top of page

Andy Vargas sueña con el equipo Cuba

"Nuestro país goza de gran prestigio a nivel internacional en este deporte y tiene una rica historia de la que me gustaría ser parte. Es un sueño para mí vestir los colores de Cuba y aportar mi granito de arena en el momento que me toque", dijo el diestro serpentinero.


Aunque aún restan seis meses para el inicio de la competencia más importante del año, el Premier 12, donde asistirán los equipos mejor ubicados en el ranking mundial de la Confederación Mundial de Béisbol y Softball, Vargas va camino a lograr su objetivo.


En sus nueve salidas como abridor del equipo Industriales ha logrado seis victorias y exhibe un promedio de carreras limpias por juego completo de 2.14, líder del torneo en ambos departamentos.


Con 36 ponches y un average de contrarios de .243, apenas ha concedido 14 bases por bolas en 54 y dos tercios de entradas trabajadas y solo se le embasan 1.17 bateadores por capítulo, segundo en ese acápite.


"En el entrenamiento me enfoco en repetir bastante la mecánica de pitcheo y en el momento de lanzar trato de hacerlo siempre con catcher real, ya que así se asemeja más al partido de pelota", apunta el serpentinero para justificar su buen control.


Lo más llamativo de la actuación de Vargas es que la firma luego de una lesión que sufrió en mayo del pasado año, que lo obligó a pasar por el salón de operaciones.


En aquel momento estaba envuelto en otra excelente temporada y había debutado como abridor con seis victorias, luego de una corta y exitosa carrera como relevista que lo llevó a reforzar el equipo Agricultores que participó en la Serie del Caribe de Caracas, Venezuela.


"Me enfoqué en fortalecer la mente, mantenerme positivo durante todo ese proceso y centrarme para regresar en la misma forma", confesó.


Añadió que "la clave estuvo en la mentalidad y el trabajo duro y reconoció que fue un proceso difícil y lleno de incertidumbre, que pudo vencer gracias a su sacrificio y el apoyo de familiares, amigos y entrenadores, entre ellos Ebris Pablo Martínez y el legendario José Manuel Cortina".


Aunque su sueño es integrar la selección cubana, su meta ahora es ayudar a lograr la clasificación a la postemporada de su equipo capitalino, ubicado en el sexto escalón de la tabla de posiciones.


"No tengo duda alguna que clasificaremos. Es normal que tengamos momentos malos durante el torneo, pero los que estamos tenemos toda la disposición del mundo y toda la convicción que vamos a lograr ese primer objetivo", apuntó.

Comentários


Os comentários foram desativados.

Noticias

bottom of page