• Yirsandy Rodríguez

I Liga Élite: Agricultores mostró su poder y expuso las averías del bullpen de Portuarios



Por: Yirsandy Rodríguez

El lanzamiento número 91 del diestro de Portuarios, Pavel Hernández, durante su primera apertura en la Liga Élite del Béisbol Cubano (LEBC) este domingo en el estadio Latinoamericano, fue una bola rápida de 91 mph.


Hernández, de 25 años, uno de los lanzadores más talentosos que ha dado el salto a la élite de la Serie Nacional cubana durante los últimos dos años, había dominado al poderoso lineup de Agricultores sin admitir carreras durante cinco entradas. Portuarios le ofreció una ventaja de dos carreras en el final del tercer inning, aprovechando un error en fildeo del segunda base Carlos Benítez.


Hernández abrió el inicio del sexto lanzando una base por bolas ante Raico Santos, a quien había retirado en sus primeros dos enfrentamientos con un ponche incluido. Santos aprovechó un wild pitch, y se movió hasta la intermedia mientras Hernández retaba a Yosvany Alarcón.


Con apenas 78 lanzamientos, Pavel hizo roletear a Alarcón, y Rafael Viñales entregó el segundo out del inning con un elevado al jardín central. Aun así, a falta de un out para cerrar el segundo tercio del juego, la amenaza de Agricultores era inminente: Carlos Benítez caminaba hacia el plato, y Guillermo Avilés entró al círculo de espera.


El manager de Portuarios, Michael González, mandó a acelerar el trabajo del bullpen, pero tenía la esperanza de que Hernández saldría adelante con dos outs. Benítez, el segunda base con la mejor tasa de bases por bolas (17.3%) del año contra lanzadores activos en esta LEBC, completó un excelente turno.


Su disciplina en el plato fue inquebrantable ante el cambio de velocidad y la slider de Pavel Hernández, dos de las armas que el lineup de Agricultores apenas había podido golpear durante la soleada mañana dominical en el Coloso del Cerro.


Al tomar apenas el tercer boleto entregado por Hernández en casi tres enfrentamientos completos ante la alineación del manager Carlos Martí, Benítez le abrió paso a Guillermo Avilés, bateador zurdo de poder, con la posible carrera del empate en la inicial.


En ese instante, realmente pensé que sería todo para Hernández: había lanzado 5 ⅔ innings a gran ritmo, sin admitir carreras. La única potencial amenaza fue Yosvany Alarcón, quien le conectó par de sencillos, pero ninguno encontró corredores en bases.


Después de enfrentar a 19 bateadores, Osvaldo Abreu había sido el único corredor en llegar hasta posición anotadora, tras permitir un sencillo al rightfield de Yuniesky Larduet en la parte alta de la quinta entrada con dos outs. Entonces, el gran reto del momento para Michael González y Portuarios, era elegir cuál sería la mejor decisión para detener a Agricultores en el final del sexo: ¿Mantener a Pavel Hernández contra Guillermo Avilés? ¿O acudir al bullpen?


En un instante pensé que Michael intentaría arriesgarse enviando al zurdo Mario Batista al montículo y, cierto: sus tasas de 8.7 K% y 14.5 BB% fueron desconcertantes con los Huracanes en la pasada 61 Serie Nacional.


Ante la ausencia de los diestros Marlon Vega y Andy Vargas disponibles como principales relevistas del equipo, todas las esperanzas se centraban en Pavel Hernández. Sin embargo, la estrategia no funcionó: Avilés clavó un lineazo en el center, que envió hacia el plato a Raico Santos.


Portuarios 2, Agricultores 1: el empate en segunda y la ventaja en la inicial. Para enfrentar a Andrés De la Cruz, Michael González persistió en mantener a Pavel, quien, ciertamente, se notaba desgastado. Finalmente, De la Cruz sacó el tercer boleto de los Agricultores en el inicio del sexto, dos de ellos después de dos outs.


Las bases se llenaron y Michael le dio la pelota al talentoso relevista diestro José Ignacio Bermúdez. Y, en un abrir y cerrar de ojos, Osvaldo Abreu sacudió el score con un sencillo remolcador de dos carreras, dando ventaja a Agricultores, 3-2.


El escenario parecía encaminarse a la misma historia del pasado sábado en el Opening Day, cuando el bullpen fue bombardeado por Agricultores tras la apertura de calidad del diestro Yadián Martínez. Al final, Agricultores sólo agregó una carrera más, pero fue en el noveno, luego de un triple de Yordanis Alarcón y sencillo impulsor de Rafael Viñales*.


*Viñales fue el verdugo de Portuarios durante este fin de semana, con cuatro remolcadas y 40% de corredores impulsados desde posición anotadora.


Cuando analizas las actuaciones finales en el partido, ves a Pavel Hernández con 5 ⅔ innings lanzados, seis hits, tres ponches, cuatro bases por bolas y tres carreras limpias permitidas. Y, luego, a cinco relevistas que se combinaron para lanzar 3 ⅓ IP, y admitieron una sola carrera. ¿Una? Sí, pero cuando evaluamos el rendimiento “situacional”, por segundo día consecutivo no pudieron mantener el empate o la ventaja.


Los corredores que heredó José Ignacio Bermúdez, anotaron antes de que dominara a Yuniesky Larduet para el tercer out del sexto inning. Al final, en los dos primeros partidos de la temporada, sin Marlon Vega y Andy Vargas, el bullpen de Portuarios estaba desprotegido*, y Agricultores se encargó de exponer sus averías durante dos partidos este fin de semana en las series inaugurales de la LEBC.


*En 7 ⅓ innings, el bullpen de Portuarios admitió promedio de .414 (12 hits en 29 veces al bate) y 2.73 WHIP, con un solo ponche y ocho bases por bolas.


Ciertamente, el pitcheo de Portuarios no fue la peor muestra en su debut: los bateadores apenas produjeron seis carreras en dos partidos, dejando ineficiente línea de .203/.263/.246, con sólo tres dobles como extra bases y más ponches (15) recibidos que hits (14). Si el bullpen fue un problema para Michael, el pobre bateo oportuno fue otro punto desconcertante: Portuarios dejó esperando remolque a 19 de los 24 corredores que llegaron a posición anotadora.


Mientras Carlos Martí comenzó a poner en marcha la maquinaria ofensiva de Agricultores y exploró la profundidad de su cuerpo de lanzadores, Michael González sólo pudo obtener una buena noticia: las proyecciones defensivas de Portuarios, quienes no cometieron errores tras 83 lances en sus primeros dos partidos.