• Yirsandy Rodríguez

Las Tunas vs. Matanzas: Claves que podrían definir el destino en la postemporada


(Foto: Rafael Viñales/Ángel Batista)

El momento esperado para los Leñadores de Las Tunas, quizás ha demorado menos de lo que pensamos. Por tercer año consecutivo, enfrentarán a los Cocodrilos de Matanzas en playoffs.


No hay dudas de que los Leñadores han sido el equipo más completo de la Serie Nacional cubana durante el último quinquenio. Si analizamos las últimas cuatro campañas, se pueden apreciar estos excelentes resultados:


57 Serie: subcampeón

58 Serie: campeón

59 Serie: tercer lugar

60 Serie: tercer lugar


Cuatro podios consecutivos, demuestran la estabilidad y el ascenso a la élite de los Leñadores desde que disputaron el título ante Granma en la 57 Serie Nacional. Sin embargo, sabemos que han tenido equipo para discutir la final del béisbol cubano, pero han sido eliminados par de veces seguidas por los Cocodrilos de Matanzas. Y esa precisamente es la razón que ha evitado, sin dudas, la posibilidad de ver a esta generación de los Leñadores subiendo al trono y convirtiéndose en una dinastía de esta época.


Así que, esa será parte de la narrativa: si los Leñadores finalmente logran o no su venganza contra los Cocodrilos, en otro desafío por tercer año consecutivo.


Como cada año, BaseballdeCuba cubrirá los playoffs, y traerá una historia sobre los desafíos que disfrutaremos en las cuatro series de Cuartos de Finales. ¿Qué fortaleza tienen los equipos? ¿Cuáles podrían ser las principales fisuras? ¿A qué jugadores deberíamos seguir? ¿Quién ganará finalmente? Esperamos que disfrutes cada historia previa aquí:



Las Tunas

Principales fortalezas: La ofensiva de Las Tunas se presenta como el gran reto para los Cocodrilos de Matanzas. En todos los sentidos, el lineup tunero sigue siendo uno de los más completos de la liga actual:


-Contacto y velocidad en la proa: Yuniesky Larduet y Andrés Quiala se combinan para promediar .346 BABIP y .377 OBP en su historia de postemporada. Larduet ha robado bases en el 60% de sus 15 intentos*, y es el líder histórico del equipo con 38 carreras anotadas.

*Además, Larduet le robó siete bases sin ser capturado este año contra los Cocodrilos.


Quiala, por su parte, fue clave el año pasado contra el picheo de los Cocodrilos, promediando .393 (28-11), con tres dobles, un jonrón, tres remolcadas y, escucha: ¡no se ponchó en 29 apariciones al plato y más de 60 picheos vistos!


-Tienen a Danel Castro en el tercer turno, quien aún a los 45 años sigue siendo imparable: su historia de playoffs trae una línea de .286/.344/.423, con 10 dobles, ocho jonrones y 38 CI en 62 juegos.


-El cuarto bate es Rafael Viñales, uno de los bateadores más completos de la liga. El año pasado, Viñales remolcó una sola carrera en 28 apariciones en home—16 de ellas con corredores en posición anotadora—, y parece bastante difícil que esa historia se repita.


-Cuidado con los hermanos Alarcón: contra Matanzas el año pasado, Yordanis y Yosvany se unieron para empujar el 42.8% de las carreras del equipo. Tienen poder y, sobre todo, son el tipo de bateadores de clutch que no perdonan los errores de lanzamientos dentro de la zona de strike: empujaron el 32% de los corredores encontrados en posición anotadora durante la Semifinal del año pasado.


-La gran ventaja de los Leñadores, es que el resto de los bateadores disponibles también pueden hacer daño: Andrés De La Cruz, Manuel Ávila, Denis Peña, Yudier Rondón, Dailier Peña o Héctor Castillo, combinan velocidad y contacto, lo que obligará a los lanzadores matanceros a mantener el enfoque de principio a fin.


