top of page

Liga Profesional Cubana de Béisbol (1878-1961)

"Al principio, la naturaleza social de los clubs de béisbol era la calidad predominante del béisbol." - Roberto González Echevarría en su obra The Pride of Havana, a History of Cuban Baseball

Un 20 de diciembre de 1878 varios jóvenes cubanos, entre los que se encontraban Ernesto Guilló, como secretario, Carlos de Zaldo, Joaquín Franke y Adolfo Nuño, en representación del club Almendares, y Beltrán Senarens, Ricardo Mora y Manuel Landa, por el Habana Baseball Club, apasionados por un deporte que ya captaba adictos en el país, se reunieron en el No 17 de la Calle Obrapía, en La Habana, para sentar las pautas de lo que posteriormente sería el primer campeonato cubano de béisbol y el segundo de su tipo en el mundo, después del surgimiento apenas dos años antes, en 1876, de la Liga Nacional en los Estados Unidos.


Solo los representantes de los clubs Habana y Almendares tomarían parte en la reunión - con el otro participante, el club Matanzas, aceptando desde el día 17 del propio mes cualquier acuerdo entre estos dos elencos de cara al torneo inaugural - que dejó definido el calendario del torneo y que daría inicio el 29 del propio mes. Un total de 10 hombres - y no nueve - formarían los lineups de los elencos, con la participación también del RS o "Right Shortstop". Se acordó que los equipos derrotados pagarían por un banderín que se le entregaría al elenco campeón - ganador de más juegos - con la inscripción Campeonato de 1878, mientras los ganadores también recibirían individualmente una medalla de plata que tendría inscrito: Isla de Cuba, Béisbol, Campeonato de 1878.


En general, y acorde al autor Ángel Torres en su obra La Leyenda del Béisbol Cubano, los acuerdos fueros los siguientes:


1. Que cada equipo jugase tres partidos con cada uno de los otros dos, y el que saliera vencedor sobre ambos rivales por dos desafíos, se coronaría campeón.

2. Que el premio consistiera en una bandera de seda blanca, fileteada por los colores del conjunto vencedor y la inscripción ‘Championship 1878’, siendo costeada por los teams perdedores.

3. Que la liga premiara a los peloteros con medallas de plata, con las inscripciones de ‘Island of Cuba, Base-Ball Championship, 1878’, estando el costo a cargo de los tres contendientes por partes iguales, encargándose de su realización el club Habana.

4. Que los encuentros se celebraran los domingos o días festivos, comenzando el 29 de diciembre de 1878.

5. Que las reglas y condiciones de los juegos fueran las que indicaba la Guía Oficial de Baseball de los Estados Unidos de 1878.


Así, con Leopoldo de Sola como presidente, el 29 de diciembre de 1878 se inaugura la primera Liga de Base Ball - como se le nombró en su edición inicial - y que posteriormente se establecería como Liga Cubana de Béisbol Profesional. En aquella primera edición, la misma contó de tres elencos, Almendares, Habana y Matanzas, pero muchos otros equipos tomarían el terreno en torneos posteriores, por lo que nombres como los de Fe, San Francisco, Cuba, Marianao, Santa Clara, Cienfuegos, e incluso Rex Sox y White Sox, se verían durante la existencia de la misma.


Estatus de la Liga Cubana


La Liga Cubana, en aquella primera edición y por al menos los próximos 13 años, no tuvo un estatus profesional, todo lo contrario. Aunque siempre se haya pensado que desde el surgimiento de estos campeonatos ellos eran considerados profesionales, la realidad indica que en sus inicios fueron plenamente amateurs, y que, sin duda, fueron evolucionando hacia profesionales, encontrando también resistencia en este proceso. En sus inicios, la propia constitución y objetivo de los clubs marcaban el estatus de los torneos. Las directivas de los clubs básicamente ofrecían banquetes, fiestas bailables y otras actividades recreativas para recompensar a sus jugadores, pero a medida que la competitividad y rivalidad entre elencos aumentó, la llegada del profesionalismo fue inevitable.


