• Yirsandy Rodríguez

Análisis desde la pretemporada: Elefantes de Cienfuegos y Gallos de Sancti Spíritus

BaseballdeCuba: Durante la confección oficial de los equipos que participarán en la venidera 61 Serie Nacional, Yirsandy Rodríguez analizará cada fortaleza, las principales expectativas, desafíos que enfrentan los equipos de cara a la competencia, jugadores a seguir y más. ¡Disfruta la cobertura más completa del béisbol cubano!




ELEFANTES DE CIENFUEGOS


Títulos en Series Nacionales: Ninguno.


Última clasificación a los playoffs: 2021, 60 Serie Nacional (perdieron por 3-0 en la serie de Cuartos de Finales contra los Cocodrilos de Matanzas).


Lugares en las últimas 10 Series Nacionales (51-60): 7, 3, 13, 15, 12, 12, 16, 15, 6, 7.


Principales fortalezas a seguir: Aunque las ausencias de César Prieto, Daniel Pérez, Luis Enrique González y Félix Rodríguez serán prácticamente irremplazables, los Elefantes aún cuentan con bateadores de élite para producir carreras. Pavel Quesada, Luis Vicente Mateo, Richel López, Juan Miguel Soriano y Yusniel Ibáñez cargarán con todo el peso ofensivo, sin descartar la contribución que podrían agregar Edwin Vassel, José Manuel Oramas, Bárbaro Rodríguez y Adrián Rivero en el infield.


Es cierto, los Elefantes no proyectan volver a la cima de la producción ofensiva colectiva, tras liderar la liga en OBP (.416), slugging (.455), OPS (.871), BABIP (.346) y cerrar como el segundo equipo con más carreras anotadas (494). Sin embargo, la experiencia y el nivel de varios bateadores titulares tendrá que impulsar el progreso del equipo si aún tienen como meta llegar nuevamente a la postemporada.


Pavel Quesada estará con la mayor responsabilidad ofensiva de los Elefantes. Rodolfo Blanco Cue/ACN

Desafíos que deben superar: La inexperiencia y el estresante proceso de desarrollo del staff de pitcheo. Los Elefantes podrían contar con ocho novatos—incluyendo la reserva—en su cuerpo de lanzadores para 2022, y no proyectan mejorar el pésimo rendimiento durante la pasada 60 Serie Nacional. Obviamente, en una temporada de 75 juegos siempre hay probabilidades de recuperarse de un mal inicio o ajustarse mientras avanza el calendario, pero las deficiencias del pitcheo cienfueguero siguen sin solución. El gran problema aquí está totalmente focalizado: Los Elefantes salieron de su peor temporada en cuanto a K/9 y BB/9 durante las últimas dos décadas, arrojando tasas de 3.6 y 5.6, respectivamente. El OBP permitido (.406) fue el segundo más alto y, por si fuera poco, otro dato no podría ser más revelador: Los lanzadores de Cienfuegos permitieron apenas 44.6 GB% (Porcentaje de rodados), otro índice en la cúspide negativa durante la historia del team.


Con esas tendencias del pitcheo ante la oposición, la única manera de ganar juegos de pelota era brillando ofensiva y defensivamente. Tanto fue así, que los Elefantes anotaron 494 carreras—el segundo mayor registro en la liga—y su diferencial fue de apenas (+10). Este año, Carlos Ramírez volverá a ser clave como cerrador, pero el manager Alaín Álvarez necesita que sus abridores consigan avanzar en los partidos. El experimentado Yasmany Insua encabezará una vez más la rotación abridora, junto a los diestros Hermes González, Luis Alejandro Serpa, Alex Daniel Pérez y el zurdo Abel Campos. Si todos contribuyen al máximo y evitan que el gran peso de los innings sea responsabilidad del bullpen, como ocurrió en el 50.7% de las 621 entradas durante la pasada campaña, entonces el reto de los relevistas sureños será ligeramente menor.


Para tener éxito con un pitcheo que admitió 5.61 ERA—los abridores 6.15 y el bullpen 5.06—, si la producción de los bateadores no logra ser consistente durante toda la fase clasificatoria, difícilmente Cienfuegos pueda volver a la postemporada.


 

Yunier Mendoza seguirá siendo una bujía ofensiva para los Gallos. Foto: ACN