• Yirsandy Rodríguez

¡Los Gallos llegaron a 30 victorias!


(Gallos de Sancti Spíritus/Foto: Aslam Castellón)

Sancti Spíritus está haciendo simplemente lo que le corresponde a un equipo contendiente con aspiraciones de clasificar en la élite de los playoffs: aplastar a los rivales menos fuertes.


Este sábado, los Gallos vencieron por 12-5 a los Elefantes de Cienfuegos, y se mantienen liderando esta 61 Serie Nacional del béisbol cubano con marca de 30-17. Tras la división de éxitos entre Mayabeque y Las Tunas en el doble juego de esta jornada, Sancti Spíritus terminó con 1 ½ juego de ventaja sobre los Huracanes (27-17), quienes permanecen en el segundo lugar de la tabla de posiciones.


Un capítulo de redención para Brañas

El manager Eriel Sánchez envió al montículo al diestro José Luis Brañas, quien lanzó en su primera apertura de esta serie tras acumular 18 juegos relevados. Braña, de 27 años, subió al montículo del estado 5 de septiembre admitiendo 113 OPS+, .378 BABIP y 8.71 de efectividad en 20 ⅔ innings. Sus principales problemas habían llegado forzados por su tasa de 5.2 BB/9. Sin embargo, este sábado lanzó bastante cómodo, ya que los Gallos le dieron rápida ventaja de 10-1 en el primer tercio del partido.


Un rally de nueve carreras decidió prácticamente el match tras la explosión del novato Pedro Soca (0-5), producción encabezada por Frederich Cepeda, Alberto Rodríguez y Yunior Ibarra, quienes remolcaron par de anotaciones en la fiesta ofensiva del tercer capítulo. Por cierto, permíteme detenerme unos minutos para dar crédito al trabajo de Ibarra, quien a menudo es uno de los peloteros más subvalorados de los Gallos y, bueno, probablemente de toda la liga.


Este año, quizás hayas notado que Ibarra está haciendo lo que más se le ha criticado en su carrera: aportar turnos de calidad con su swing. En 42 juegos, ha remolcado 18 carreras, promedia 30.5% de producidas cuando encuentra corredores en posición anotadora y su OBP cerró este sábado en .406. De todos esos números que están marcando cifras récords en el historial ofensivo de Ibarra, tal vez el más influyente no sean sus 18 impulsadas, y esta es la razón:


OBP de Yunior Ibarra desde que ha sido el cátcher titular de los Gallos


57 SNB: .292

58 SNB: .280

59 SNB: .354

60 SNB: .291

61 SNB: .406


Ahora quizás este .406 OBP te haga recordar por qué Rodolexis Moreno, el leadoff de los Gallos, ha remolcado parte de sus 34 carreras, y Daviel Gómez, quien regularmente es colocado como segundo bate por el manager Eriel Sánchez, acumula 25. Ibarra no sólo ha sido un bateador de clutch en esta campaña: también se está embasado, y sus 36 carreras producidas han sido claves para el rendimiento de la tanda baja del lineup espirituano. ¿Necesitamos dar un giro para evaluar cómo ha estado la defensa de Ibarra este año? Está bien, no era necesario, porque su potencial sigue siendo de élite: ha cogido a 10 de los 13 corredores que han intentado robarle bases, y no ha cometido errores en 205 lances durante 296 ¹/₃ innings.


Con el apoyo de Ibarra, Brañas finalmente entregó ocho entradas, admitió nueve hits, tres carreras limpias y ponchó a igual número de rivales con un boleto, para mejorar su marca a (2-3). El rightfielder cienfueguero Yusniel Ibáñez ligó par de dobles—llegó a 15 y se coló en el Top-5 de la serie—, y el novato Dany Oramas bateó el tercer jonrón de su carrera, pero los Elefantes no pudieron evitar su 34ta derrota en 47 partidos.


El swing de Frederich no se detiene

A seis días de cumplir 42 años, Cepeda bateó este sábado de 5-4, con un doble (el 421 en su carrera), el séptimo jonrón en esta 61 Serie Nacional y cuatro remolcadas. Luego de 214 visitas a la caja de bateo en esta campaña, Cepeda está produciendo línea de .418/.575/.641, ¡sí, .575 OBP! ¡Que locura!, dejando atrás al holguinero Yordan Manduley (.412 BA) como líder de los bateadores. Y hablando de estratosféricos OBPs, Cepeda me acaba de recordar las asombrosas temporadas de José “Pito” Abreu y Yuli Gurriel en Series Nacionales. Imposible olvidar: Pito, registró un humanamente insostenible .597 OBP en la campaña de 2010-2011 (50 Serie Nacional), y Yuli .589 en 2015-2016 (55 Serie Nacional), el año en que se despidió de la liga fijando intocable récord nacional al promediar para .500.


Ahora los Gallos han ganado 16 de sus 22 decisiones desde el primero de marzo pasado a la fecha, tienen marca de 8-2 en los últimos 10 partidos y están a un triunfo de barrer 5-0 a los Elefantes en esta 61 Serie Nacional.