• Yirsandy Rodríguez

Carlos Benítez volvió a ser verdugo de los Tigres: Granma abre con éxito la Semifinal

Análisis del Juego 1: Granma 3, Ciego de Ávila 2 | Granma lidera la Semifinal, 1-0


(Foto: Carlos Benítez/Ibrahim Sánchez Carrillo, Radio Bayamo)

La historia del juego: En una ineficiente tarde ofensiva para ambos equipos, los Alazanes de Granma lograron cerrado éxito por 3-2 ante los Tigres de Ciego de Ávila, este viernes en el estadio Mártires de Barbados, donde se disputó el Juego 1 de la Semifinal en la 61 Serie Nacional del béisbol cubano.


Los campeones defensores supieron aprovechar cada desliz clave para neutralizar la ofensiva avileña y vencer ante la fanaticada en casa. Una vez más, el swing de Carlos Benítez fue decisivo, produciendo par de carreras en un partido donde 25 de los 29 corredores que llegaron a posición anotadora no pudieron ser remolcados.


Para los Alazanes, fue el quinto triunfo en fila ante los Tigres, si agregamos la barrida de 4-0 en la final de 2017. Por supuesto, anotar apenas dos carreras con 14 hits, no ha sido algo común para la ofensiva de Ciego de Ávila: en 118 juegos de postemporada, los Tigres habían perdido un solo partido con dos carreras anotadas, luego de batear al menos 14 imparables.


¿Recuerdas el interminable Juego 3 del playoff de Cuartos de Final Ciego de Ávila vs Santiago de Cuba en la 45 Serie Nacional? Sí, aquel partido de 23 entradas en el estadio José Ramón Cepero el viernes 28 de abril de 2006, que terminó con una derrota de los Tigres 5-2 contra las Avispas, había sido la única ocasión en que un lineup avileño producía 14 o más hits (17), y era limitado a dos o menos anotaciones. Sin embargo, cuando comparamos la pobre producción en ambos partidos, el Juego 1 de la Semifinal este viernes podría incluirse como uno de los más ineficientes para la ofensiva de los Tigres en playoffs.


La razón es obvia: dejaron a 13 corredores en circulación durante nueve entradas, sólo siete menos que los 20 del lineup de 2006 en 14 innings más.


MVP del juego: Carlos Benítez. ¡Otra vez Benítez! Cuando se hable de entrega y amor a la camiseta de los Alazanes, Benítez sin dudas debería ser uno de los primeros nombres a mencionar. Jugando lesionado, casi sin poder acelerar en la carrera entre bases, no se da por vencido y sigue batallando.


Este viernes en el Juego 1, el cuarto bate de los Alazanes resolvió dos situaciones que, al final, fueron claves en el éxito 3-2 de los campeones defensores. Primero, consiguió el elevado de sacrificio que igualó el score 1-1 en el final del tercer inning. Y, en el séptimo, descargó su fuerza en un picheo pegado de Yander Guevara, para producir un sencillo a lo profundo del center que envió al plato a Osvaldo Abreu desde la inicial. Esa tercera carrera de los Alazanes fue decisiva, y evitó el empate de los Tigres en la novena entrada.


Bateadores claves: Uno de los valores que aprecio en el lineup de los Alazanes—y creo que ese team work ha definido múltiples partidos—, es el enfoque de cada bateador para asumir la responsabilidad que le toque en cualquier situación. En un juego donde ambos equipos se combinaron para dejar a 24 corredores en circulación, no solo cuenta la producción madero en mano. También el corrido de bases y la disciplina en el plato son aspectos necesarios para obtener éxito en la caja de bateo.


Siguiendo esa línea, Osvaldo Abreu es un prototipo del típico pelotero que se puede encontrar en la alineación de los Alazanes, sacrificando cualquier vez al bate para el equipo. Este viernes, Abreu bateó de 4-2 y cumplió su cometido en par de ocasiones: pisar el plato. Sus dos imparables fueron claves para la victoria de los Alazanes, pues ambas veces anotó. Primero fue impulsado por un sencillo de Iván Prieto que puso delante 2-1 a Granma en el final del tercer capítulo. Dos turnos más tarde, “Pica-pica” Abreu se embasó con imparable al left, y luego abrió turbinas hasta el plato cuando Benítez conectó un lanzamiento de Yander Guevara hacia los confines del jardín central.


Otro de los bateadores productivos que están generando inspiración, ha sido el cátcher Iván Prieto. En estos playoffs, Prieto lidera el equipo con siete impulsadas y cuatro bases robadas en cinco intentos, combinando su habilidad de golpeo con audacia para correr las bases.