Se considera que entre las temporadas 1885-1886 - diciembre 20 de 1885 a febrero 28 de 1886 - y la de 1887 - 23 de enero al 12 de junio - fue que la liga cubana comenzó a adquirir un estatus semi profesional. En la de 1886, el juego sufrió un cambio drástico, con la eliminación de la regla que permitía a los bateadores poder pedir lanzamientos y era solo el comienzo de una real evolución de los torneos cubanos y el béisbol en general en el mundo. En Cuba, para 1888, los árbitros comenzaron a ser remunerados por su labor, mientras los elencos participantes empezaron a buscar a los mejores jugadores para, entre otras cosas, vencer al casi invencible elenco Habana que había conquistado los primeros seis títulos de los campeonatos cubanos. Finalmente el Club Fe logró romper la seguidilla habanera y se llevó el título del torneo de 1888. En ese mismo campeonato, todos los equipos involucrados realizaron negociaciones para mejorar su roster, adquiriendo jugadores de otros equipos:


Transacciones en 1888:

  • Habana -Adquiere 4 jugadores

  • Carmelita - Adquiere 3

  • Fe - Adquiere 2

  • Almendares - Adquiere 1

De un total de 10 jugadores en 1888, la siguiente temporada - 1889 - ve a otros nueve jugadores cambiar de club y para 1890-1891, la reeintegración del club Almendares se produce con un ataque feroz a los jugadores del Habana, arrebatándole a cinco de los mejores jugadores del elenco, en los nombres de Francisco Delabat, Moisés Quintero, Miguel Prats, José Estrada y Rafael Hernández. Pese a esto, un muy renovado elenco Habana, con Emilio Sabourín al mando, conquista su octavo título de Cuba en solo nueve ediciones de campeonato. Para muchos estudiosos, esta resultó la última campaña en donde el amateurismo, en sus inicios, y semi profesionalismo, después, jugaron un papel protagonista en los campeonatos cubanos. A partir de la siguiente temporada, los cambios de equipo, y por consiguiente las ofertas monetarias, aumentaron.


De tal modo que para la temporada de 1892, la práctica del béisbol profesional en los campeonatos de Cuba era una realidad y la gran muestra fue que, por ejemplo, el Almendares incluía ese año un total de 8 ex jugadores del Fe, tres del Habana y uno del Cárdenas, mientras el Habana también adicionaba cuatro ex almendaristas y dos del Fe y, acorde a Raúl Diez Muro, para mayor confirmación, el elenco Águila de Oro, al culminar la temporada de 1892, perdió a sus 15 jugadores quienes terminaron en otros elencos. Sin poder corroborrar exactamente cuando los llamados "Clubs" - institución social totalmente amateur - dejaron de existir bajo ese nombre, para pasar a convertirse en equipos o teams, se puede considerar que sí, 1892 fue el momento en que la profesionalización de la liga se hizo una total realidad.


Guerras y suspensiones


Algo que caracterizó a la liga y una de las grandes razones que hacen al béisbol estar arraigado al propio proceso político de la isla, fue el apoyo de la misma a muchos de los jugadores que tomaron parte en la gesta independentista - iniciada en 1895 - ante el colonial gobierno español. La liga no solo llegó a suspender campeonatos por esta razón, sino que también rindió honor a muchos de sus jugadores, quienes partieron y murieron en defensa de una Cuba independiente.


Las mayores suspensiones fueron precisamente entre finales de los años 1895 y 1898, la primera por razones internas, pero las posteriores a causa de la iniciada guerra de independencia de los cubanos contra España y, posteriormente, con la explosión del acorazado Maine en el puerto de La Habana - el 15 de febrero de 1898 -, este último acontecimiento dando inicio a la guerra hispano-cubano-norteamericana.


