• Ray Otero-Alonso

Liga Profesional Cubana de Béisbol (1878-1961)

Actualizado: 4 oct

"Al principio, la naturaleza social de los clubs de béisbol era la calidad predominante del béisbol." - Roberto González Echevarría en su obra The Pride of Havana, a History of Cuban Baseball

Un 20 de diciembre de 1878 varios jóvenes cubanos, entre los que se encontraban Ernesto Guilló, como secretario, Carlos de Zaldo, Joaquín Franke y Adolfo Nuño, en representación del club Almendares, y Beltrán Senarens, Ricardo Mora y Manuel Landa, por el Habana Baseball Club, apasionados por un deporte que ya captaba adictos en el país, se reunieron en el No 17 de la Calle Obrapía, en La Habana, para sentar las pautas de lo que posteriormente sería el primer campeonato cubano de béisbol y el segundo de su tipo en el mundo, después del surgimiento apenas dos años antes, en 1876, de la Liga Nacional en los Estados Unidos.


Solo los representantes de los clubs Habana y Almendares tomarían parte en la reunión - con el otro participante, el club Matanzas, aceptando desde el día 17 del propio mes cualquier acuerdo entre estos dos elencos de cara al torneo inaugural - que dejó definido el calendario del torneo y que daría inicio el 29 del propio mes. Un total de 10 hombres - y no nueve - formarían los lineups de los elencos, con la participación también del RS o "Right Shortstop". Se acordó que los equipos derrotados pagarían por un banderín que se le entregaría al elenco campeón - ganador de más juegos - con la inscripción Campeonato de 1878, mientras los ganadores también recibirían individualmente una medalla de plata que tendría inscrito: Isla de Cuba, Béisbol, Campeonato de 1878.


En general, y acorde al autor Ángel Torres en su obra La Leyenda del Béisbol Cubano, los acuerdos fueros los siguientes:


1. Que cada equipo jugase tres partidos con cada uno de los otros dos, y el que saliera vencedor sobre ambos rivales por dos desafíos, se coronaría campeón.

2. Que el premio consistiera en una bandera de seda blanca, fileteada por los colores del conjunto vencedor y la inscripción ‘Championship 1878’, siendo costeada por los teams perdedores.

3. Que la liga premiara a los peloteros con medallas de plata, con las inscripciones de ‘Island of Cuba, Base-Ball Championship, 1878’, estando el costo a cargo de los tres contendientes por partes iguales, encargándose de su realización el club Habana.

4. Que los encuentros se celebraran los domingos o días festivos, comenzando el 29 de diciembre de 1878.

5. Que las reglas y condiciones de los juegos fueran las que indicaba la Guía Oficial de Baseball de los Estados Unidos de 1878.


Así, con Leopoldo de Sola como presidente, el 29 de diciembre de 1878 se inaugura la primera Liga de Base Ball - como se le nombró en su edición inicial - y que posteriormente se establecería como Liga Cubana de Béisbol Profesional. En aquella primera edición, la misma contó de tres elencos, Almendares, Habana y Matanzas, pero muchos otros equipos tomarían el terreno en torneos posteriores, por lo que nombres como los de Fe, San Francisco, Cuba, Marianao, Santa Clara, Cienfuegos, e incluso Rex Sox y White Sox, se verían durante la existencia de la misma.


Estatus de la Liga Cubana


La Liga Cubana, en aquella primera edición y por al menos los próximos 13 años, no tuvo un estatus profesional, todo lo contrario. Aunque siempre se haya pensado que desde el surgimiento de estos campeonatos ellos eran considerados profesionales, la realidad indica que en sus inicios fueron plenamente amateurs, y que, sin duda, fueron evolucionando hacia profesionales, encontrando también resistencia en este proceso. En sus inicios, la propia constitución y objetivo de los clubs marcaban el estatus de los torneos. Las directivas de los clubs básicamente ofrecían banquetes, fiestas bailables y otras actividades recreativas para recompensar a sus jugadores, pero a medida que la competitividad y rivalidad entre elencos aumentó, la llegada del profesionalismo fue inevitable.


