top of page

Final I Liga Élite: Imponente, Carlos Juan Viera — ¡Habrá Juego 7!




Comencemos por la noticia más reconfortante: ¡los abridores de ambos equipos sobrepasaron la quinta entrada en un duelo de 3 por 1!



Después de 10 aperturas, finalmente sucedió: Yadián Martínez, el principal as de Portuarios, y el supersónico Carlos Juan Viera, quien debutó con Agricultores en esta I Liga Élite, encabezaron un desafío de pitcheo por casi dos tercios. Luego, el bullpen de Portuarios fue bombardeado nuevamente, aunque el manager Michael González intentó mantener el margen de tres carreras enviando al montículo a su dupla más dominante: Andy Vargas y Marlon Vega. Esta vez, la estrategia no funcionó.


Al final, verás ese abultado marcador con éxito para Agricultores por 9-1, tras rematar anotando rally de cuatro carreras en el final del octavo capítulo. La ventaja de 3-1 de Portuarios en esta Final fue pulverizada por Agricultores este sábado en el estadio Mártires de Barbados, sede de los Alazanes de Granma, bicampeones actuales de la Serie Nacional.


¡Habrá Juego 7! Así pues, volvamos a la retrospectiva de béisbol en nuestra columna de postemporada. Antes del juego, era obvio que la presencia de Carlos Juan Viera como abridor de Agricultores traería un gran reto para Portuarios. Sus experiencias con varios equipos en la Liga Mexicana de Béisbol profesional han demostrado un gran salto de nivel. En su primera entrada, Viera sacó dos outs sin muchos contratiempos, pero luego tiró par de dead balls ante Denis Laza y Yasniel González.


Su bola rápida lucía imponente y, como tal, estaba comenzando a retar a los bateadores mientras ajustaba su mecánica. El aclimatamiento era visible en los wind ups y el comando de Viera, tras varios días sin subir al montículo. Aun así, Portuarios no pudo descifrar sus pitcheos ni materializar ninguna de sus oportunidades ofensivas.


En el primer inning, Oscar Valdés dejó el par de corredores golpeados esperando remolque, y cedió con elevado al right. Luego, en el segundo episodio, Portuarios perdió la que sería a la postre su única probabilidad de ataque. Yasiel Santoya abrió la entrada conectando sencillo a la banda derecha, y Jorge Enrique Alomá negoció boleto. Con Viera soplando dardos humeantes que resonaban a 95 mph en la mascota del cátcher Yosvany Alarcón—a una velocidad sostenida jamás vista ni por asomo en esta Liga Élite—, la estrategia del manager Michael era evidente: mandó a sacrificarse a Roberto Acevedo, su octavo bateador del lineup.


Al primer pitcheo, Acevedo falló el toque, imposibilitado de manejar con su bate la endemoniada slider de Viera. Pero, al siguiente pitcheo, se apuntó sencillo en toque al guante de Viera, derivado de un error técnico-táctico del intermedista—que en realidad es un antesalista natural—Yordanis Alarcón, quien se privó de la mecánica defensiva al no entrar a cubrir en la inicial. Bases llenas.


En esa situación, había una diferencia notable entre las expresiones corporales de Viera y, digamos, el patrón que ha sido tendencia entre los lanzadores de la Liga Élite durante esta postemporada. Como era previsible, Viera ni se inmutó al verse rodeado de Portuarios, y las razones para no sentir presión son obvias: sabía que su bola rápida estaba rozando las 95 mph, y penetraba en zonas donde los bateadores requieren un rápido ajuste para golpearlo.


Aún no había comenzado a unir a la mezcla su splitter, pero la slider era otro pitcheo de élite que lucía inalcanzable. Y esa fue precisamente el arma que utilizó en cuenta de 1-1 para neutralizar a Rangel Ramos, quien roleteó para double play con rodado al short.


Portuarios abría delante en el marcador, 1-0, ventaja que rápidamente Agricultores borró de la pizarra, anotando tres carreras, una en cada inning entre el segundo y el cuarto. Todas fueron después de dos outs, algo que lamentó en cada ocasión el diestro Yadián Martínez, quien no dejaba de pelear su juego. En el segundo capítulo, el inspirado Alexquemer Sánchez envió al plato a Guillermo Avilés con sencillo al right. A la entrada siguiente, sencillo de Yordanis Alarcón se combinó con un wild pitch y cañonazo impulsor de su hermano Yosvany.


