• Yirsandy Rodríguez

Yordan Álvarez: ‘La unidad, eso es parte de lo que hace grande a este equipo’

Actualizado: 17 oct 2021

Yordan Álvarez no recibió ninguna oferta fuera de velocidad.


En la primera aparición en home de su carrera contra el veterano zurdo de los Red Sox, Chris Sale en el Juego 1 de la ALCS, se vio retado por un enjambre de bolas rápidas.





Sale hizo zigzaguear cada latigazo por casi todos los bordes de la zona: Abrió con un dardo encendido en la zona alta.


Luego, intentó penetrar desde la esquina interna a la externa, volvió a la zona de afuera sobre lo alto, intentando borrar el pitcheo pegado. Acto seguido, Sale volvió con un lance hacia los codos a 97.5 mph—el disparo de mayor velocidad en el turno—, pero Yordan logró quitarse a tiempo y el cátcher Christian Vázquez no pudo ni siquiera manejar el lanzamiento salvaje.






Con un out en la pizarra, José Altuve se movió a tercera y Alex Bregman hasta la intermedia. Así que, aunque Yordan había comenzado el primer turno de su carrera ante Sale en cuenta de 0-2, la situación para remolcar proyectó mayores probabilidades.


Durante la temporada regular, Yordan registró sólo .589 OPS tras 55 viajes por el plato definidos en el conteo de 0-2. Sin embargo, en las 61 veces que logró mantener el turno tras caer en dos strikes, su OPS fue prácticamente idéntico: .587.


Con Sale delante, los reportes avanzados de scouting indicaban que la mayoría de los zurdos le han lanzado bolas rápidas en cuenta de 3-2 a Yordan durante estos playoffs.



Entonces, Sale buscó el mismo túnel que lo conduciría hasta pasear su bola rápida de cuatro costuras del centro hacia afuera. El cátcher Christian Vázquez encuadró su mascota fuera de la zona de strike, pero Sale falló el comando ligeramente, y su fastball serpenteante de 95.4 mph se quedó dentro de la zona.


No fue un comando en el que Yordan logró conducir su bate a tiempo para golpear en el punto dulce—incluso parecía que estaba esperando un pitcheo rompiente—, pero su swing le alcanzó para elevar la pelota a 271-ft por el leftfield.




El batazo a 88.6 mph en la velocidad de salida fue capturado por Alex Verdugo, y tomó categoría de fly de sacrificio, suficiente para que Altuve anotara la primera carrera de la ALCS antes de que los Astros vencieran por 5-4 este viernes en el Juego 1.



“Sí, estoy muy feliz. Realmente feliz”, le dijo Yordan Álvarez a MLB tras irse de 3-1 con par de ponches y un elevado de sacrificio contra los lanzadores de los Red Sox. “Todo el mundo sabe que somos un gran equipo. Ellos hicieron todo y pudieron ganar juegos de postemporada el año pasado, así que estar aquí este año, poder ayudar y hacer todo lo que puede ayudar al equipo a ganar es realmente bueno. Estoy realmente feliz sobre eso”.



Los Astros de Houston comenzaron con un éxito ante los Red Sox, como mismo sucedió en la ALCS de 2018, un año antes del debut de Yordan, quien luego ganó el Premio de Novato del Año unánime en 2019. Pero el año pasado, debido a su operación de rodillas, los Astros no pudieron contar con el slugger cubano en la postemporada.



En seis juegos de su carrera antes de estos playoffs, Yordan promediaba una línea encendida de .350/.480/.650/1.130, con un jonrón y seis remolcadas en igual número de juegos contra los Red Sox. Jugando en Fenway Park, esa línea de barra asciende a .500/.643/1.000/1.643, tras 14 apariciones en home.



Sin embargo, nada supera la experiencia de Yordan en estos playoffs, disfrutando de la unión y el poder que luce la ofensiva de los Astros. En esta batalla por el título de la Liga Americana, ese team work de Houston será crucial, pero sobre todo, el apoyo ofensivo para que los lanzadores puedan avanzar en el juego. Los Astros no contarán con Lance McCullers Jr. en esta ALCS, quien lució como el as de rotación, y eso quiere decir que buena parte de las probabilidades de ganar recaerán en la producción ofensiva y el apoyo del bullpen.



Un adelanto de esa perspectiva pudimos verlo a través del largo camino de 67 minutos este viernes en el Juego 1, donde el bullpen de los Astros controló a los Red Sox, dejándolos sin carreras en 6 ¹/₃ innings. Y, por supuesto, los jonrones de José Altuve y Carlos Correa fueron claves, como también la importantísima carrera que anotó Yuli Gurriel en el final del octavo.



La ofensiva rescató el match a tiempo, luego de que los Red Sox le dieran vuelco al score por 3-1 con un inmenso Kiké Hernández, quien sigue recordándonos las hazañas de un legendario héroe de playoffs llamado David Ortíz.



“Sí, tenemos que salir y hacer el mismo trabajo que hemos estado haciendo”, dijo Yordan sobre cómo el equipo espera enfocarse para salir adelante en esta difícil serie contra los Red Sox.


En su segundo turno al bate de la noche contra Sale, Yordan ubicó un sencillo en lo corto del leftfield, dotado con más colocación que fortaleza—viajó a solo 67 mph—, pero luego se tomó par de ponches contra los relevistas Josh Taylor y Hansel Robles. “Sabemos que estamos enfrentando un montón de buenos brazos de Boston, pero necesitamos tener la misma mentalidad para seguir, simplemente hacer el trabajo que tenemos a mano y tratar de aprovechar las oportunidades y anotar algunas carreras”.


“Nunca he estado en otro clubhouse de la liga, así que no puedo decir exactamente dónde se pasa mejor, pero puedo asegurar que no muchos otros equipos tienen el tipo de unidad que tenemos en esta casa club.


Y creo que eso es parte de lo que hace especial a este equipo”.


(Foto: Yordan Álvarez/Getty Images)