• Yirsandy Rodríguez

5,000 robos y la grandeza del Rey 'Bert'

Actualizado: 12 sept 2021



Anoche, mientras disfrutaba las actuaciones de los jugadores cubanos y preparaba una taza de café, la noticia comenzaba a generar reacciones en Twitter: En el primer inning ante el cátcher Sean Murphy de los Atléticos de Oakland, Adolis García se convirtió en el jugador cubano que robó la base número 5,000 de todos los tiempos en las Grandes Ligas.


¡5,000! ¡Eso suena bien!


Steve Bellan se robó la primera almohadilla hace poco más de 150 años, pero la gran joya que descubrí algunos minutos después, fue que la cantidad no ha sido el valor más trascendente para los peloteros cubanos. La gran hazaña casi 55 mil días después, ha estado en la efectividad:


Porcentaje de bases robadas por jugadores de diferentes países en MLB %/Intentos


Cuba: 71.8% en 6,965 intentos

República Dominicana: 69.9% en 19,767 intentos

Venezuela: 69.3% en 10,385 intentos


Obviamente, la diferencia del 1.9% que tienen de ventaja los peloteros cubanos, podría cambiar mientras aumenten a otro nivel los intentos de robo, pero creo que valía la pena al menos traerles una referencia para ubicarnos en contexto. De hecho, no siempre el líder robador de todos los tiempos tiene la efectividad mejor calificada, sobre todo debido a la cantidad de intentos. De los 378 peloteros cubanos que han debutado en MLB—incluyendo los lanzadores—, sólo 17 han logrado robar al menos 100 bases.


Entre ese selecto grupo que representa el 4.4% del total, Bert Campaneris, el líder absoluto de todos los tiempos en las Mayores, terminó con el segundo porcentaje más alto, a no ser que extendamos el filtro hasta dejar los a cubanos con al menos 250 intentos de robo. Pero si mantenemos 100, una cifra que me parece razonable para un jugador capaz de promediar al menos 20 intentos en sus primeras 10 temporadas, este sería el Top-10:


Armando Marsans, 82.2%

Bert Campaneris, 76.5%

Jose Tartabull, 74.3%

Leonys Martín, 73.7%

Rafael Palmeiro, 70.8%

José Cardenal, 70.6%

José Canseco, 69.4%

Alexei Ramírez, 69.4%

Tony Taylor, 67.8%

Alex Sánchez, 67.8%


Como puedes apreciar, hay sólo cuatro jugadores que consiguieron sobrepasar la media registrada de 71.8% de robos por los 193 cubanos con al menos una base robada en MLB. Todos ya están retirados, pero el gran mensaje aquí está claro: Es bastante difícil mantener un alto promedio de bases robadas por cada intento efectivo—sin contar las salidas cuando el bateador que estaba en el plato conectó un foul—. Por esa razón, deberíamos ser flexibles con los robadores que extendieron su capacidad por más años e intentos.


En la historia de las Series Nacionales de Cuba, también hemos visto una tendencia similar:


Antonio Jiménez Casa Del Valle, 75.1%

Yulieski Gurriel, 74.6%

Roel Santos, 73.6%

Félix Isasi, 73.1%

Sergio Quesada, 72.4%

Ermidelio Urrutia, 72.3%

Enrique Esteban Díaz, 72.2%

Omar Linares, 72.1%

Víctor Mesa, 71.1%

Silvio Montejo, 69.8%


Víctor Mesa y Enrique Díaz fueron líderes por ese orden durante buen tiempo, pero al finalizar sus respectivas carreras quedaron en los lugares siete y nueve del ranking entre jugadores con al menos 200 intentos de robo. Si aumentamos esa cantidad de intentos a 400s, “Enriquito” escalaría al segundo lugar detrás de Antonio Jiménez Casa Del Valle, y Víctor Mesa sería el tercero. Pero entonces de esa forma se restringiría considerablemente la lista, pues 45 de los 53 que acumularon más de 200 intentos no pudieron sobrepasar los 400.