Con Larduet, Quiala y Castillo o Dailier Peña, los Leñadores lucirán uno de los tríos de jardineros más defensivos, y durante la temporada regular, los jugadores del infield también lograron una defensa de élite: Yordanis Alarcón fildeó un impensado .976, Andrés de La Cruz .969 en el short stop, Rafael Viñales .991 en la inicial (cometió un solo error), y Manuel Ávila .976, con participación en 60 jugadas de double play.


Debilidades más preocupantes:

-El bullpen. Contar con Carlos Juan Viera como relevista, les ofreció a los Leñadores una gran ventaja durante buena parte de la temporada regular. Viera abrió siete partidos, y luego pasó a fortalecer el trabajo del bullpen, donde limitó a la oposición, dejándolos con .646 OPS, mientras ponchaba al 22.3% de sus contrarios. Junto a Viera, el otro relevista que más participó en las victorias y salvamentos de los Leñadores, fue Alberto Pablo Civil, quien exhibió 3.54 PCL en 54 ¹/₃ innings. Ambos, Civil y Viera, cerraron con el 23.3% de participaciones en las 43 victorias del equipo. Yasel Labrada, Keniel Ferráz, Anier Pérez y Yosbel Alarcón, serán otros de los principales relevistas del bullpen tunero, y el veterano Yoalkis Cruz, si consigue recuperar su ritmo tras una temporada de lesiones e inconsistencias.


-La regresión de Yudiel Rodríguez. Los Leñadores necesitan que Yudiel recupere su efecto dominante y el más fino comando de sus picheos. En la temporada regular, el zurdo de 37 años colapsó, admitiendo línea ofensiva de .318/.374/.444. Rodríguez nunca ha sido un lanzador de poder, al menos para imponer su dominio a base de ponches. En la mejor de sus versiones, ha sido un zurdo astuto, que sabe mover sus picheos y defenderse con maña, atacando la periferia de las zonas de strike.


Ese Yudiel que fue parte fundamental de los Leñadores campeones en 2019, desapareció en este 2022: su tasa de rodados permitidos bajó a 45.9%, admitió 11.5 H/9, y un jonrón cada 21.7 elevados. Pero bueno, el peor de los casos, quizás sea este: los bateadores zurdos no respetaron sus lanzamientos, promediándole .866 OPS en 129 enfrentamientos. Sin su aporte, la probabilidad de victorias de los Leñadores podría descender drásticamente.


Bateador a seguir: Danel Castro. Con 8 HR y 38 CI, Danel lidera históricamente en el lineup de los Leñadores, y se ha embasado 93 veces en 62 juegos. Su enfoque, obviamente, estará en contribuir para el éxito del equipo, pero no podemos olvidar que sus hits aún cuentan en la persecución por alcanzar a Enrique Díaz, el líder de todos los tiempos en Serie Nacionales.


Lanzador a seguir: Alejandro Meneses. Luego de una temporada regular de ensueño, donde el diestro de 27 años se convirtió en el primer líder tunero en promedio de ganados y perdidos (9-1, .900 PRO), los Leñadores esperan que Meneses pueda consolidarse como segundo abridor del equipo. El año pasado, Meneses lanzó una joya de picheo en el Juego 3 de la Semifinal ante los Cocodrilos, pero cayó derrotado 1-0, sin contar con apoyo ofensivo.


Matanzas

Principales fortalezas: La ofensiva de los Cocodrilos aún puede hacer daño. En la temporada regular, Matanzas perdió cuatro de cinco juegos, pero la ofensiva descifró el picheo zurdo tunero, promediando .357 BABIP en 57 comparecencias. Aunque tienen considerables bajas, Matanzas podría combinar un lineup balanceado entre bateadores zurdos y derechos. Yadil Mujica y Ariel Sánchez, serán claves en la proa del orden ofensivo, mientras Yariel Duque y Juan Miguel Vázquez—quien registró 1.097 OPS contra los lanzadores tuneros este año—, seguramente fortalecerán la tanda del 6to al 8vo turno en alguna variante del manager Armando Ferrer.