Por cierto, hagamos un paréntesis oportuno: Agricultores dejó las bases llenas en esa tercera entrada y, de no haber sido por la habilidad del antesalista Lázaro Martínez—hermano de Yadián—, los discípulos de Carlos Martí habrían celebrado más de una cabalgada por el plato. Ese par de rayitas iniciales fue suficiente una vez que se calentó Viera sobre la colina, pero Agricultores siguió presionando con su tercera carrera, firmada por el incasable Yuniesky Larduet. Cuando parecía un round fácil para Yadián, con otra muestra de envidiables reflejos de Lázaro en la “esquina caliente” y una línea de Dailier Peña a primera, Larduet desató su velocidad en las almohadillas.


El leadoff de los Leñadores se embasó por una pifia del torpedero Rangel Ramos y, en tan solo un parpadeo del centerfielder Roberto Acevedo, quien pasó problemas para retener el rodado, se movió hasta posición anotadora. Acto seguido, Osvaldo Abreu clavó un sencillo de línea al center, y el marcador se puso 3-1.


Si nos guiábamos por las tendencias de cada juego en este playoff Final, una ventaja de dos carreras no parecía definitoria a mitad del match, ¿verdad? Pero sucede que Carlos Juan Viera tomó control total del partido, limitando a Portuarios durante las siguientes cinco entradas. Después de la oportunidad perdida por Portuarios cuando llenaron las bases en la segunda entrada, Viera no volvió a permitir que otro corredor se instalara en posición anotadora.


Ningún bateador del centro del lineup consiguió tan siquiera una conexión contundente: ponchó par de veces a Yasniel González, superó el swing de Denis Laza, quien entregó par de elevados intrascendentes. A ritmo de rectazos, mezclados con el splitter y la slider, en varios rostros de los bateadores de Portuarios podía percibirse una sensación perfectamente esbozada de frustración tras cada swing defensivo.


El trío de Oscar Valdés, Yasiel Santoya y Jorge Enrique Alomá también fue limitado en el trance donde Viera dominó a 13 de sus 15 oponentes desde el tercer episodio hasta el séptimo. Cuando el as de los Leñadores terminó su actuación—la mejor de un abridor en todo el playoff—, dando paso a los efectivos relevos de Alberto Pablo Civil y Kelbis Rodríguez, fue recibido con un abrazo del manager Carlos Martí frente al dugout del equipo. Agricultores estaba a seis outs de forzar el Juego 7 para seguir soñando con el título de la I Liga Élite, y realmente daba la sensación de que la pulseada había terminado.


Al final, los 109 lanzamientos de Viera derivaron en la joya de pitcheo que se esperaba: salida de calidad de siete innings, apenas tres sencillos permitidos, cinco ponches y tres boletos. ¡Suficiente! Y, para apoyar el admirable esfuerzo por la victoria, durante una tarde donde Carlos Juan Viera oficializó su compromiso en pleno terreno de juego, Agricultores remató al bullpen de Portuarios con seis carreras en las últimas tres entradas.


Yosvany Alarcón (4) y Osvaldo Abreu (3) impulsaron siete de las nueve carreras del equipo. La producción de los Alarcón volvió a ser clave, defendiendo el núcleo central del lineup: Yosvany y Yordanis se combinaron para conectar de 10-5, con doble, triple, dos anotadas y cuatro remolcadas. Sin embargo, una de las noticias más preocupantes para Portuarios fue que, luego de tres días sin lanzar, los pitcheos de Andy Vargas y Marlon Vega carecieron de dominio.


Uniendo además de la actuación de Juan Xavier Peñalver, los tres principales relevistas de Michael González soportaron cifra combinada de cinco carreras. De cualquier manera, falta una batalla: ¡Tendremos Juego 7! Así que, literalmente, cualquiera puede ser el resultado entre las líneas de cal.


Este domingo se decidirá el campeonato.


(Foto: Carlos Juan Viera/Radio Bayamo)

Comments

Couldn’t Load Comments
It looks like there was a technical problem. Try reconnecting or refreshing the page.

Noticias

bottom of page