no sorprende, pues el staff de los Vegueros vuelve a proyectarse como el más dominante, tras liderar la liga con 3.58 ERA general, 3.66 ERA de los abridores, 3.46 ERA del bullpen y dejar a sus rivales con el promedio de bateo (.269), OBP (.341) y OPS (.715) más bajo en la 60 Serie Nacional. Sin embargo, individualmente, hubo una gran historia este martes en la provincia más occidental de Cuba, y es probable que ya sepas quién fue su protagonista: Yosvany Torres Gómez.


A sus 41 años, la constancia y el valor agregado de su disciplina deportiva dentro y fuera del campo, le han permitido al “Gigante de Minas de Matahambre” mantenerse en activo. Es cierto que enfrentó a uno de los lineups menos valorados en proyecciones para 2022—los Piratas fueron 15tos en OPS (.723) durante la pasada campaña—, pero Torres volvió a lucir el potencial que lo ha llevado a un lugar especial en la historia de los lanzadores pinareños: El control del juego. Su temple. Esa agresiva alma de guerrero que no se rinde, protagonizando otra demostración de su efectivo ritmo de pitcheo.


La línea final de Torres fue prácticamente impecable: 6 IP, 2 H, SO, BB. Entonces, ya sabes: Si no aprovechas a Torres en los primeros innings, es bastante difícil derribarlo, porque incluso a sus 41 años y con el desgaste de 1825 ⅔ innings lanzados durante dos décadas sobre montículo, no va a conceder muchas oportunidades con su zigzagueante mezcla de pitcheos. En los dos primeros capítulos del partido, los Piratas lograron colocar al menos un corredor en posición anotadora, pero Luis Ángel Rojas y Jordanys Acebal cedieron el tercer out con elevado al right y rolling a tercera, respectivamente.


¿Qué sucedió entonces? Una vez más, Torres volvió a lanzar como en sus mejores tiempos: Dominó a 11 de sus siguientes 12 rivales, incluyendo tercero, quinto y sexto innings en fila. Hubo un momento que su trabajo parecía convertirse en una sesión de infield, ya que admitió seis rodados al guante del torpedero Juan Carlos Arencibia, una línea a tercera y par de elevados al centerfield, mientras se encaminaba a completar su décimo triunfo ante equipos de los Piratas de la Isla en Series Nacionales.


Y luego llegó la merecida felicitación que quizás pasó desapercibida por la fanaticada de regreso al estadio Capitán San Luis: Torres rompió el desempate de 117 victorias junto a otro astro pinareño, el legendario diestro del número “52”, José Ariel Contreras. Eso sí: “El Titán” de los Vegueros terminó con marca imponente de 117-50, para un soberbio promedio de éxitos de .701.


Ahora Torres tiene balance de 118-101, luciendo porcentaje de .541, tras igualar las aperturas (8) en Opening Day con otro icónico serpentinero de vueltabajo, “El Rascacielos pinareño” Pedro Luis Lazo. Después de su apertura de calidad, los Vegueros comenzaron a exhibir el potencial de su bullpen. El diestro Reilandy González tiró el cero del séptimo, preservando la ventaja de 3-0 que el equipo le ofreció a Torres.


Luego, Yoandy Cruz aseguró 1 ¹/₃ inning más, y tras permitir doble remolcador del tercer bate pinero Yasmany Viera, el manager Alexander Urquiola envió al montículo a Frank Luis Medina para garantizar el cierre. Medina dominó a Luis Felipe Rivera en bounce al short, y luego ponchó a Leonardo Urgellés para acreditarse su 12do rescate en apenas 26 relevos durante las últimas tres campañas (58-61 SNB).


El rally de tres carreras de los Vegueros fue decisivo en el sexto inning, combinando una de las principales potencialidades del equipo: Bateo de contacto y velocidad en función de la ofensiva. Tres hits consecutivos de Roidel Martínez, Yasser González y Willian Saavedra, llenaron las almohadillas del Capitán San Luis, preparando el escenario para que el oportuno Lázaro Emilio Blanco abriera el marcador 1-0 con un metrallazo de línea al rightfield. El cátcher Jorge Yoan Rojas y el intermedista Pedro Luis Dueñas remolcaron las otras dos rayitas, todas ante los envíos del abridor pinero, Miguel Ángel Lastra (6 IP, 7 H, 3 R, 3 ER, 2 SO, 2 BB), quien fue un digno rival por los Piratas.


Al final, como de costumbre, Torres volvió a disfrutar su tiempo sobre la colina, una gran noticia para las aspiraciones de los Vegueros en esta 61 Serie Nacional.