• Yirsandy Rodríguez

Yirsandy: Analizando el nuevo enfoque de Yuli Gurriel en el plato


El cambio de enfoque del inicialista de los Astros de Houston, el cubano Yuli Gurriel, ha sido tan sorprendente como inédito cuando va camino a cumplir 37 años el próximo 9 de junio en su sexta temporada de Grandes Ligas.


Sí, obviamente, lo que reafirma este gran ajuste de Gurriel luego de sus primeras 92 visitas a la caja de bateo esta temporada, es su línea encendida de rendimiento. Antes de irse de 4-1 este domingo en la derrota de los Astros por 4-2 ante los Angels en Minute Maid Park, Yuli Gurriel (4 HR, 15 RBIs) lideraba el equipo en múltiples métricas ofensivas:


  • Velocidad de salida (92.2 mph)

  • Conexiones contundentes (48.4% Hit Hard)

  • Menor tasa de strikeouts (10.3 K%)

  • Mayor tasa de bases por bolas (18.4 BB%)

  • Mayor tasa de bateo hacia el centro del campo (40.3%)

  • Menor tasa de swings realizados (41.5%)



Como habrás notado, no hice alusión aquí a las tradicionales líneas ofensivas, pues precisamente estas métricas anteriores que va liderando Gurriel en los Astros, hasta ahora revelan las primeras tendencias positivas de su nuevo enfoque: La disciplina en el plato.

Es cierto que acudir a las líneas ofensivas suele ser la manera más común en nuestras búsquedas sobre el impacto de los bateadores, pero a veces olvidamos analizar a través de qué enfoque lograron construir sus números. Y este inicio de temporada de Gurriel se está comenzando a convertirse en una interesante historia de superación. Tras acumular 246 apariciones en home durante los meses de abril en su carrera, Gurriel registraba sólo cuatro jonrones y 11 bases por bolas recibidas: ¡Esa marca de jonrones la igualó este domingo y suma cinco boletos (16) más!


¡Sorprendente!


El acumulado de 246 PAs y 11 bases por bolas en abril antes de esta campaña había sido así:


2016—(No jugó en abril)

2017—82 PAs, 2 HR, 1 BB

2018—66 PAs, 1 HR, 4 BB

2019—98 PAs, 1 HR, 6 BB


La temporada de 2020 no la incluí porque no hubo juegos en abril. Sin embargo, he aquí otro registro significativo:


2020—230 PAs, 6 HR, 12 BB

2021—92 PAs, 4 HR, ¡16 BB!


¡Las muestras pequeñas también son capaces de ofrecernos una valiosa perspectiva! Como ves, en 138 apariciones menos Yuli Gurriel va camino a duplicar—y probablemente triplicar—las caminatas que dio en 2020.


Por supuesto, si se mantiene sano, también debe superar sin contratiempos esos seis bombazos del año pasado. A este ritmo de un jonrón por cada 23 turnos al bate, Gurriel aún está por debajo de su frecuencia (19.7) cuando bateó 31 jonrones en 612 PAs durante la temporada de 2019. Sin embargo, lo más notable no es ese ritmo, sino cómo está calentándose inusualmente desde el mismo primer mes de la campaña.



Y junto a esta irrupción inicial de Yuli Gurriel, el nuevo enfoque de disciplina en el plato está generando todas las expectativas. De ser un bateador totalmente agresivo, ahora Yuli está cambiando las tendencias de ataque conocidas históricamente por la oposición en Grandes Ligas. Eso no quiere decir que el éxito será rotundo. Como es de esperar, a medida que siga produciendo con más paciencia en el plato, sus rivales también ajustarán el plan estratégico.


Por esa razón, pensé que sería oportuno analizar qué tan influyente ha sido la paciencia de Yuli Gurriel cuando está a punto de acumular el centenar de apariciones en home con los Astros de Houston en este inicio de temporada. Las métricas dicen:


SWING & CONTACTO


Stats: FanGraphs


Hay dos estadísticas fundamentales que se combinan y nos conducen hasta la clave del éxito actual de Yuli Gurriel: O-Swing% (Porcentaje de swings a bolas fuera de la zona de strike) y Swing% (Swings en general). Como podrás detallar en la tabla anterior, Yuli entró a esta campaña con tasas de 32.6% y 32.0% de persecución de pitcheos fuera de la zona de strike durante 2019 y 2020, respectivamente. ¿Qué nos demuestra un significativo ajuste a considerar? Obvio: ¡El 24.9 en O-Swing%!


Si analizas, el concepto de disciplina en el plato no es únicamente que el bateador sea poco agresivo cuando le lanzan los primeros dos o tres pitcheos. No, porque lo que más define la disciplina en home es el nivel del bateador en cuanto a la selección de pitcheos. Y en ese punto, Yuli Gurriel ha sido sumamente efectivo en este inicio de temporada. Además de su récord personal de 16 bases por bolas en este mes de abril, Gurriel aparece en el 19no lugar entre los bateadores calificados con 6.1 SwStr% (Swing que fueron strikes: Fouls, strike cantado o strike tirándole), métrica que resalta su habilidad de contacto.


Por cada una de estas estadísticas avanzadas, podemos asegurar que el gran éxito de Yuli Gurriel va siendo su combinación de agresividad moderada y más disciplina en el plato. De hecho, también registra el menor porcentaje de conexiones débiles de su carrera (12.9 Soft%) y sus tasas de Swing han bajado considerablemente de 49.7% y 48.8% en 2019 y 2020, a 42.3% durante este inicio de campaña.


Aquí podemos definir con lujo de detalles en estas zonas de calor dónde Yuli ha dejado de perseguir pitcheos dentro y fuera de la zona de strike en comparación con la temporada pasada.


(Las gráficas se analizan desde la perspectiva del cátcher: A la izquierda, son las zonas cuantificadas en 2020, y a la derecha están las de este año)


Aunque los pitcheos recibidos este año van siendo una muestra menor, es interesante ver cómo Yuli Gurriel ha dejado de perseguir pitcheos pegados y afuera, tanto altos como bajo dentro y fuera de la zona de strike. Los cuadros azules exhiben las notables diferencia donde los porcentajes de swing de Gurriel han desechado más lanzamientos malos este año.


Cada uno de estos detalles ha influido positivamente para que Yuli esté construyendo con más consistencia su camino al éxito en la caja de bateo. Hasta ahora, la nueva fórmula le está funcionando, aunque sabemos que vienen más retos por delante compitiendo al más alto nivel del béisbol.


(Foto de Yuli Gurriel: Getty Images)

3 vistas0 comentarios

NOTICIAS

ARCHIVO

ETIQUETAS