• Ray Otero-Alonso

Astros de Houston ganan Juego 6, 4-1 sobre Philadelphia, y se titulan en la Serie Mundial 2022

Framber Valdéz lanzó otro excelente partido mientras Yordan Álvarez golpeó cuadrangular decisivo de tres carreras camino a la victoria


Photo: Astros de Houston Twitter

Los Houston Astros se proclamaron este sábado campeones de la Serie Mundial por segunda vez en su historia, tras imponerse por 4-1 al Philadelphia Phillies, en el estadio Minute Maid Park de Houston, cerrando la serie al mejor en siete choques con balance de 4-2.


Kyle Schwarber dio ventaja a Philadelphia con cuadrangular en la parta alta de la sexta entrada ante el abridor Framber Valdéz, pero...

...un enorme cuadrangular de tres carreras de Yordan Álvarez, en la parte baja de esa entrada, ante el relevista zurdo José Alvarado, y un indiscutible de Christian Vázquez remolcador de otra, dieron vuelta al partido camino al triunfo definitivo de los Astros en esta edición 118 de la Serie Mundial.


Los Astros de Houston, que llegaban a la Serie Mundial por cuarta vez en los últimos seis años, alcanzaron su segundo título de su historia, tras el obtenido en el controversial campeonato de 2017.


Por Houston, el abridor Framber Valdéz estuvo casi impecable hasta que permitió el jonrón en solitario de Schwarber que daba ventaja de 1-0 a los visitantes. El déficit, sin embargo, duró poco. Yordan Álvarez se encargó de despejar dudas, y tras 42 veces al bate sin disparar cuadrangular, soltó un disparo sobre una recta a 99 mph de Alvarado, que dejó prácticamente sin opciones al combativo Philadelphia.


Como hicieron todo el año, y sobre todo en esta postemporada 2022, el bullpen de Houston nuevamente no falló, y tres hombres se encargaron de cerrar puerto para preservar la ventaja final de tres carreras. Entre ellos, pues una vez más estuvo el cerrador Ryan Pressly, nativo de Dallas, Texas, Pressly completó su sexto salvamento de esta postemporada, con un inmaculado noveno inning ante lo mejor del lineup de los Astros.


Además de las hazañas de Valdéz y Álvarez, el torpedero novato Jeremy Peña se apuntó un par de hits y, sobre todo, logró uno importante en esa sexta entrada, cuando con Altuve en la inicial, se encargó de moverlo a tercera base con sencillo a la pradera central, poco antes del gran batazo de Álvarez, que fue el preámbulo de la fiesta final en el Minute Maid Park.


La historia de este Juego 6, en sus inicios, sin duda fue el duelo de lanzadores entre el derecho Zack Wheeler y el zurdo Framber Valdéz. Ambos compitieron de tú por tú igualando la labor de cada uno entrada por entrada, manteniendo un empate a cero durante los primeros cinco episodios. Sin embargo, cuando Valdéz se enfrentó a Schwarber en la parte alta del sexto inning, resultaba la tercera vez que veía al bateador de poder zurdo, y este, encendido como ha estado en esta postemporada, en conteo de 2-2 descargó toda su fuerza sobre una sinker baja y adentro de Valdéz a 96 mph, que viajó a 107.3 mph y rápidamente se metió en los graderíos del jardín derecho. Era el primer cuadrangular que Valdéz permitía en el Minute Maid Park desde el pasado 3 de julio, y solo la segunda vez que el bateador zurdo lograba tal éxito sobre él este año. Pese a esto, Valdéz supo contener su frustación y continuó su labor que lo vio completar seis excelentes entradas con además nueve ponches.



Con el jonrón, no solo Schwarber levantó esperanzas en el banco de su elenco y del mentor Rob Thomson, sobre la posibilidad de un éxito y de extender la Serie Mundial un día más, también puso a los Phillies por vez primera delante en un juego en la serie desde el Juego 3, cuando estos aplastaron a los Astros 7-0. El jonrón también hizo historia. Con este, el sexto de Schwarber en la postemporada, convirtió a Philadelphia en el primer conjunto de la historia con tres jugadores con 6 o más cuadrangulares en una misma postemporada.