El impás de los campeonatos se produjo primeramente cuando la temporada 1894-1895 no tuvo fin, por una disputa en un choque entre el Almendares y el Habana, un 12 de mayo de 1895, a causa de la suspensión del juego por lluvia tras doce entradas donde el marcador reflejaba un empate a seis carreras. Posteriormente, con la situación social agravada por la guerra, las temporadas de 1895-1896 y 1896-1897 quedaron suspendidas, para cuando el torneo se volvió a reanudar - un 26 de diciembre de 1897 con la inauguración del campeonato 1897-1898 -, verse nuevamente suspendido antes de los Play Offs - el último encuentro fue el 17 de abril de 1898 con un triunfo del Feista 11-7 sobre el Habanista - esta vez a causa de la guerra. Durante este tiempo, la Liga Cubana no tuvo campeón alguno.


En general, ambas guerras sentarían las bases para que la práctica del béisbol sufriera una pausa en el país, hasta que para 1899 se produce un regreso a la "normalidad", con la inauguración el 19 de febrero de 1899 del campeonato de ese año, el cual, tras su conclusión con el triunfo del elenco Habanista un 9 de julio de 1899, diera por terminado el llamado período Hispánico (1878-1899) de nuestros torneos y constituyera factor esencial en el nuevo auge que la Liga Cubana tomaría a partir de 1900, no sin antes esta presentar otros contratiempos.



La Liga Cubana y sus elencos


La Liga Cubana de Béisbol Profesional no siempre se llamó así. Varias son las denominaciones que esta tuvo, hasta su final establecimiento como Liga Cubana de Base Ball Profesional, en el torneo de 1949-1950, veamos:


  • 1879-1880 a 1900 - Liga General de Base-Ball de la Isla de Cuba

  • 1901 a 1903 - Liga Cubana de Base-Ball

  • 1904 a 1905 - Liga Habanera de Base-Ball

  • 1905-1906 a 1913, 1918-1919 a 1920-1921, 1927-1928, 1928-1929 y 1930-1931 - Liga General de Base Ball de la República de Cuba

  • 1913-1914 a 1914-1915 - Liga Nacional de Base Ball de la República de Cuba

  • 1915-1916 - Asociación de Base Ball de la República de Cuba

  • 1917 - Liga Cubano-Americana de Base Ball

  • 1921 y 1925-1926 - Liga General de Base Ball

  • 1922-1923, 1932-1933 y 1935-1936 - Liga de Base Ball Profesional de la República

  • 1923-1924, 1924-1925, 1929-1930 y 1934-1935 - Liga General de Base Ball de la República

  • 1931-1932 - Liga General de Base Ball Profesional

  • 1936-1937 a 1938-1939 - Liga Nacional de Base Ball Profesional

  • 1939-1940 a 1945-1946 (*) - Liga Cubana de Base Ball Profesional

  • 1946-1947 - Liga de Base Ball Profesional de Cuba

  • 1947-1948 a 1948-1949 - Liga de Base Ball Profesional Cubana

  • 1949-1950 a 1960-1961 - Liga Cubana de Base Ball Profesional

(*) Terminó siendo la denominación final de la Liga desde la temporada 1949-1950 hasta la de 1960-1961.



En realidad, la Liga Profesional Cubana, durante sus años de existencia, estuvo mayoritariamente compuesta por siete equipos: Habana/Habanista, Almendares/Almendarista, Marianao, Cienfuegos, Fe/Feista, Santa Clara y Matanzas/Matancista, pero de ellos los cuatro primeros fueron los que más participaciones tuvieron en la misma. De estos elencos, resalta las grandes rivalidades sostenidas entre los que llevaban el color azul, representados por el Almendares, y los del color rojo, los representativos del Habana. Entre estos dos equipos se repartieron 53 títulos - recordar que compartieron el de la campaña 1932-1933 - de los 73 que la liga otorgó.


