• Ray Otero-Alonso

Con jit de Tejeda, Occidentales se impone 12-11 a Orientales en 35 Juego de las Estrellas

Actualizado: 21 mar


Dayán García anota tras su Grand Slam de la cuarta entrada. (Foto: Abel Rojas)

Indiscutible del artemiseño Carlos de la Tejeda al left-field con las bases llenas en el 10mo inning de un choque igualado a once carreras, dejaría tendido en el terreno a la selección de estrellas de Orientales, y daría el triunfo 12-11 a su similar de Occidentales, durante el 35 Juego de las Estrellas correspondiente a la 61 Serie Nacional, jugado este domingo en el parque Victoria de Girón de Matanzas, el cual se vio limitado a solo 8000 aficionados, a consecuencia del resurgir de la pandemia de COVID-19 en la isla.


Tras la victoria, ahora los Juegos de Estrellas, en donde los elencos quedan representados como Occidentales y Orientales, muestran una igualada a 16 triunfos.


Preámbulo, el Derby de Jonrones


Antes del tradicional choque de estrellas, se produjo la final del Derby de Jonrones, en la cual el tunero Rafael Viñales obtuvo su segunda corona en este tipo de eventos, tras superar con 11 jonrones a los otros tres finalistas: el guantanamero Pedro Pablo Revilla (10), al campeón defensor del 2020, el pinareño Yasser Julio González (8) y al joven avileño Alfredo Fadraga (7).


Viñales había clasificado este sábado como tercero, tras golpear 9 cuadrangulares y quedar por debajo de Revilla (17) y González (11), pero este domingo puso en evidencia su calma y poder, para dominar una prueba en el mismo estadio donde 6 años antes había sido rey.


En la presente contienda nacional cubana, Viñales marcha con 9 jonrones, en un departamento que lidera la joven promesa Revilla con 11.


Para el tunero, resulta este su segundo galardón de este tipo, tras el obtenido en el propio parque Victoria de Girón matancero, durante el Juego de las Estrellas 2016, correspondiente a la 56 Serie Nacional.


Por demás, el título de la siempre atractiva competencia, termina nuevamente por quinta vez en manos de un tunero, tras los tres ganados por el receptor Yosvany Alarcón en las ediciones del 2015, 2017 y 2018.


Occidentales 12, Orientales 11 (10 innings)


BOX SCORE


Con gran barraje ofensivo y marcas históricas para este tipo de encuentros, culminó la jornada de fin de semana de estrellas, que en la tarde del sabado dejó definidas las pruebas de habilidades del evento.


Para un choque en donde se marcaron 23 carreras, la segunda mayor cantidad de anotaciones de la historia en choques de estrellas, solo superada por el encuentro del 6 de febrero de 2011, cuando Orientales superó 15-13 a Occidentales en la edición 24 de estos cjoques, esta vez Occidentales logró sonreir, en un juego definido por la regla del desempate en entradas extras.


La ofensiva de Orientales llevó la voz cantante con 15 imparables, incluyendo tres de un Frederich Cepeda que, por el cambio en la formación de los equipos para este juego de estrellas, debutó con Orientales en lo que resultó su oncena presentación en estos eventos, igualando el récord histórico con su ex compañero y esta vez director del elenco oriental, Eriel Sánchez.


Esta vez los lanzadores designados para abrir el juego fueron, por Occidente, el derecho mayabequense Yulián Quintana, mientras el zurdo de Sancti Spirítus, Ariel Zerquera, lo hizo por los de Oriente. A decir verdad, ambos abridores salieron mal parados en sus salidas, Zerquera no completamente ayudado por su defensa.


Quintana luchó con su falta de control que lo hizo recibir castigo en la misma primera entrada. Tras un out, Quintana llenó las bases por boleto a Raúl González, e indiscutibles consecutivos de Frederich Cepeda – al right-field – y Yordanis Samón al izquierdo. Tras Quintana llevarse al cuarto madero Revilla por la vía del ponche, Rafael Viñales se encargó de traer las primeras dos anotaciones del juego, con doble al central que terminó con Samón puesto out en home, tratando de anotar desde la inicial.


Sin embargo, la respuesta de Occidentales no se haría esperar, y una escena similar veríamos en la parte baja del primer episodio, cuando Zerquera también realizaba su primera apertura en choques de estrellas. Con un out, un infield-hit por la posición de segunda base Juan M. Martínez del súper rápido pinero Eliseo Rojas, un tiro desviado a la inicial del torpedero oriental Carlos Gómez en rolata de Dayán García y un wild-pitch, dejaron con vida a dos corredores en tercera y segunda, mientras Yasniel González llenaba las bases tras recibir boleto, solo para que Jefferson Delgado igualara el marcador golpeando doble al centro.


Pero la ofensiva de Orientales nuevamente arremeterría una entrada más tarde contra el pitcheo de los del Este, esta vez en la forma del zurdo matancero Yoanni Yera. Un indiscutible de Yoelkis Guibert al derecho remolcaría a Over Cremet y Adriel Labrada para ventaja oriental de 4-2, mientras Raúl González seguiría con sencillo al izquierdo, y Frederich Cepeda remolcaría la quinta, esta vez con cohete al izquierdo que trajo a Guibert para el plato. Yera se mantendría, pero un error en tiro del segunda base a la inicial sobre rolata de Samón, provocaría la entrada de González con la del 6-2. Una entrada después el choque parecía no mejorar para los Occidentales. En la parte alta del cuarto, con Guibert en la inicial, un sencillo de Cepeda al centro ante el nuevo lanzador, el pinareño Erlis Casanova, combinado con un error del jardinero central Eliseo Rojas, provocaron el 7-2, pero sería precisamente en la parte baja de esa entrada, cuando Occidentales haría su primera remontada del encuentro.


