• Yirsandy Rodríguez

¿Por qué la racha negativa de Aroldis Chapman es más inusual y alarmante de lo que parece?


La inconsistencia de Aroldis Chapman está siendo cada vez más preocupante.


Aunque este domingo se anunció que Chapman estará en su séptimo All-Star Game, el cerrador de los Yankees de New York continúa viviendo una pesadilla desde el pasado 10 de junio: Antes de subir al montículo de Yankee Stadium el pasado domingo en el primer partido de un doble juego contra los New York Mets, el “Misil Cubano” había permitido 12 carreras (11 de ellas limpias) en sus últimas ocho presentaciones.


Ese ha sido un récord negativo sin precedentes desde que Chapman debutó con los Reds de Cincinnati en Grandes Ligas, lanzando contra Milwaukee el 31 de agosto de 2010. Sin embargo, no suena de la misma manera cuando investigamos qué tan inusual ha sido esta terrible racha. ¿Sabes cuántos relevos tuvieron que combinarse para que Chappy admitiera igual número de carreras?


Te vas a sorprender: ¡Esa misma cifra la admitió en sus 57 relevos antes de esta racha actual! ¡57! ¡57! ¡Sí, es impresionante cuando profundizamos en el contexto!


Aquí están los numeritos de ambas rachas antes de su última aparición el pasado domingo en Yankee Stadium:


Cantidad de relevos: 8


Inicio y final de la racha: Del 10 al 30 de junio de 2021


Línea de pitcheo: 5 ⅔ IP, 13 H, 12 R, 11 ER, 8 BB, 6 SO, 3 HR

Cantidad de relevos: 57


Inicio y final de la racha: Del 21 de julio de 2020 al 6 de junio de 2021


Línea de pitcheo: 56 IP, 22 H, 11 R, 9 ER, 28 BB, 97 SO, 4 HR


Acabas de ver la prueba más fehaciente de que Chapman está pasando por días totalmente inusuales y alarmantes en su carrera de 595 juegos relevados. Los rivales han erosionado sus presentaciones como nunca antes en cualquier lapso que escojas desde agosto de 2010: Las 11 carreras permitidas en 20 días antes de subir al montículo este domingo, son las mismas que Chapman acumuló mientras ponchaba a 97 oponentes en 56 innings.


En esos 5 ⅔ innings antes de permitir un jonrón solitario de Pete Alonso y dos carreras más este domingo en la derrota por 10-5 de los Yankees ante los Mets, Chapman lanzaba para 17.46 ERA. ¿Después del bombazo que le bateó Alonso (a 406-ft por el leftfield) abriendo el séptimo inning para empatar el score 5-5, el dead ball a Michael Conforto y una base por bolas ante Jeff McNeil?: 22.26 ERA.


Increíble.


Camino al dugout, Chapman fue abucheado por los fanáticos de los Yankees, antes de ver cómo los Mets aplastaban los pitcheos de Lucas Luetge, quien admitió la anotación de Conforto y McNeil.


“Para todas esas personas que critican mis malos momentos, les diré que no sé cómo terminará mi historia, pero en sus páginas nunca leerán, 'Me di por vencido'”, escribió Chapman tanto en inglés como en español en sus perfiles de Redes Sociales. “Así que seguiré adelante. Todavía tengo muchas guerras que ganar y muchas bocas que callar”.


El giro en sentido opuesto de lo que estamos acostumbrados a ver de Chapman ha sido épico: Ahora se le ha embasado el 60% (24) de 40 oponentes en sus nueve relevos más recientes. Otra nota sorprendente aquí, es que Chappy ha ponchado a sólo seis bateadores, dependiendo del trabajo defensivo en el 64.7% de sus restantes 11 últimos 40 matchups. O sea que, independientemente de ver cómo la oposición está desafiando a Chapman, la principal arma del “Misil Cubano”, su amenazante velocidad, también ha sido castigada.


El pasado domingo, Pete Alonso machacó una slider, pero el resto de los oponentes de Chapman han bateado el 70% de los extra bases y el 60% de sus jonrones contra sus bolas rápidas de cuatro costuras.



Como escribí en un análisis sobre el inicio dominante de Chapman esta temporada, una de las métricas que más me alarmó fue su ajuste para mantener los pitcheos en la zona de strike. Con casi 500 lanzamientos acumulados esta campaña (486), Chappy ha registrado una tasa de 54.6% dentro de la zona de strike, el mejor en sus últimos cinco años. Obviamente, el ataque de sus disparos en la zona de strike era una tendencia que podría traerle menos boletos y resultados positivos a Chapman, sobre todo dependiendo en el comando de los pitcheos.


Sin embargo, con otra salida donde el spin rate promedio de sus pitcheos volvió a descender considerablemente cuando lanzó su fastball—unas 110 revoluciones por minuto menos, según Baseball Savant—, estos resultados en 2021 comienzan a generar grandes dudas:


Tendencias negativas en comparación con las muestras de 2020

· -2.7 en su tasa de Whiff (Swings fallidos de sus oponentes)

· +3.6 EV (velocidad de salida permitida)

· +13.3% de barriles

· +.125 xSLG

· +5.4 BB%

· +9.7% en el porcentaje de Hit-Hard (Conexiones fuertes)

· +6.7% swing al primer pitcheo


Ahí está la gran diferencia entre el Chapman inquebrantable, retador y confiado en su talento para devorar bateadores, ante el Chapman notablemente inseguro y descontrolado que hemos visto en sus últimas nueve apariciones. Está lanzando más bases por bolas, a pesar de que ha superado en un 3.1% de sus pitcheos el control de hace dos temporadas. Aun así, los bateadores lo están desafiando más y, como investigué en las anteriores notas, también han logrado golpear sus pitcheos con más potencia.


“No podemos llegar a donde queremos ir sin esos dos muchachos", dijo el manager de los Yankees, Aaron Boone, sobre Gerrit Cole y Aroldis Chapman. “Obviamente, esos dos muchachos son fundamentales para lo que hacemos. Inevitablemente, tendrán adversidades jugando en equipo, como individuos, como jugadores a lo largo de la temporada. Tienes que ser capaz de hacer las correcciones y los ajustes para superarlo. Pero mira, no vamos a ser el equipo que queremos ser a menos que esos muchachos sean, obviamente, una gran parte de él”.


En su próximo relevo, Chapman aseguró que intentará volver más enfocado. Sin embargo, la presencia de tantos eventos inusuales en sus enfrentamientos por estos días encendieron las alarmas: ¿Podrá Aroldis Chapman convertir este momento inconsistente en solo una pequeña muestra negativa con sus siguientes actuaciones durante la segunda mitad de la temporada?


¿O estamos en presencia de las ineludibles regresiones en su carrera, un adelanto de que podrían venir más retos y tiempos de lucha para quien ha sido uno de los cerradores más dominantes de su generación?


Sí, mientras avanza la temporada encontraremos respuestas.


(Foto: Aroldis Chapman/Getty Images)

217 vistas0 comentarios

NOTICIAS