Por su parte, dos de las más históricas y completas ediciones de elencos en la Liga Cubana de su historia - y posiblemente de toda la historia del béisbol en la isla - la disputan el elenco Habana de 1927-1928 y el Santa Clara de 1923-1924. A continuación, veamos una breve reseña de los principales equipos que tomaron parte en las etapas de la liga cubana profesional, una de las más importantes del béisbol cubano en toda su historia.



El choque inaugural de la temporada 1878-1879 resultó un partido entre los clubs del Almendares y Habana, quienes iniciaban así la gran rivalidad que posteriormente conoceríamos. El choque lo ganó el Habana 21-20, con un gran racimo de 8 carreras en la parte baja del octavo episodio, con el lanzador Ricardo Mora frenando al Almendares en el noveno inning para llevarse el triunfo en 3 horas y 35 minutos de juego, como mismo señala el box score del partido.


Box score del juego inaugural de la Liga Cubana de Béisbol, entre los Clubs Almendares y Habana, un 29 de diciembre de 1878.

Pero, antes de adentrarnos en los principales elencos de la Liga Cubana de Béisbol, cabe mencionar que el posterior desarrollo y crecimiento del béisbol en Cuba hizo que, no solo un alto nivel se alcanzara en los conjuntos de categoría profesional y semi profesional dentro de los campeonatos cubanos sobre todo a partir de los inicios del Siglo XX, o en general dentro del país, muy al contrario, adentrados en el nuevo siglo los cubanos también se convirtieron en dueños de la arena amateur internacional, con ligas fortísimas en la isla y que dejaban ver su fuerza en el elenco nacional cubano que participaba en los principales eventos internacionales de la época: las Series Mundiales Amateurs y las ediciones beisboleras de los Juegos Panamericanos y de los Juegos Centroamericanos y del Caribe.


Profesionalmente, el destaque fue claro en las Series del Caribe, desde el surgimiento de estas en La Habana en 1949, con siete títulos a su haber hasta 1960, mientras en las Ligas Menores norteamericanas Cuba compitió con los Cubanos - Havana Cubans - de 1946 a 1953 en la Florida International League y después, cuando Bobby Maduro renombró y movió el equipo a la International League, con los Reyes Cubanos del Azúcar - Cuban Sugar Kings - de 1954 a 1960.


Por demás, la presencia de peloteros de la isla fue clave también en las Ligas Negras norteamericanas así como en Ligas Independientes del país norteño. De las Ligas Negras, cabe mencionar - en deuda saldada por las Grandes Ligas cuando finalmente la declaró en el 2021 como Ligas Mayores -, salieron dos de los seis cubanos que engalanan el Salón de la Fama del béisbol norteamericano en Cooperstown, New York, en el lanzador José de la Caridad Méndez Báez "El Diamante Negro" y el muy completo jardinero Cristóbal Torriente "Carlos".


La Liga Profesional Cubana, en su época la más importante del Caribe y segunda en el mundo, pese a sus años de suspensiones o veces que el torneo no fue terminado por diferentes razones, permaneció en activo desde el mencionado 29 de diciembre de 1878 hasta el 8 de febrero de 1961, un total de 82 años, un mes y 11 días.


Con el triunfo de la Revolución Cubana, el 1ro de enero de 1959, y el anuncio de la eliminación de la Dirección General de Deportes (DGD), junto al surgimiento del Instituto Nacional de Deportes Educación Física y Recreación (INDER) - con el Comisionado Municipal de La Habana el señor José Llanusa al mando - un 23 de febrero de 1961 por la Resolución No. 936 del Consejo de Ministros del Gobierno Revolucionario de Cuba, y luego la resolución 83-A del INDER, proclamando la eliminación de la práctica del deporte profesional en la isla, quedaba atrás una etapa esencial en la vida de no solo el béisbol, como práctica deportiva profesional en la isla, sino también de los propios cubanos, etapa que aún, pese a cambios recientes en la estructura beisbolera de la isla, se mantiene sin ser recuperada.

