• Yirsandy Rodríguez

Después de un mes de agosto sin precedentes: Lourdes Gurriel Jr. busca extender su enfoque renovado

Actualizado: 5 sept 2021


En los 318 juegos que Lourdes Gurriel Jr. jugó en Series Nacionales—entre las ediciones 50 y 55—, sus 1,148 visitas a la caja de bateo fueron suficiente para demostrar su insistente agresividad como bateador. De hecho, entre todos los Gurriel, “Yunito” terminó con el más bajo índice de BB/SO (boletos registrados por cada ponche recibido):


Lourdes Gurriel Sr.: 2.49

Yulieski Gurriel: 1.54

Lourdes Gurriel Jr.: 0.87


Desde la primera vez que “Yunito” se enfrentó al nivel profesional tras ser contratado por los Blue Jays de Toronto, obviamente la fase de ajustes trascendió como el primer impacto para la mayoría de los peloteros cubanos. La variedad de lanzamientos que normalmente no se ven al nivel de la Serie Nacional cubana y, sobre todo, las altas velocidades unidas a giros de élite en los pitcheos eran sus nuevos retos a batir. Sin embargo, el talento casi siempre se impone, y el swing de Lourdes Jr. comenzó a demostrar su capacidad.



Tras cuatro temporadas de MLB con los Blue Jays de Toronto, Lourdes ha bateado .277/.311/.485/.796 en las primeras mitades de temporada, y .276/.324/.448/.772 en las segundas, promedios periféricos que dan muestras de consistencia. También ha logrado destellos de poder interesantes, con al menos 10 jonrones en todas sus campañas.

Su rendimiento no se ha desviado por una sola línea contra lanzadores derechos o zurdos. Habitualmente, ha golpeado mejor a los zurdos, produciendo .230 ISO y .834 OPS, pero esos números también superan la media ante los diestros: .186 ISO y .790.


Enfocándonos en términos de contacto y calidad de sus conexiones, Lourdes Jr. ha ido avanzando como un bateador que puede manejar consistentemente ambas perspectivas. Además, su slugging dentro de casa ha sido de .484 y .480 cuando juega como visitador, otro par de medidores bien nivelados.


Entonces, ¿dónde ha estado probablemente la gran fuga en el trabajo de Yunito dentro de la caja de bateo? Sí, volvemos al punto donde comenzamos: Su agresividad natural.


Y esos problemas de disciplina en el plato otra vez lo llevaron a luchar para lograr un buen ritmo durante los primeros tres meses de esta temporada. Yunito comenzó promediando .256 OBP en abril, .272 en mayo y .326 en julio, muestras distantes de los porcentajes históricos que acumulaba en su carrera: .261, .275 y .359, respectivamente.



Durante julio, las mejorías de junio (.326) se desvanecieron a .316 y su OPS sufrió una regresión de .190 puntos: El problema estaba dentro de cada turno, no básicamente en la decisión. Con más de 350 apariciones en home, 18 dobles, 11 jonrones y 42 RBIs, todo el tiempo se sentía como si el año de Lourdes podía ser mejor si lograba conducir sus turnos con una dosis de paciencia en la caja de bateo.


Entonces, llegaron los ajustes y el gran cambio. Un ejemplo cercano de Yunito ha sido su hermano Yuli Gurriel, quien trabajó hasta conseguir el sorprendente giro en su selección de lanzamientos: Su porcentaje de .380 OBP con los Astros está entre los mejores 11 de bateadores calificados en esta temporada. Así que, para Yunito, quien también contaba con el apoyo de su padre y su hermano mayor, Yunieski—ha desarrollado una creciente carrera como instructor de bateo—, aún quedaba tiempo suficiente para trabajar dentro de la temporada.


Ahora, hace poco más de un mes de haber visto su rendimiento en ese punto negativo pocos juegos después de la pausa por el All-Star Game, Lourdes Gurriel Jr. se encaminó en un mes de agosto sin precedentes: Bateó .316/.381/.487/.868, con tres jonrones y 12 RBIs.


Ya puede decir que ese OBP estacional de .381 estuvo al nivel de la temporada de su hermano Yuli Gurriel con los Astros, ¡pero Lourdes quiere ir por más! Está intentando, sobre todo, extender el trabajo que probó durante agosto.


Sí, esas cifras de jonrones y empujadas no fueron las más alarmantes, ya que Yunito agregó cinco bambinazos y 15 RBIs en junio pasado, pero he aquí el punto donde limitar un poco de agresividad valió la pena: Registró ocho bases por bolas en agosto, las mismas que acumuló en 272 PAs combinadas entre los meses de abril y junio.


¡Bienvenido ese enfoque renovado!


El ascenso del OBP lo dice todo: De .316 en julio