Ante el cuarto lanzador de los del Este, el guantanamero Alexander Valiente, pese a este exhibir velocidad sostenida sobre las 92-93 millas, su descontrol hizo que se convirtiera en claro blanco de la ofensiva Occidental. Valiente llenó las bases por boleto a Yusniel Ibáñez, sencillo al izquierdo de Yasiel Santoya y pelotazo a Oscar Valdés, para que Occidentales descontara una por bola ocupada en rolata de Juan M. Martínez a tercera, que sirvió para forzar a Valdés en segunda, pero dejó con vida al corredor en la inicial. La cuarta carrera arribarría por indiscutible del pinareño Juan C. Arencibia al centro. En esta situación, Dayán García ancló en la caja de bateo para, sin saberlo, hacer historia. Tras el jardinero de Artemisa recibir dos lanzamientos fuera de la zona, el coach de pitcheo de los Orientales, el ex estelar granmense Ciro Silvino Licea, le aplicó la grúa a Valiente, mandando al derecho camagüeyano Carlos J. Contreras a apagar la amenaza occidental. Pero la respuesta de Dayán daría un vuelco total al marcador cuando, en conteo que no daba para más, haló con toda su fuerza una recta de solo 84 millas sobre la parte alta y afuera de la zona de strikes, para producir solo el segundo Grand Slam en la historia de los Juegos de Estrellas desde el surgimiento de estos en 1963, después del disparado por Lisbán Correa en la edición del 2020, y así de un golpe colocar a los Occidentales 8-7 arriba.


Segundo Grand Slam en la historia de los Juegos de las Estrellas. (Foto: Roberto Morejón)

Pero dos entradas después Orientales volvería a la carga, cuando el relevista Occidental Marlon Vega llenó las bases y se vio perjudicado por un inseguro fildeo del jardinero derecho de Villa Clara, Juan C. López, sobre batazo de Yordanis Samón que ganó categoría de doble y limpió la casa para dar ventaja nuevamente a los Orientales, esta vez 10-8. Esta ventaja sería ampliada una entrada después, por dobles consecutivos de Maikel Cáseres – al izquierdo – y de Yorbis Borroto, al central, todo ante el nuevo lanzador, el derecho villaclareño Eriel Carrillo.


Si Orientales no logró marcar más en el juego se debió principalmente a la gran labor que el pitcheo de relevo de Occidentales mostró en el último tercio del choque. Entre el derecho cienfueguero Hermes González – lució muy bien exhibiendo una recta que le caminó hasta las 93 mph -, y los isleños Luis A. Padrino y Kendry Hernández, Orientales fue retirado de manera perfecta en sus últimas tres apariciones al plato entre el 8vo y 10mo innings, quedando todo listo para la gran remontada Occidental.


Mientras el pitcheo de Occidentales cerraba puerto a la ofensiva del Este, todo lo opuesto se vería por los últimos tres relevos empleados por el mentor Eriel Sánchez, quienes dejaron escapar una ventaja de tres a solo seis outs de adjudicarse la victoria.


La parte baja del 8vo sería clave en la definición. Esta vez, ante el relevista derecho granmense Kelbis Rodríguez, Occidentales golpeó tres indiscutibles que llenaron las bases y otro cohete al derecho de Andrés Hernández terminó remolcando dos que cerraron el marcador 11-10 y sacaron a Kelbis del montículo. Cuando el derecho tunero Alejandro Meneses fue traído, Carlos de la Tejeda hizo su trabajo, elevando profundo al jardín central para permitir a Eliseo Rojas anotar desde la antesala. Sería precisamente Tejeda el que, dos entradas después, dejaría decidido el encuentro.


Cuando las reglamentarias nueve entradas de juego se cumplieron, la regla del desempate fue aplicada para definir el choque en extra innings. Orientales tendría así su última oportunidad en la parte alta de esa entrada ante Kendry Hernández - quien completó las dos últimas entradas y se adjudicó la victoria -, colocando hombres en primera y segunda y con Yordanis Samón en la caja de bateo, sin embargo, en tal situación, el toletero de Camagüey cedió inofensiva rolata a las manos del sustituto torpedero Sandy Menocal, quien en una muy buena jugada completó de manera relámpago un necesario e importante double-play. Con la posible carrera del triunfo en las piernas de Dasiel Sevila en tercera base, Kendry Hernández volvió a lucirse, dominando al cuarto madero Revilla por la vía de los strikes, el último de ellos en una recta a 90 millas adentro, ante la cual el guantanamero no tuvo respuesta alguna encajando el clásico golden sombrero, su cuarto ponche de la tarde, para un nuevo récord individual en estos choques.


El capitalino Sandy Menocal ejecutó un importante double play para Occidentales en la 10ma entrada. (Foto: Abel Rojas)

Minutos después llegaría la definición. En la parte baja del inning, con los dos corredores reglamentarios en base, el mentor Michael González sacrificó a Eliseo Rojas, y la ejecución del pinero fue perfecta moviendo a ambos corredores una base. El alto mando oriental respondió mandando al montículo al lanzador tunero Carlos Juan Viera y concediendo boleto intencional al capitalino Andrés Hernández para llenar las bases, pero la táctica se iría abajo, cuando apenas en conteo de 0-1, el inesperado héroe dominical Tejeda, hizo swing a una recta alta de 85 mph dejando caer la pelota en lo corto del jardín izquierdo para la carrera que definió el encuentro.



Con el triunfo, el director Occidental Michael González también igualó una marca histórica, al convertirse en el quinto hombre en Juegos de Estrellas en ganar como jugador y director. Michael fue antecedido por hombres como Lázaro Pérez, Pedro Jova, Roger Machado y Víctor Mesa.