• Yirsandy Rodríguez

Yuli Gurriel se lució en el improductivo inicio de la segunda mitad de la temporada para los cubanos


En una noche aciaga para los bateadores cubanos durante el inicio de la segunda mitad de esta temporada en MLB, el inicialista de los Astros de Houston, Yuli Gurriel, rompió su sequía de remolcadas.


Gurriel, que había enviado a sólo dos corredores a la registradora en sus últimas 62 apariciones en home—desde el 26 de junio pasado—, bateó de 4-3 y produjo par de carreras pegando un doble con bases llenas antes de que los Astros vencieran este viernes por 7-1 a los White Sox de Chicago.


La racha, que se extendió hasta 63 PAs, pues Gurriel se ponchó ante el diestro Dylan Cease como tercer bate este viernes en el primer inning, fue la mayor entre sus 360 visitas al plato esta temporada. Anteriormente, su lapso más prolongado de comparecencias con sólo dos RBIs había sido de 50, entre el 4 y el 20 de abril pasado.


Cease intentó sorprender al Yuli con una de sus sliders punzantes, pero el cubano no perdonó la localización del pitcheo alto y ligeramente afuera, para descargar su poder.

El doble impulsor de línea hacia el rightfield envió para el plato a Martín Maldonado y José Altuve, con una ventaja que los Astros no volvieron a perder en toda la noche. Ese par de RBIs sumaron las 56 para Yuli Gurriel, quien empató con su compatriota Yordan Álvarez como líder en el lineup de Houston. Ahora Yuli Gurriel se ha embasado en 68 de sus 85 juegos con los Astros—¡un admirable 80%!—, superando al torpedero Carlos Correa en OB (veces que ha llegado a bases por hits, boletos o dead balls), 138 por 137.


Los tres hits de Yuli también igualaron a Michael Brantley, como los Astros con más partidos con al menos un trío de imparables (11) en esta campaña. Sin embargo, esas notas de brillantez encabezadas por Gurriel en el lineup de los Astros no fueron el único punto destacable de su actuación durante la noche de este viernes. No, simplemente porque, en sólo cinco visitas al rectángulo de bateo ante los lanzadores de Chicago, superó el registro combinado de sus restantes diez compatriotas en toda la noche.


¡Sí, fue sorprendente!


Yuli bateó de 4-3, con un doble (20) y par de RBIs, además de un ponche (35) y una base por bolas (37). ¿Cuál fue el rendimiento del resto de los cubanos durante la noche de este viernes? ¡Se fueron de 35-3, con 11 strikeouts, dos boletos, un doble y una RBI de Yoán Moncada! Mientras

Gurriel disfrutó de su 26to juego de multi-hit en 2021, siete de sus diez compatriotas recibieron al menos un ponche y promediaron .154. La tasa de strikeouts general de la jornada fue de 28.6% para los bateadores cubanos, lejos del peor registro este año—37.8% el 19 de abril—, pero el promedio de .154 fue el séptimo más bajo entre las 103 jornadas de 2021.


Luego de una gran primera mitad de temporada, la línea ofensiva de Yuli Gurriel sigue siendo imponente, con .318/.383/.479, 10 jonrones, 56 RBIs—14 partidos de multi-RBIs—y 136 wRC+, el más alto de su carrera hasta el momento. Como adelanté en una de mis columnas a inicios de temporada, si se mantiene saludable, con su nuevo enfoque menos agresivo en el plato, probablemente Yuli Gurriel exhiba los mejores promedios de contacto y producción en su carrera a los 37 años.


(Foto: Yuli Gurriel/Getty Images)


1,178 vistas0 comentarios

NOTICIAS