Pero la historia de esta Serie Mundial estaba destinada a terminar esta noche de sábado en Houston. Tras las cuatro carreras de la sexta entrada, el pitcheo de relevo de los dueños de casa continuó su andar de éxito en esta Serie Mundial y complementó un pitcheo en general de los campeones que mantuvo en un puño a Philadelphia en los cruciales Juegos 4, 5 y 6 de la serie. Philadelphia solo pudo anotar 3 carreras en estos choques y dos de ellas llegaron por cuadrangulares en solitario de Schwarber. Para más, el pitcheo de Houston propinó un no-hitter a Philadelphia en el histórico Juego 4, y en toda la serie terminó propinando 71 ponches a los bateadores rivales, una cifra también récord para Series Mundiales.


Con su triunfo, los Astros se convirtieron en la franquicia número 21 de Las Mayores en ganar múltiples títulos de Serie Mundial, igualando a otros elencos que incluye al propio Philadelphia Phillies, ambos ahora con dos.


Pero, hablar del triunfo de Houston sin mencionar el nombre de su manager sería algo verdaderamente injusto. Dusty Baker, quien había estado a solo cinco outs de ganar una Serie Mundial en la edición del 2002 dirigiendo al San Francisco Giants, 20 años después vio su frustado deseo cumplido, uniéndose al grupo de Cito Gastón (1992 y 1993 con los Blue Jays) y Dave Roberts (2020 con los Dodgers) como solo el tercer director de la raza negra en ganar un título de Serie Mundial y a sus 73 años el de mayor en edad en hacerlo.


Dusty lo hizo de la manera más difícil, necesitando 2093 victorias a su mando con 12 avances a postemporadas y llevando a cinco elencos diferentes a estas etapas y con tres visitas a la Serie Mundial (2002, 2021 y 2022). También, tomando las riendas de un elenco que venía de un enorme escándalo y que, hasta nuestros días, sigue siendo abucheado por la afición en todos los estadios de Las Mayores del país. Como jugador, Dusty debutó con los Bravos en 1968, y se convirtió en pupilo del gran Hank Aaron, a quien vio desde el círculo de espera conectar su cuadrangular 715 para pasar a Babe Ruth en 1974. Dusty había ganado una Serie Mundial como jugador a los 32 años, con aquel elenco de los Dodgers de 1981, su único de una carrera de 19 años que terminó en 1986, tras acumular 1981 indiscutibles, 242 cuadrangulares, 1013 carreras impulsadas y una línea ofensiva de .278/.347/.432.


Sobre el ya legendario manager, un novato como el torpedero Jeremy Peña expresó tras la conclusión de este Juego 6:"Dusty Baker es una leyenda en este juego", agregando, "ha sido genial conmigo desde el primer día que nos conocimos. Me llevó a los entrenamientos de primavera, me dio buenos consejos, saca lo mejor de sus jugadores, les da toda la confianza del mundo y no se puede esperar más de un entrenador".



Precisamente y tras concluido el encuentro y durante la ceremonia de entrega del trofeo de campeones de la Serie Mundial, el propio torpedero novato fue nombrado el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial, tras conectar de 4-2 en el Juego 6 y de 25-10 con un cuadrangular en toda la serie.


Peña se convirtió así en el tercer novato en ser nombrado MVP de una Serie Mundial, uniéndose al cubano Liván Hernández, con los Marlins de la Florida de 1997, y Larry Sherry, con los Dodgers de Los Ángeles de 1959, y el primer jugador de posición novato. Peña también había sido el Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana de este año contra los Yankees de Nueva York. Con su galardón es el noveno jugador en ganar el título al Más Valioso de la Serie de Campeonato y de la Serie Mundial en el mismo año. ¿Los otros ocho?:

  • Corey Seager, 2020 Los Angeles Dodgers