• Yirsandy Rodríguez

El esperado regreso de Yasmani Grandal se convirtió en un escenario histórico para los White Sox




El último swing del cubano Yasmani Grandal anoche en Guaranteed Rate Field envió a 416-ft una bola rápida del relevista de los Cubs, Manuel Rodríguez.


Grandal agitó el primer lanzamiento de Rodríguez, y cuando golpeó estaba seguro de que la pelota viajaría fuera de los límites.



Ese fue el sexto jonrón combinado en un duelo histórico este viernes, donde los Cubs y los White Sox de Chicago se anotaron 30 carreras, 28 hits y 14 extra bases—ocho dobles y seis jonrones—. Grandal fue recibido en el plato por Eloy Jiménez, empujando las dos últimas carreras antes del éxito por 17-13.


Después de 53 días fuera del lineup debido a la rotura de un tendón de su rodilla izquierda el pasado 5 de julio en Minnesota, el esperado regreso de Grandal superó ampliamente las expectativas. En cada una de sus seis visitas al plato, el cátcher cubano convertía en épica su mágica noche.


Probablemente su jonrón de tres carreras en el tercer inning trascendió como el episodio más recordado del juego, cuando Yasmani Grandal empató el score 6-6, después de que los Cubs le anotaran seis carreras en la primera entrada al zurdo Dallas Keuchel.




Pero esa fue sólo una primera impresión ante la multitud de 37,892 fanáticos en Guaranteed Rate Field, disfrutando el inicio de la serie Cubs-Sox este fin de semana. Quizás, el resto de la historia puede resumirse con par de números: 4-for-6! Sin embargo, nos estaríamos perdiendo la admirable trascendencia y el valor que Grandal le agregó a cada una de sus hazañas enmarcadas en el plato.

Así pues, es interesante dar una mirada atrás, para saber cómo y dónde realmente comenzó la noche histórica del cátcher cubano.


El pasado jueves, a Grandal lo expulsaron del juego después de su turno al bate durante la primera entrada en lo que sería la última presentación durante el proceso de rehabilitación con Charlotte en Triple-A. Los White Sox esperaban su regreso ese mismo día antes de cerrar 2-2 la serie en Toronto. Pero debido a la expulsión, Grandal le pidió al equipo que necesitaba otro día para ver más pitcheos y adicionar veces al bate.


La decisión sonaba extraña para sus compañeros, y el lanzador abridor de los White Sox, Lucas Giolito, dijo “que los jugadores se reían en el autobús después de terminar su gira en Toronto”.


Para muchos, quizás no tuvo lógica que Grandal retrasara un día de regreso por evaluar el estado de su swing en Triple-A, pero en menos de 24 horas después, cuatro de los hits de Grandal demostraron por qué no renunció a su enfoque.


Durante toda la temporada, Grandal ha sido un viajero en las bases. Antes de este viernes, promediaba .388 OBP, el 13er registro más alto de la liga entre bateadores con al menos 240 apariciones en home este año. Obviamente, ese filtro lo abrimos para saber hasta dónde ha sido capaz de impactar la disciplina en el plato de Grandal, pero también resulta que su velocidad de salida promedio de 93.5 mph aún brilla como la octava más alta en MLB.


Cada una de esas potencialidades difíciles de unificar viviendo la era de los strikeouts en MLB, Grandal las exhibió anoche contra los Cubs: Regresó con cuatro hits, de ellos tres extra bases—un doble y dos jonrones—, ¡y remolcó ocho carreras! ¡Ocho!


El día extra que Grandal sintió necesario en Triple-A, sin dudas funcionó y fue clave para el regreso con los White Sox.


“No importa si estoy jugando en las Ligas Menores o en las Grandes, si estoy ahí detrás del home, esa es mi personalidad”, le dijo Grandal a MLB después del juego. “Así es como yo lo veo. Cuando firmé aquí por primera vez, lo dije, no me gusta perder. Si estoy en un comienzo de rehabilitación, realmente no me importa. No me gusta perder. Soy muy competitivo en ese sentido”.


Con el 14to juego de dos jonrones en su carrera, Grandal se convirtió en sólo el cuarto White Sox que impulsa al menos ocho carreras en un juego durante todos los tiempos. Es el primero desde que Robin Ventura (5-3, 2B, 2-HR) conectó dos Grand Slams el 4 de septiembre de 1995 en Texas. Antes de Ventura, sólo Carl Reynolds (2 de julio de 1930) y Tommy McCraw (24 de mayo de 1967) habían rubricado la ilustre hazaña vistiendo el traje de los White Sox.


El segundo hit de la noche para Grandal, fue un doble que expulsó de su bate a 112 mph, y puso el score 13-6 a favor de los Sox en el final del quinto. ¿La nota más sobresaliente de esa bola puesta en juego? StatCast la registró como el batazo más fuerte de Grandal entre sus 127 conexiones de esta campaña.



Luego, el sencillo del séptimo y el jonronazo del octavo también marcaron registros calificados para el cátcher natural de Güira de Melena:


  1. Acumuló el quinto juego donde pudo embasarse al menos cuatro veces este año—tres de ellos con sus tres partidos de cuatro bases por bolas—.

  2. Los Cubs entraron en la lista de equipos a los que Grandal les ha bateado al menos 10 jonrones: Arizona (17), San Diego (15), Filadelfia (14) y los Cubs (10).

  3. En seis visitas al plato este viernes, registró la misma cantidad de jonrones y extra bases que acumulaba en sus anteriores 27 y 31 apariciones en home, respectivamente.


Eso va siendo tan raro, que podría trascender como un récord para la franquicia.




“Evidentemente, ha estado trabajando mucho”, dijo el manager de los White Sox, Tony La Russa. “Su swing llegó a tiempo. Tuvo una producción enorme, ¡enorme! Fue realmente impresionante. No haces eso automáticamente. Ha estado trabajando. Levantamos nuestros sombreros en honor a lo que hizo. Es genial recuperarlo y mantenerlo saludable”.


La gran noche de Grandal giró totalmente en su trabajo a la ofensiva, pero el éxito valió la pena para los White Sox, quienes marcaron más de 13 carreras por primera vez en la historia contra los Cubs. “A eso venimos, a ganar, y eso es todo lo que estamos buscando con este gran equipo”, expresó emocionado Grandal tras agregar a su experiencia en Grandes Ligas el segundo partido con al menos dos jonrones y ocho remolcadas, superando a su compatriota José Canseco, quien firmó el hito en una sola ocasión:


Canseco (Rangers):

-13 de junio de 1994: 6-5, 3-R, 3-HR, 8-RBIs


Grandal (Dodgers):

-7 de mayo de 2015 vs Brewers: 4-4, 3-R, 2-HR, 8-RBIs


-27 de agosto de 2021 vs Cubs: 6-4, 2-R, 2B, 2-HR, 8-RBIs


Ahora los White Sox, el team que lidera con mayor ventaja en cualquier División esta temporada, tienen de regreso a su cátcher titular, y esa es una gran noticia mientras luchan por más que un viaje a la postemporada.


(Foto: Yasmani Grandal/Getty Images)



705 vistas0 comentarios

NOTICIAS