Se considera que entre las temporadas 1885-1886 - diciembre 20 de 1885 a febrero 28 de 1886 - y la de 1887 - 23 de enero al 12 de junio - fue que la liga cubana comenzó a adquirir un estatus semi profesional. En la de 1886, el juego sufrió un cambio drástico, con la eliminación de la regla que permitía a los bateadores poder pedir lanzamientos y era solo el comienzo de una real evolución de los torneos cubanos y el béisbol en general en el mundo. En Cuba, para 1888, los árbitros comenzaron a ser remunerados por su labor, mientras los elencos participantes empezaron a buscar a los mejores jugadores para, entre otras cosas, vencer al casi invencible elenco Habana que había conquistado los primeros seis títulos de los campeonatos cubanos. Finalmente el Club Fe logró romper la seguidilla habanera y se llevó el título del torneo de 1888. En ese mismo campeonato, todos los equipos involucrados realizaron negociaciones para mejorar su roster, adquiriendo jugadores de otros equipos:


Transacciones en 1888:

  • Habana -Adquiere 4 jugadores

  • Carmelita - Adquiere 3

  • Fe - Adquiere 2

  • Almendares - Adquiere 1

De un total de 10 jugadores en 1888, la siguiente temporada - 1889 - ve a otros nueve jugadores cambiar de club y para 1890-1891, la reeintegración del club Almendares se produce con un ataque feroz a los jugadores del Habana, arrebatándole a cinco de los mejores jugadores del elenco, en los nombres de Francisco Delabat, Moisés Quintero, Miguel Prats, José Estrada y Rafael Hernández. Pese a esto, un muy renovado elenco Habana, con Emilio Sabourín al mando, conquista su octavo título de Cuba en solo nueve ediciones de campeonato. Para muchos estudiosos, esta resultó la última campaña en donde el amateurismo, en sus inicios, y semi profesionalismo, después, jugaron un papel protagonista en los campeonatos cubanos. A partir de la siguiente temporada, los cambios de equipo, y por consiguiente las ofertas monetarias, aumentaron.


De tal modo que para la temporada de 1892, la práctica del béisbol profesional en los campeonatos de Cuba era una realidad y la gran muestra fue que, por ejemplo, el Almendares incluía ese año un total de 8 ex jugadores del Fe, tres del Habana y uno del Cárdenas, mientras el Habana también adicionaba cuatro ex almendaristas y dos del Fe y, acorde a Raúl Diez Muro, para mayor confirmación, el elenco Águila de Oro, al culminar la temporada de 1892, perdió a sus 15 jugadores quienes terminaron en otros elencos. Sin poder corroborrar exactamente cuando los llamados "Clubs" - institución social totalmente amateur - dejaron de existir bajo ese nombre, para pasar a convertirse en equipos o teams, se puede considerar que sí, 1892 fue el momento en que la profesionalización de la liga se hizo una total realidad.


Guerras y suspensiones


Algo que caracterizó a la liga y una de las grandes razones que hacen al béisbol estar arraigado al propio proceso político de la isla, fue el apoyo de la misma a muchos de los jugadores que tomaron parte en la gesta independentista - iniciada en 1895 - ante el colonial gobierno español. La liga no solo llegó a suspender campeonatos por esta razón, sino que también rindió honor a muchos de sus jugadores, quienes partieron y murieron en defensa de una Cuba independiente.


Las mayores suspensiones fueron precisamente entre finales de los años 1895 y 1898, la primera por razones internas, pero las posteriores a causa de la iniciada guerra de independencia de los cubanos contra España y, posteriormente, con la explosión del acorazado Maine en el puerto de La Habana - el 15 de febrero de 1898 -, este último acontecimiento dando inicio a la guerra hispano-cubano-norteamericana.


El impás de los campeonatos se produjo primeramente cuando la temporada 1894-1895 no tuvo fin, por una disputa en un choque entre el Almendares y el Habana, un 12 de mayo de 1895, a causa de la suspensión del juego por lluvia tras doce entradas donde el marcador reflejaba un empate a seis carreras. Posteriormente, con la situación social agravada por la guerra, las temporadas de 1895-1896 y 1896-1897 quedaron suspendidas, para cuando el torneo se volvió a reanudar - un 26 de diciembre de 1897 con la inauguración del campeonato 1897-1898 -, verse nuevamente suspendido antes de los Play Offs - el último encuentro fue el 17 de abril de 1898 con un triunfo del Feista 11-7 sobre el Habanista - esta vez a causa de la guerra. Durante este tiempo, la Liga Cubana no tuvo campeón alguno.


En general, ambas guerras sentarían las bases para que la práctica del béisbol sufriera una pausa en el país, hasta que para 1899 se produce un regreso a la "normalidad", con la inauguración el 19 de febrero de 1899 del campeonato de ese año, el cual, tras su conclusión con el triunfo del elenco Habanista un 9 de julio de 1899, diera por terminado el llamado período Hispánico (1878-1899) de nuestros torneos y constituyera factor esencial en el nuevo auge que la Liga Cubana tomaría a partir de 1900, no sin antes esta presentar otros contratiempos.