• Yirsandy Rodríguez

Más allá del talento: Adolis García ha protagonizado una historia de superación que no se detiene



Por: Yirsandy Rodríguez

Seamos honestos: El outfielder cubano de los Rangers de Texas, Adolis García, perdió el favoritismo para ganar el premio de Novato del Año de la Liga Americana durante la segunda mitad de la temporada el año pasado.


Podemos debatir, pero la última palabra fue inspirada por su compatriota Randy Arozarena, destrozando pelotas de béisbol, arriesgando todo sobre las bases y jugando una brillante defensa para los Rays de Tampa Bay, especialmente después del All-Star Game.


Mientras “El Bombi” veía descender su línea ofensiva hasta .212/.242/.310, con 36 ponches y apenas cuatro bases por bolas, lo que provocó la regresión en picada de su producción, se distorsionaba la imagen del indetenible y sorprendente Adolis que fue capaz de robar la atención durante la primera mitad de la temporada. Bueno, a decir verdad, no creo que El Bombi tenga deseos de recordar este par de líneas:


MLB—2021

  • 1ra-mitad de la temporada: .270/.312/.527 (.840 OPS), 22 HR, 62 RBIs, 16 BB, 102 K

  • 2da-mitad de la temporada: .211/.256/.370 (.627 OPS), 9 HR, 28 RBIs, 16 BB, 92 K


Sí, eso fue desconcertante. Era como pestañar y, de un momento a otro, volver a ver al Adolis de 2020. En teoría, obtuvo las mismas bases por bolas, se siguió ponchando a un nivel bastante similar, pero su poder se extinguió notablemente.


De cualquier manera, al final de la temporada regular había motivos para celebrar. Aunque Adolis no logró ganar el ansiado premio de Novato del Año, implantó récord de 31 jonrones y 90 remolcadas en la historia de los Rangers de Texas, quebrando ambas marcas que le pertenecían hacía 35 años a Pete Incaviglia.


Los 194 ponches de Adolis fue la peor marca negativa que dejó, y el principal reto a superar de cara a esta temporada de 2022. Con un promedio de 90.8 mph en la velocidad de salida, lo cual derivó en una tasa de 45.5% de conexiones contundentes, mejorar el contacto era el gran desafío del outfielder avileño.



¿Cómo Adolis García logró ajustarse y superar parte de los retos de 2021?

Luego de jugar 149 partidos en 2021, Adolis García bateó de 4-1 este jueves y llegó a 95 carreras impulsadas en su juego número 144 con los Rangers. El hit fue un sencillo a lo corto del jardín derecho durante la parte baja del sexto inning, batazo que produjo la carrera del empate ante los Angels, 3-3.


Dos entradas más tarde, Corey Seager definió el marcador, 5-3, con un jonrón de dos carreras en el final del octavo capítulo. El cañonazo impulsor le dio a Adolis su 44ta empujada en esta segunda mitad de la temporada, un registro superado únicamente por Aaron Judge (58) entre los bateadores de la Liga Americana. Pero esa fue sólo parte de la reciente racha de El Bombi, quien aseguró otras marcas personales.


Tras extender su racha a 12 juegos consecutivos embasándose al menos por hit o boleto, Adolis va camino a entrar en el club de solo tres bateadores de los Rangers con una temporada de al menos 20+ HR, 20+ bases robadas y 100+ RBIs.*


*El último Ranger en conseguir dicha marca fue Alfonso Soriano en 2005.


Y ese es solo un episodio en la sorprendente historia de superación que ha protagonizado Adolis García en esta campaña. Además de estar a punto de rubricar una temporada de “25-25” (jonrones y bases robadas), su capacidad atlética y enfoque le han permitido ajustarse con mayor frecuencia en el plato. La principal muestra de ello, fue la racha que extendió a 25 juegos embasándose. Esa ha sido la seguidilla más larga en la Liga Americana esta temporada, y la quinta en la historia de los Rangers.


En esta segunda mitad de temporada, Adolis fue el primer bateador de MLB que logró combinar 20 jonrones e igual número de bases robadas. Luego de bajar su OPS a .662 en julio pasado, Adolis volvió a tomar el ritmo de su swing y ha podido mantener el equilibrio entre disciplina y agresividad en el plato. Sus resultados hablan por sí solos: promedió .282 OBP en la primera mitad de la temporada y, en esta segunda, ha ascendido a .333.


También el contraste entre su BABIP de .292 a .340 es notable, sobre todo por el gran ajuste que Adolis ha combinado en la caja de bateo: su tasa de bases por bolas está alcanzando niveles inexplorados con 6.3% (fue de 5.1% el año pasado), y se está ponchando menos (diferencial de 3.8%). Está claro que, reduciendo los ponches podrían aumentar los boletos o las pelotas puestas en juego, pero esa posibilidad no asegura las mejorías en el golpeo de los lanzamientos.



Sin embargo, a Adolis los ajustes le han traído considerables ventajas. Como mismo funciona el bateo con cada uno de sus orígenes, El Bombi ha combinado varios ajustes ofensivos: su swing incrementó en un 8.0% el contacto con el punto dulce del bate (Sweet Spot%), lo cual ha derivado en bolas bateadas a mayor velocidad de salida. En 2021, su tasa de líneas conectadas fue de 19.7%, con un promedio total de 45.5% conexiones fuertes si adicionamos todas las bolas bateadas. ¿Cómo se ha visto este año? ¡Definitivamente bestial!: 61.5%.


Sí, no hay dudas: la disciplina en el plato, una mejor detección y selección de lanzamientos a los cuales atacar, han sido ajustes claves para Adolis García en esta temporada. Y ahí están los resultados: récords personales en carreras anotadas (82), hits (142), dobles (30), triples (5), extra bases (60), remolcadas (95), bases por bolas (38), bases robadas (24), tiene 26 ponches menos y ha bateado solo seis veces para double play, a diferencia de las 15 del año pasado.


Por si todo esto fuera poco, no podemos olvidar que Adolis es un portento como fildeador en posiciones claves del outfield. Ha iniciado 142 juegos, 84 en el rightfield, 45 en el center, y lo más notable es que acumula 10 asistencias, el mejor registro del equipo y el segundo mayor en la Liga Americana.*


*Es la segunda temporada consecutiva en que Adolis agrega dobles dígitos en asistencias, pues el año pasado sumó 16.


Así pues, la historia dio el giro positivo esperado: Adolis García superó parte de los errores que lo llevaron a un estresante slump durante la segunda mitad de la temporada pasada. Por segundo año consecutivo, El Bombi ha sido uno de los principales jugadores en la organización de los Rangers, y esa es una gran noticia para un equipo que al menos espera soñar con un regreso a la postemporada.


(Foto: Adolis García/GettyImages)