Sumando la remolcada de este viernes en el Juego 1 ante los Tigres, ahora el cátcher holguinero elevó al 40% su porcentaje de impulsadas cuando encuentra corredores en posición anotadora en esta postemporada y, por si fuera poco, ha registrado .520 OBP. De su trabajo detrás del home los lanzadores siguen hablando maravillas, y su influencia para dominar a la oposición ha sido clave cubriendo todos los innings (53) con los Alazanes en estos playoffs.


Jugada defensiva clave: “1-6-5”. Sí, la jugada que encabezó el lanzador de los Alazanes, César García, cuando recogió el rolling al box de Jorge Luis Contreras durante la parte alta del sexto. César reaccionó rápidamente y le tiró la pelota al torpedero Yulian Milán, quien luego se la pasó al antesalista Osvaldo Abreu para completar el out sobre Rubén Valdéz. Acto seguido, Abdel Civil sonó sencillo de rolling al jardín central, un batazo que con un out habría abierto las puertas del plato para Valdéz. ¡Cosas del béisbol!


Lanzador clave: César García. En su tercera apertura de estos playoffs, César volvió a cumplir con una salida de calidad, asegurando al menos seis entradas. Luego de un primer tercio donde promedió más de 15 picheos por enfrentamiento y soportó seis hits, César se recuperó. Logró retirar el cuarto capítulo en fila y continuó sacando el out clave, ayudado por la defensiva. En 20 ¹/₃ innings durante esta postemporada, César García tiene marca de 3-0, con 13 ponches y apenas tres boletos concedidos, encabezando la rotación de los actuales campeones nacionales.

¿Cuál fue la diferencia en este juego? Los Tigres batearon 14 hits, pero anotaron apenas dos carreras, desperdiciando oportunidades con al menos un corredor embasado en ocho de los nueve innings a la ofensiva. En cambio, Granma, que tampoco pudo desatar su bateo ante el diestro avileño Yander Guevara, contó con el oportuno swing de Benítez.


Estadística clave: 6 ‘leadoff-outs’. En los últimos seis innings a la ofensiva, Ciego de Ávila abrió entregando el primer out. Aunque un equipo batee 14 hits en nueve entradas, es difícil armar un rally si los bateadores no se embasan sin outs.


El momento en que a los Tigres se les escapó la victoria: Indudablemente, hubo varias situaciones donde no lograron el hit remolcador:


-Rubén Valdéz en el primer inning, cuando bateó para doble matanza.


-Alexander Jiménez: se ponchó en el segundo capítulo con corredores en las esquinas y dos outs.


-Jorge Luis Contreras cerró el tercer episodio pegando una línea al guante de Alexquemer Sánchez en el jardín derecho, con Liovanys Pérez en tercera y Raúl González en la inicial.


-Daynier Hernández entregó un rodado al short con otra situación de corredores en primera y tercera luego de dos outs.


-Osvaldo Vázquez falló en roletazo a la intermedia, con corredores en primera y segunda y dos outs ante el relevista Kelbis Rodríguez en el inicio del séptimo.


-El emergente Jonathan Bridón conectó una línea al right con corredores en primera y segunda.


-Y, finalmente, Maikel Caballero fue el tercer out del noveno capítulo, con un fly al center cuando los Tigres tenían corredores en primera y segunda.


Como vez, antes de que tuvieran la carrera del empate en circulación durante el noveno inning, los Tigres ya habían entregado demasiados outs en todo el juego. Al final, cada hit no consiguió más que amenazas, sentenciando posibilidades reales de anotar varias carreras.


Perspectiva del Juego 2


Probable duelo de picheo:

Dachel Duquesne (Tigres de Ciego de Ávila) vs. Leandro Martínez (Alazanes de Granma)


¿Qué pueden hacer los Tigres para ganar? Los Tigres necesitan producir carreras, sobre todo con sus bateadores del centro de la alineación. Parece obvio, ¿verdad? Pero como vimos en el Juego 1 este viernes, 17 embasados no fueron suficientes para anotar más de dos rayitas. De igual manera, Granma estuvo silenciado por Yander Guevara, así que los Tigres esperan otra joya de picheo de Dachel Duquesne.


¿Qué pueden hacer los Alazanes para ganar? Mantenerse atacando a base de contacto y velocidad a la ofensiva, para ofrecerle la ventaja al zurdo Leandro Martínez. Después del éxito en el Juego 1, abrir delante 2-0 podría ser la clave más importante para que los campeones vigentes vuelvan a discutir el título.