• Yirsandy Rodríguez

Análisis desde la pretemporada: Alazanes de Granma y Cachorros de Holguín

Actualizado: 10 ene

BaseballdeCuba: Mientras se oficializan los rosters de los equipos que participarán en la venidera 61 Serie Nacional del béisbol cubano, Yirsandy Rodríguez analizará cada fortaleza, las principales expectativas, desafíos que enfrentan los equipos de cara a la competencia, jugadores a seguir y más. ¡Disfruta la cobertura más completa del béisbol cubano!


Guillermo Avilés. Foto: Calixto N. Llanes.

ALAZANES DE GRANMA


Títulos en Series Nacionales: Tres (56, 57 y 60 Series, temporadas de 2016-2017, 2017-2018 y 2020-2021).



Última clasificación a los playoffs: Son los actuales campeones nacionales.


Lugares en las últimas 10 Series Nacionales (51-60): 4, 9, 12, 4, 7, 1, 1, 13, 7, 1.


Principales fortalezas a seguir: Los Alazanes, actuales campeones nacionales, siguen sobresaliendo entre los principales equipos de la liga para 2022. El año pasado, incluso antes de los playoffs, también lo fueron, dejando un impresionante registro de +148 en carreras anotadas (484) sobre permitidas (336). Los Gallos de Sancti Spíritus terminaron siendo el plantel más cercano a ese imperante diferencial de carreras, pero se quedaron a 60, tras acumular +88.




En una liga eminentemente ofensiva, los Alazanes dirigidos por Carlos Martí lograron combinar bateo de contacto (.340 BABIP, 3ros en la liga), disciplina en el plato (2dos en OBP: .411), velocidad en función de la ofensiva, producción de poder (2dos con 123 OPS+), defensa de élite (fueron segundos con un promedio de fildeo de .976) y una de las rotaciones de abridores más dominantes (3.86 ERA, el segundo de la liga, detrás de Pinar del Río, quienes cerraron con 3.66).


Los Alazanes aún conservan uno de los lineups más productivos para 2022, contando con los Santos en la proa, Roel y Raico, Osvaldo Abreu, Guillermo Avilés como cuarto bate, Carlos Benítez, Lázaro Cedeño, Darién García y el cátcher Iván Prieto entre los principales bateadores del team. Incluso sin poder contar con Alfredo Despaigne y Guillermo García—quienes están contratados en el béisbol profesional de Japón—, Granma lucirá una de las mejores alineaciones y formaciones defensivas, sobre todo en el outfield si juegan regularmente los Santos y Alexquemer Sánchez.


Las adiciones de Yosvany Milián y Pedro Almeida, quienes jugaron con los Cachorros de Holguín hasta la pasada temporada, también podrían contribuir, sobre todo tras la baja del talentoso shortstop Darlin Jiménez.


Hablando de jugadores claves, Prieto será una figura bien importante en los Alazanes, y no sólo por su impacto como bateador y defensor de la receptoría. La situación complicada aquí, es que, con la partida de Ariel Pestano Jr. a los Leopardos de Villa Clara, los posibles cambios por Prieto serían tres novatos: Gumersindo Cisneros—trabajó en 21 ¹/₃ innings y 18 juegos detrás del home durante la pasada campaña—, Dairon Estrada y Yosbany Sánchez. En una posición tan influyente, los Alazanes necesitarán que Prieto esté saludable mientras sus nuevas figuras de la receptoría comienzan a enfrentar retos a un nuevo nivel.



Desafíos que deben superar: No contar con la inigualable presencia de Lázaro Blanco, el as de rotación clave que contribuyó en los tres títulos de los Alazanes. Blanco fijó respetable marca de 40-16 (71.4% de victorias) en las 68 aperturas que acumuló durante las últimas cinco temporadas. En ese lapso, lanzó para efectividad de 2.67, completó 13 juegos, tiró ocho blanqueadas y proyectó un increíble ERA+ de 194. ¿Los restantes abridores del staff? Leandro Martínez (28-26, 4.60), César García (25-19, 3.56) y Yoel Mojena (19-14, 4.32).


Para la 61 Serie, Martínez, de 42 años, se perfila como el principal abridor de los Alazanes, seguido por García y Mojena. Lo más interesante de los tres en la pasada campaña, es que sobrepasaron las 80 entradas en al menos 16 aperturas. Otro punto interesante aquí, fue cómo el impacto ofensivo y defensivo de los Alazanes resultó suficiente para detener a sus rivales. Al final de la temporada regular de 75 partidos, terminaron con un diferencial de .102 OPS, el segundo calificado detrás de Sancti Spíritus (.103), producto del .855 OPS producido por la ofensiva sobre el .753 que admitió el pitcheo. A ese valor agregado súmele que ningún staff promedió un jonrón permitido por cada 30 elevados (fly o líneas), como sucedió con la frecuencia de 30.5 del pitcheo granmense.


Si esa capacidad se repite y los otros dos miembros de la rotación abridora—quizás Erluis Blanco, Juan Danilo Pérez, Yunier Castillo o Luis Miguel González—logran estabilizarse, los retos del bullpen serán menores. Ese fue uno de los puntos ineficientes en el pitcheo de los Alazanes, un grupo de relevistas que terminó con 5.16 ERA. Para 2022, sin el liderazgo y las salidas de calidad de Lázaro Blanco, aunque la rotación abridora domine, el pitcheo de relevo volverá a ser crucial.