• Yirsandy Rodríguez

“Es exactamente lo que necesitamos”: La grandeza de Nolan Arenado comienza a impactar en San Luis


Los ocho años de Nolan Arenado fueron impactantes en Coors Field.


Su talento tocó un nivel tan alto, que la mayoría de sus números fueron casi insuperables por cualquier Rockie de Colorado entre 2013 y 2020. De hecho, cuando buscas a Nolan en Baseball-Reference, encuentras más letras resaltadas en “negritas” de lo común: Lideró la liga tres veces en jonrones (2015, 2016 y 2018), dos en RBIs (2015-2016) y en una ocasión en dobles (2017).


Cuando intentas buscar a los mejores defensores de la década de 2010, suena demasiado aburrido porque Nolan aparece liderando prácticamente todas las listas de los antesalistas en métricas como DRS (Carreras Salvadas a la Defensiva) y cada rolling devorado por su habilidad dentro del campo muestra el prototipo del antesalista ideal: También acompaña ese impacto con su persistente conquista de ocho Guantes de Oro, ¡uno en cada año que jugó con los Rockies de Colorado! ¡Y cuatro Guantes de Platino!


Por esa razón, a menudo suena como si comparar el talento defensivo de Nolan con cualquier otro antesalista en la historia de las Grandes Ligas fuera una charla sin sentido. Sí, a sus 29 años lo más interesante es que Nolan Arenado no muestra regresiones preocupantes. Incluso sin apartar su temporada de 2020 con ese inusual OPS de .738 en apenas 48 juegos, el cinco veces All-Star seguía brillando a pesar de las continuas críticas por jugar en Denver.


Es ineludible que el Factor de Parque constituyó una apreciable ventaja para Nolan Arenado en sus ocho años con los Rockies de Colorado. En Coors Field, bateó 136 jonrones y produjo 461 RBIs, rendimiento que en ese lapso fue insuperable por los números de cualquier otro bateador jugando en casa. Esa es una de las razones por las que este será un año perfecto para los escépticos, con la llegada de Nolan Arenado a San Luis el pasado 1 de febrero.


Es su primera temporada fuera del paraíso de Coors Field, y ahora Nolan tiene todo un año por delante para seguir demostrando su grandeza. Las miradas estarán sobre su desempeño dentro y fuera del campo, pero el gran reto que no pocos necesitamos ver es cómo lucirá en el centro del lineup de los Cardenales. Luego de seis juegos antes de este jueves, un jonrón, 3-RBIs y .905 OPS sonaban bien en los registros iniciales de Arenado después de sus primeras 26 apariciones en home.

Pero, más allá de esas muestras pequeñas, su primer show en Busch Stadium podría servir como el guion perfecto para otra impresionante campaña: Arenado bateó un jonrón de dos carreras que rompió el empate 1-1 en el final del octavo inning, encabezando el triunfo 3-1 ante los Cerveceros de Milwaukee.



“No sé cuánto mejor puede ser un hombre en el béisbol”, dijo Adam Wainwright sobre el show que está brindando Arenado en su debut con los Cardenales, tras convertirse en el 27mo jugador que jonronea en su primer partido con la franquicia jugando en casa. “Todo lo que trae a la mesa es exactamente lo que necesitamos”. Y así fue desde su primera presentación jugando para el equipo de casa en San Luis, luego de enviar a 373-ft una bola rápida de (96.6 mph) Drew Rasmussen.


Para Arenado, fue el jonrón No. 237 de su carrera donde promedia 35 por cada 162 juegos. De esos 237, el 57.3% han sido bateados en su antigua casa, Coors Field. Ese fue un porcentaje bastante alto (57.6%), asumiendo además que el OPS+ de Nolan fue considerablemente superior (120) al registrado fuera de Denver (80). Sin embargo, el complemento de juego que puede traer Nolan Arenado exhibe a diario la grandeza de uno de los jugadores más completos de la actualidad. Así que, en cuanto a las dudas sobre sus números infravalorados en Coors Field, sin dudas su talento se encargará de definir más oportunidades como las de este jueves. Y en ese sentido, los Cardenales lideran el ranking de expectativas.

“El béisbol es un juego mágico y fue mágico hoy”, dijo el manager de los Cardenales, Mike Shildt, tras disfrutar la victoria en el regreso a casa después de que la COVID-19 alejara a los fanáticos de los estadios el año pasado. “La historia se creó a sí misma. Qué momento tan maravilloso para un chico al que le encanta jugar béisbol. Se me pone la piel de gallina con solo pensarlo”.



Cuando Nolan disfrutó cómo su swing despedía la pelota, miró hacia el dugout de los Cardenales para vivir el momento ante la presencia de los 13,328 fanáticos en Bush Stadium. “Me ha costado mucho encontrar el vestuario”, dijo Arenado. “Me perdí”, continuó.


“Pero este comienzo ha sido realmente increíble”.


(Foto: Nolan Arenado/Twitter de los Cardenales de San Luis)

17 vistas0 comentarios

NOTICIAS

ARCHIVO

ETIQUETAS