Notas:

Existe discrepancia con la fecha en donde se efectuó la reunión en donde se acordó el inicio de los campeonatos cubanos y que la mayoría de los autores la colocan como el 20 de diciembre de 1878. Sin embargo, una fuente como la del autor Raúl Diez Muro, siempre señaló la misma como un 22 de diciembre de 1878. Pese a esto, las mayores versiones del hecho ubican la fecha como el día 20 del propio mes y año.


Pese a que se reconoce que en las primeras temporadas la liga nunca tuvo estatus profesional - los que participaban en ella eran mayormente hombres de dinero y cultos de la sociedad, que necesitaban de tiempo libre para poder ejercer la práctica del nuevo entretenimiento - a partir de 1892 y con mayor énfasis a inicios del Siglo XX, el torneo se convirtió en profesional, sobre todo cuando el Artículo 98 de la liga, que prohibía la entrada de jugadores negros, se abolió en 1900 y la integración se produjo - primero que en el béisbol mayorliguista de Estados Unidos - no solo con la entrada de Luis Padrón con el Habana y José Muñoz con el Almendares, sino también admitiendo un elenco compuesto de solo jugadores negros en el San Francisco B.B.C. el cual, entonces, empleó a un lanzador blanco en el veterano Salvador Rosado. Para rematar, en 1907 comenzó la llegada de jugadores norteamericanos, tanto de la raza negra y de las ligas menores.


Sobre la Liga Cubana otras discrepancias se pueden encontrar en la bibliografía que existe al respecto en cuanto a los participantes de estos torneos. Mientras los grandes autores Gabino Delgado y Severo Nieto, en su obra de 1955 Béisbol Cubano (Récords y Estadísticas), ubican a, por ejemplo, el Almendares como cuarto lugar del torneo de 1900, el autor Jorge S. Figueredo, desafortunadamente fallecido en el 2020, en el obligado material de estudio, Cuban Baseball A Statistical History, 1878-1961, menciona correctamente al elenco Almendarista como el cuarto lugar de aquel torneo. Este nombre junto al del rival Habanista, ambos emulando a los elencos de Almendares y Habana y usados en 3 y 2 temporadas de la liga, respectivamente, hace que en toda literatura sean reconocidos como los mismos conjuntos - de hecho lo fueron - y, por ende, sus lugares históricos y número de victorias y derrotas sean adicionados a los récords generales de estos clubs.


Por su parte, Raúl Diez Muro, en Historia del Base Ball Profesional de Cuba de 1949, además de Figueredo y Nieto, también se encargaron de puntualizar las fechas de realización de cada torneo cubano - inicio y fin -, algo que permite de manera correcta ubicar cada temporada e incluso hechos acahecidos en las mismas, sin embargo, Figueredo, en Cuban Baseball A Statistical History, 1878-1961, y Diez Muro en su obra de 1949, difieren en alguna que otra fecha con la obra Béisbol en Cuba Hispánica de Nieto, como por ejemplo sucede con el campeonato de 1885. Un último dato que vale mencionar, pues las fuentes existentes nunca se pusieron de acuerdo en cómo presentarlo debido a los diferentes momentos de publicación, fue el referente al campeonato de 1932-1933, torneo donde tanto Diez Muro, Delgado, Nieto y otro profesional como fue Ángel Torres, ubican al Almendares y Habana como titulares de esta edición, sin embargo, Figueredo y Torres aclaran que, al ambos elencos culminar la temporada con igual marca de ganados y perdidos, una serie extra fue convocada pero nunca celebrada, por los compromisos que ya tenían algunos jugadores de participar en la Liga Profesional de Puerto Rico, lo que dejó el torneo sin un campeón oficial. Pese a esto, todas las fuentes le conceden - correctamente - a ambos elencos el título compartido de ese torneo.


(Fotos: Archivos de BaseballdeCuba)

Comments


Commenting has been turned off.

Noticias