Erisbel Arruebarena, Javier Camero y Jefferson Delgado, son otros tres bateadores con potencialidades y experiencia en playoffs, al igual que William Luis, a pesar de que batalló durante toda la temporada regular, con más ponches (15) que hits (13).


El picheo abridor de los Cocodrilos, es otro de los puntos fuertes que podrían ser claves para el equipo. Sin embargo, lanzadores experimentados como Noelvis Entenza y Yamichel Pérez, no parecen llegar a los playoffs con sus mejores proyecciones. Entenza, lanzó para marca de 2-7, 5.25 PCL y soportó una alta tasa de 10.8 H/9.


La mejor noticia sobre esa proporción de hits, es que al diestro cienfueguero le promediaron 64.8% conexiones de rolling, pero un jonrón cada 13.8 elevados de sus rivales. Yamichel, permitió un preocupante .826 OPS contra los bateadores zurdos en toda la campaña, y terminó abril prácticamente sin defensa en sus picheos: sus 82 oponentes produjeron línea de .416/.438/.468.


Los otros tres pichers de élite con que cuenta Ferrer, serán Dariel Góngora, Renner Rivero y Naykel Yoel Cruz, todos con altas y bajas este año. La mejor noticia es que a Góngora le promediaron .220 en el último tercio de la temporada regular. A Rivero, apenas .276, pero .412 con corredores en posición anotadora, y el descontrol de Naykel lo llevó a permitir .483 OBP en abril.


Sí, los Cocodrilos necesitarán que se unan los mejores momentos de varios lanzadores fundamentales en el staff. El control será crucial bajo presión contra un equipo tan ofensivo como los Leñadores, y quizás la mejor noticia en perspectiva sea esta: Las Tunas lideró la liga en bateo para double play, con 98 conexiones.


Debilidades más preocupantes: El bullpen suena como la gran incógnita aquí. No está Yoel Suárez, ni Armando Dueñas, los dos brazos más seguros con que contaba Ferrer. Jonder Martínez ha sido bateado libremente, Haykel Parra está lejos de proyectarse como un cerrador en playoffs, así que el plan de los Cocodrilos, creo, será romper esquemas y luchar juego a juego. Quizás Naykel o Entenza aparezcan en doble función, tal vez Renner Rivero o Góngora, quién sabe, pero la mentalidad será buscar cada victoria.


Por cierto, tampoco deberíamos olvidar esto: cuando Andrys Pérez se una a la preselección nacional del equipo Cuba Sub-23, los Cocodrilos perderán a uno de sus principales jugadores defensivos. Bueno, como publicó la cuenta de los Cocodrilos de Matanzas en Facebook: “El propio Ferrer ha manifestado la posibilidad de que en algún momento se pierda por For Feit”.


Si hubo un aspecto preocupante en la ofensiva de los Cocodrilos, fue la producción con corredores en posición anotadora. Matanzas bateó apenas .178 en sus cinco juegos contra los Leñadores durante la temporada regular, y si esa frecuencia se repite, será difícil producir carreras para respaldar a sus lanzadores.


Bateador a seguir: Erisbel Arruebarena. “El Grillo”, sin dudas, es uno de los bateadores que puede cambiar el destino de varios turnos al bate con un solo swing. Arruebarena ya lo hizo el año pasado en su único partido de la Semifinal, produciendo un jonrón decisivo para el éxito final de los Cocodrilos, 6-3, en el Juego 6 ante Las Tunas.


Lanzador a seguir: Naykel Cruz. Sin Yoanis Yera en la rotación, Naykel se convierte en una de las figuras más importantes para los Cocodrilos. Naykel cuenta con el talento suficiente para imponerse, y su enfoque en lanzar strike será la gran clave para su dominio. Probablemente, Ferrer lo utilice para reforzar el bullpen, así que Naykel tendrá que manejar la presión y asumir la responsabilidad de mantener a los Cocodrilos en la pelea.


Predicción: Los Leñadores lograrán su venganza, pero probablemente esta historia alcance el máximo de los juegos. Será una gran serie, con desafíos disputados de principio a fin.